Economía

DEUDA

Martín Guzmán reconoce que puede haber más regalos a los bonistas

El ministro dejó abierta la posibilidad de extender el plazo limite de aceptación de la oferta y realizar cambios favorables a los acreedores en las condiciones legales.

Jueves 30 de julio | 20:55

El ministro de Economía Martín Guzmán expuso el jueves ante inversores y empresarios en una charla organizada por el Atlantic Council de EE. UU., y dejó abierta la posibilidad de extender más allá del 4 de agosto la fecha límite para aceptación de la oferta realizada por el gobierno argentino a los acreedores.

Si bien al momento de presentar esta nueva oferta, a comienzos de julio, el ministro declaró que está era la “última oferta”, lo mismo que había sostenido en las tres propuestas anteriores que realizó desde abril, en su exposición Guzmán dejó abierta la posibilidad de introducir nuevas modificaciones. Sería así la quinta “última oferta”.

En este caso no se trataría de introducir mayores compromisos de pago (desde su primer oferta el gobierno se comprometió a pagar casi USD 15 mil millones más en los próximos 10 años) sino en las condiciones legales de emisión de los nuevos bonos. A este respecto, Guzmán reiteró que la Argentina se movió bajo parámetros apoyados por el Fondo Monetario Internacional y el G20, si bien se mostró abierto a analizar el tema en el caso de que surgiera “una ventana” de discusión internacional.

Esto es relevante, porque ampliaría las posibilidades para los acreedores de realizar reclamos en el futuro, debilitando los límites que les imponen las cláusulas de acción colectiva vigentes en los bonos emitidos desde 2016.

Estas cláusulas fueron introducidas por acuerdos internacionales para restringir el accionar de los fondos buitres en las crisis de deuda soberana, y es a ese terreno internacional a donde Guzmán pateó, por ahora, la pelota. "Veremos en la posibilidad de innovaciones y mejoras, pero no es un asunto de decisión de la Argentina y de los acreedores. Si la comunidad internacional adopta innovaciones, la Argentina lo adoptará", sostuvo.

El turno del Fondo

El ministro señaló también que la Argentina continuará con los planes para reestructurar la deuda en dólares bajo legislación nacional, y que “avanzará con un acuerdo con el FMI, más allá del resultado” de la operación con los acreedores bajo ley extranjera.

Es que la deuda con los privados es apenas uno de los capítulos de la pesada hipoteca que dejó Macri. La deuda más pesada en los próximos tres años es la que la Argentina tiene con el FMI, que alcanza los USD 44,5 mil millones. Si bien hasta el momento la directora del Fondo, Kristalina Giorgieva, y el staff del organismo, han apoyado a la Argentina en sus planteos con los acreedores, no debería esperarse una postura tan benévola como la que muestra ahora cuando se trate de negociar el préstamo Stand By. El FMI podrá otorgar mayores plazos de pago, pero no lo hará a cambio de nada. Un programa de ajuste, y reformas “estructurales”, serán como siempre parte de sus exigencias a cambio de dar más plazos.

La idea de un “nuevo” FMI, que ahora acaricia Guzmán como hace dos años hacían Macri y Nicolás Dujovne, no tiene ningún asidero. El organismo siempre viene con las mismas recetas indigestas.







Temas relacionados

Deuda   /    Deuda externa   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO