Política

LESA HUMANIDAD

Mariana, exhija de Etchecolatz, repudió la prisión domiciliaria del genocida

Mariana Dopazo exigió “cárcel común hasta el final de sus días”. Fue a través de una carta publicada en La Garganta Poderosa.

Miércoles 10 de enero | Edición del día

Mariana Dopazo tiene 47 años y es hija biológica de Miguel Osvaldo Etchecolatz. Su historia se hizo conocida el año pasado cuando declaró ante un periodista de Revista Anfibia: “Repudio a mi padre genocida”.

La mujer no hablaba con el represor desde hace más de treinta años y en 2016 se cambió el apellido por estar “teñido de sangre”. Decidió contar su historia -y salir a la calle- por primera vez cuando la Justicia quiso beneficiar a con el 2x1 a los perpetuadores de crímenes de lesa humanidad.

Ahora Mariana volvió a pronunciarse públicamente. Fue a través de un descargo reproducido por La Garganta Poderosa luego de que el Tribunal Federal N° 6 le permitiese a Etchecolatz irse a su casa de Mar del Plata.

Te puede interesar: Etchecolatz no es el único, hay 549 genocidas con prisión domiciliaria

Mariana habló de su infancia con el ex policía, emblema de la dictadura cívico-militar y mano derecha de Camps, sospechado de orquestar la segunda desaparición de Julio López. “Cuando oía sus pasos, sentía el perfume del terror”, afirmó.

“Me angustié desesperadamente con lo de Julio López. Me temo que aún sigue sosteniendo poder desde la cárcel, no es un ningún viejito enfermo, lo simula todo”, continuaba el texto.

La mujer afirmó que “Vivir con Etchecolatz significaba no tener paz, hacer lo que decía y acostumbrarse al miedo de abrir la boca, porque podría venirse la respuesta más terrible”.

“Justo y reparador sería que Miguel Osvaldo Etchecolatz estuviera para siempre en una cárcel común, hasta el final de sus días (…) La fortaleza popular es enorme y debe seguir creciendo hasta meter a cada una de las bestias tras las rejas”, concluyó en su carta.







Temas relacionados

La Garganta Poderosa   /    Miguel Etchecolatz   /    Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /    Jorge Julio López   /    Genocidio   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO