Sociedad

TUCUMÁN

Manzur estimó 350 000 contagios por coronavirus en Tucumán

De este total unas 15 mil personas necesitarían asistencia médica e internación. Pero el sistema sanitario no está preparado para este nivel de atención aunque se aplane la curva. Test masivos e insumos de bioseguridad, siguen muy por detrás de las necesidades.

Jueves 2 de abril | 11:48

En una entrevista para La Gaceta, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, estimó que el 80% de la población tendrá contacto con el virus; de ese total, un 20% va a contraer el enfermedad. "Estamos hablando de unas 300 a 350 mil personas. De estas 350 mil personas, un 3, 4 o 5% van a necesitar asistencia médica, internación, cuidados intensivos". Significa que aproximadamente unas 15 mil personas podrían necesitar internación en los hospitales y sanatorios de la provincia.

Hay que aclarar que Manzur hizo sus cálculos al aire, sobre una población de 2 millones de personas. Aun así, si tomamos la población de 1,2 millones de personas y las proporciones que manejan, estamos hablando de casi 200 mil contagios y unas 10 mil personas con requerimiento de internación.

Aunque el gobernador aseguró que "los servicios sanitarios [de terapia, NdR], están", se trata de un volumen de atención que el sistema sanitario, en la actualidad, no puede absorber. Recordemos que la Ministra de Salud de la provincia, Rossana Chahla, aseguró que la provincia cuenta con poco más de 1800 camas de internación. Las primeras dos lineas de atención, el Centro de Salud y el Hospital del Este, disponen de apenas 100 camas para internación por Covid-19.

Esto significa que aunque esas 10 o 15 mil personas que requerirán de internación se distribuyan a lo largo de 3 o 4 meses, el sistema no podrá absorberlos. En su último informe, el Ministerio de Salud de la Nación registra poco más de 5400 camas entre el sector público y privado. Pero una gran parte son plazas ya ocupadas por otras patologías.

Es necesario avanzar de manera urgente hacia la centralización y estatización bajo control de los trabajadores de la salud de todo el sistema sanitario, público y privado, empezando por los sanatorios con capacidad de internación, al mismo tiempo que un fuerte aumento en el presupuesto de salud para ampliar la capacidad de atención.

¿Tenemos los insumos de bioseguridad?

En otro tramo de la entrevista, ante la consulta del periodísta acerca de las protestas de los trabajadores de la salud por la falta de insumos, Manzur volvió a insistir con que "sí tenemos insumos, tenemos elementos de protección primero para el personal de la salud". Pero los trabajadores del Centro de Salud y del Hospital del Niño Jesús, vienen denunciando la falta de insumos elementales, desde barbijos y alcohol en gel hasta los camisolines de calidad adecuada. Este reclamo se extiende en numerosos hospitales del país.

Hasta el propio gobierno provincial se autodesmiente cuando lanza una campaña de trabajo voluntario para fabricar de manera artesanal los insumos que faltan en los hospitales. Pero el protocolo de la OMS para el uso de Elementos de Protección Personal (EPP), es muy claro al respecto: desde los médicos hasta el personal de limpieza deben atender con barbijo, camisolines, guantes y protectores oculares. Esto no ocurre en los hospitales de Tucumán. Al personal precarizado de limpieza ni siquiera se la provee de barbijos.

Te puede interesar: Desmienten a Manzur: denuncian escasez y mala calidad de insumos en los hospitales

Además los trabajadores vienen denunciando a las autoridades del Siprosa por el incumplimiento del DNU que establece la cuarentena domiciliaria para las personas que son población de riesgo. Es que al personal sanitario que pertenece a este grupo los están reubicando en distintas tareas.

Hace unos días la propia ministra Chahla anunció la apertura de un call center a donde trasladarían a los médicos que tengan problemas de comorbilidades y que no pueden estar en contacto directo con los pacientes. Pero el sentido de la cuarentena domiciliaria es el distanciamiento de la población de riesgo no solamente en el ámbito laboral, sino también en todos los ámbitos de la vía pública.

Es incocenbible que en la provincia de los ingenios sucroalcoholeros haya faltante de alcohol en gel y especulación con los precios. El año pasado los ingenios produjeron mas de 323 millones de litros de alcohol. Aunque el gobernador se encargó de agradecer a los empresarios la donación de 110 mil litros de alcohol que anunció Rocchia Ferro (el 0,1% de la producción de uno de sus tres ingenios). Esto es completamente insuficiente. Tucumán puede abastecer de alcohol a todo el país.

Por eso es necesario declarar de interés público toda la producción de alcohol y distribuirla en forma gratuita en los barrios más carenciados y hospitales públicos. De la misma manera, es necesario avanzar hacia la reconversión de la industria textil -que hoy se encuentra paralizada- para producir todos los insumos necesarios, desde barbijos y camisolines de calidad y en cantidad suficiente, hasta sábanas para hospitales.

¿Son suficientes los reactivos y la capacidad de testeo de la provincia?

"Han llegado los primeros 1000 reactivos. Se están realizando 18 a 20 [tests, NdR] y se va a seguir aumentando por día. Se pueden llegar a hacer 80 a 100 por día en Tucumán. Es un buen número".

Pero este discurso tranquilizador del gobierno provincial contrasta con las declaraciones del propio Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien reconoció que "Distribuimos 35 mil reactivos (...) Tenemos todos los reactivos que pudimos conseguir. La primera orden de compra fue el 23 de enero".

A ese ritmo, hacia el 13 de abril la provincia habrá realizado menos de 1300 test. Nada. Recordemos que ya en la primera semana de cuarentena la Ministra de Salud de la provincia, Rossana Chahla, aseguraba que el universo de casos sospechosos era de 6000 personas. Y esto fue antes de constatar la circulación comunitaria del virus.

Pero además es necesario avanzar inmediatamente en el testeo masivo de todos los trabajadores de la salud, al menos los que permanecen en actividad dentro de hospitales, CAPs y sanatorios. Es la mejor manera, no solo de proteger la vida de los trabajadores sino también de evitar el colapso de los recursos humanos necesarios para la atención. Se calcula que sólo el Siprosa emplea a más de 17 mil trabajadores. Apenas las primeras tres lineas de atención, el Hospital Centro de Salud, Hospital del Este y Hospital Padilla, concentran más de 4000 trabajadores.

En esta "guerra" contra el virus hay que hacer uso de todos los recursos disponibles, también de los laboratorios y la industria farmacéutica, que deben ser estatizados bajo control de los trabajadores de la salud y pasar a formar parte de un sistema único de salud, para la producción de reactivos y testeo masivo a los trabajadores de la salud y al universo de casos sospechosos.







Temas relacionados

Coronavirus   /    La Gaceta   /    Juan Manzur   /    Tucumán   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO