Internacional

ESTADOS UNIDOS – BRUTALIDAD POLICIAL

Manifestaciones en Charlotte para exigir justicia desafían el toque de queda

En la noche del jueves se declaró el estado de emergencia en la ciudad militarizada luego de que las movilizaciones se desataron por el asesinato del afroamericano Keith L. Scott en manos de la policía y tras la muerte de un manifestante.

Gloria Grinberg

@GloriaGrinberg

Viernes 23 de septiembre de 2016 | Edición del día

La alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, había decretado el toque de queda para el jueves a partir de la medianoche y hasta las 06.00 hora local luego de la tercera noche de protestas.

"Se prohíbe desplazarse por la calle, callejón, carretera o cualquier otra propiedad pública, excepto aquellos que estén buscando asistencia médica, comida o servicio necesario para el bienestar de sí mismos o sus familias", dijo Roberts.
Luego de dos jornadas de movilizaciones que han incluido enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y han dejado un muerto, numerosos heridos y medio centenar de detenidos, la alcaldesa tomó la decisión al ver que el jueves comenzaron nuevas protestas por las calles de la ciudad.

Las protestas estallaron el martes, después de que un policía matase a tiros al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años.
Podes leer más: Segunda jornada de movilizaciones en Charlotte con un herido en estado crítico

Los manifestantes exigen que las autoridades publiquen el vídeo que los policías grabaron del episodio en el que Scott es asesinado. La familia del afroamericano Scott aseguró hoy que tienen más preguntas que respuestas tras ver los videos grabados del suceso, y pidieron que las imágenes se hagan públicas inmediatamente. En los dos videos que pudieron ver, la víctima no muestra signos de agresividad y no se puede ver bien está empuñando un arma, como aseguraron los policías. "Cuando los policías le dijeron que saliera del automóvil, Scott lo hizo de una manera muy tranquila, nada agresiva. Mientras que los agentes le dieron varias órdenes, él no se acercó agresivamente ni levantó en ningún momento las manos hacia los efectivos de las fuerzas del orden", dice un comunicado Justin Bamberg, uno de los abogados de la familia.

Anteriormente, el jefe de la Policía local, Kerr Putney, declaró al diario The Charlotte Observer que, según lo que él pudo ver en las imágenes del video, la actuación del agente Brentley Vinson, autor de los disparos, estuvo justificada. Mantuvo que Keith Scott "suponía una amenaza de muerte inminente" para los agentes, tal y como la policía deCharlotte aseguró en un comunicado. "Si pensara que se quebró la ley, ya habría tomado acciones", aseguró. Ante esta situación, la familia Scott aseguró que proseguirá su propia investigación, y pidió a los vecinos que, quien quiera protestar lo haga "pacíficamente".

La muerte de Scott generó una ola de manifestaciones y represión en la ciudad, y las autoridades a decretaron el último miércoles el estado de emergencia y el despliegue de la Guardia Nacional. El día jueves falleció en el hospital Justin Carr, un hombre de 26 años que había recibido un disparo en la cabeza durante las manifestaciones de la noche del miércoles. La policía asegura que se trató de un enfrentamiento entre civiles, pero hay decenas de testigos que acusan a la policía de abrir fuego contra los manifestantes, cuando Carr quedo gravemente herido, ante lo cual se dará inicio a una investigación.

A su vez, varios miembros del Caucus Negro del Congreso de Estados Unidos (CBC, por su sigla en inglés) marcharon el jueves desde el Capitolio a la sede del Departamento de Justicia para protestar de nuevo contra la muerte de afroamericanos a manos de la policía. Los congresistas entregaron una carta para la fiscal general, Loretta Lynch, "Queremos todo el peso del Departamento de Justicia involucrado en esta situación", dijo el presidente del CBC, G.K. Butterfield.

Una vez más, el candidato presidencial republicano, Donald Trump que tanto le gusta hablar de temas secutirarios, declaró estar a favor de la polémica práctica policial conocida como "stop and frisk" (detención y registro) para combatir la violencia en EE.UU. "La policía es preventiva, si ven a una persona posiblemente con un arma o creen que puede tener un arma, revisarán a esa persona y se llevarán el arma", afirmó, "Si quitas el arma, no tienes nada con lo que disparar". Trump se definió como el candidato de "la ley y el orden" y habló en un primer momento a nivel nacional, aunque posteriormente matizó que la propuesta se refería en concreto a la situación de Chicago.

Esta práctica es parte de un programa de la policía de Nueva York que ha sido muy cuestionado, en el que los agentes detienen y cachean a las personas en las calles, y que fue declarado inconstitucional en 2013 por una jueza federal. Este programa abre la puerta a la segregación porque la mayoría de las personas cacheadas son afrodescendientes e hispanas. El programa fue lanzando por el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, actual asesor de Trump en la campaña electoral sobre cuestiones de seguridad. La prohibición de su uso fue uno los ejes de la campaña de 2013 del actual alcalde neoyorquino, el demócrata Bill de Blasio.

En muchas otras ciudades, universidades y escuelas a lo largo del país la solidaridad se expresó de muchas formas, como en la universidad de Oklahoma.

Mientras la movilización pasaba frente a la cárcel de la ciudad, los reclusos parpadeaban las luces en forma de solidaridad mientras la multitud cantaba “Los escuchamos, los vemos”.

Varias personalidades y organizaciones comienzan a plantear que deben llevarse a cabo acciones más contundentes además de los bloqueos de rutas y las manifestaciones. Exigen boicots y paros, como plantea el periodista Shaun King de New York Daily News, “Es hora de organizar un boicot económico en el que nos comprometamos"; "... debemos seguir hasta que veamos un cambio. Es claro que este país seguirá asesinando hombres, mujeres y niños desarmados sin hacer algún esfuerzo serio para llevar a cabo reformas. Este boicot económico podría cambiar eso”.

El actor Isaiah Washington de “Grey’s Anatomy” dijo en facebook esta semana que los afroamericanos deberían considerar la posibilidad de una boicot a nivel nacional, “Imaginen si cada afroamericano en los Estados Unidos que está realmente frustrado, con rabia, triste, eligiera solo UN DIA para simplemente quedarse en casa y no ir al trabajo, no ocupar ningún puesto de trabajo, ni deporte ni en oficinas estatales”.

Los compañeros que llevan adelante la publicación Left Voice han comenzado un debate entre las organizaciones para discutir el llamado a un paro y acciones junto a los sindicatos frente a los asesinatos en manos de la policía racista. En el articulo ¿Cómo combatimos el terror policial? los compañeros plantean: "Las organizaciones obreras deben unirse en un gran frente contra los asesinatos racistas de la policía bajo el slogan “ningún policía en nuestros sindicatos” y “huelga contra el terror policial”. Esto tiene el potencial de construir una solidaridad activa para enfrentar a la policía. Tenemos que llevar estas propuestas a nuestros lugares de trabajo, a las asambleas, y a las organizaciones de la clase trabajadora. La campaña que impulsa Left Voice es parte de huelga contra el terror policial (StrAPT) que busca organizar y movilizar a las personas, sindicalizadas, no sindicalizadas, desempleados y trabajadores, de todos los géneros, etnias y discapacidades , como una sola fuerza para golpear contra el terror policial. Usaremos nuestro poder como clase y como oprimidos para luchar contra el capitalismo y sus fuerzas represivas: la policía."

La muerte de Scott se agrega a una larga lista de asesinatos contra afroamericanos en manos de la policía, en su gran mayoría muertes que continúan impunes, y han despertado la furia en numerosas ciudades de Estados Unidos en contra de la brutalidad policial, el terror y el racismo.






Temas relacionados

Charlotte   /    Estados Unidos   /    #BlackLivesMatter   /    Brutalidad policial   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO