Política Estado Español

LOGROÑO

Manifestación por la libertad de Jorge y Pablo, sindicalistas encausados en el 14N

Este sábado una manifestación recorrió Logroño por la libertad de Jorge y Pablo, que enfrentan condenas de 1 y 4 años de cárcel tras el último juicio por los hechos de la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

Lunes 10 de septiembre | 19:38

Este sábado una manifestación recorrió Logroño por la libertad de Jorge y Pablo, que enfrentan condenas de 1 y 4 años de cárcel tras el último juicio por los hechos de la huelga general del 14 de noviembre de 2012 en Logroño, habiendo sido las anteriores de 9 y 7 a raíz de un montaje policial en el que se los acusa de desórdenes públicos, atentado a la autoridad y lesiones.

El juicio ha mostrado el carácter de montaje policial y “No Caso” (tal y como lo denomina Stop Represión La Rioja) hasta el punto de que no ha aparecido el vídeo en el cual se basa la acusación a Pablo por supuestas agresiones y los vídeos aportados por la defensa, que desmienten la versión policial no han sido admitidos a la hora de condenar. Según Henar Moreno, abogada de la defensa: “comprobar la inocencia no basta, hay que acreditar que esto es un montaje”.

Estas “irregularidades” en los juicios son una práctica común y característica de la justicia burguesa, como pudimos comprobar de forma flagrante en el caso de los jóvenes de Altsasu. Este proceso ya ha durado seis años, pero la defensa recurrirá la sentencia a la Audiencia Provincial con el objetivo de obtener la libertad sin cargos de los detenidos y desmantelar el montaje represivo de la policía.

La nutrida manifestación del sábado desafió a una tormenta torrencial y congregó a asistentes de la ciudad y de varias ciudades recorriendo las principales avenidas de la ciudad y finalizando en el Paseo del Espolón en un acto de cierre.

Después de los hechos acaecidos en la huelga general del 14N de 2012, la más seguida en la ciudad en los últimos años que terminó reprimida violentamente por la policía. En este momento se abre la larga lista de irregularidades que marcarán lo que desde Stop Represión Rioja se conoce como No caso:
La acusación de la Fiscalía del Juzgado de Instrucción Nº 3 de Logroño contra los tres sindicalistas ha cambiado tres veces, que sepamos, hasta este momento.

Además, llama la atención la inusual celeridad con que se movilizó el fiscal según informa Ana, miembro del colectivo Stop Represión Rioja: “El fiscal de Logroño fue el primero que se pronunció en todo el Estado (refiriéndose a las detenciones de la jornada de huelga en todo el estado). El día 15 ya estaban los escritos de acusación y ese mismo día los publicó el periódico La Rioja”.

Al comienzo, la policía pedía cinco años de prisión para Pablo y siete años para Jorge, endureciendo posteriormente las peticiones de penas de cárcel a siete y nueve años de prisión.

A finales de octubre, llegó un nuevo escrito de la acusación (sólo al abogado de Pablo y no a los demás encausados) que pedía dos años de cárcel para Jorge por desórdenes públicos, mantenía los siete años para Pablo (acusándolo de desórdenes públicos, delito de lesiones, atentado a la autoridad con objeto peligroso) y para el tercer detenido la pena volvía a quedar en cuatro años.

Este último detenido tiene una pena de seis meses actualmente, mientras que la condena para Jorge y Pablo quedara en 1 y 4 años, eliminando el delito de los lesiones después de que el #NoCaso en abril quedara visto para sentencia.

Jorge, tras la manifestación, acudió a su puesto de trabajo en Navarra, donde la huelga estaba convocada para otra fecha. Por lo cual no pudo estar presente en el momento en que la Policía comenzó los altercados con cargas y pelotas de goma.

“Pablo fue el único que detuvieron en el lugar de los hechos. Fue tras la primera carga, que se produjo cuando le cayó un globo de pintura rosa al jefe del dispositivo de seguridad. Pablo fue uno de los pocos que no salió corriendo, así que le vieron. Le pegaron y acabó hecho un ovillo en el suelo, y se lo llevaron detenido”, relata Stop Represión Rioja.

Pablo afirma que sufrió torturas policiales mientras se encontraba retenido en su celda, consiguiendo con los gritos de Jorge que otros policías se llevasen al torturador. Así mismo Jorge asegura haber visto en comisaría un documento con sus datos personales, DNI y su afiliación a CNT, preguntando Jorge y su abogado al policía por ese documento lo escondió diciendo que era algo interno.

Este caso de represión es uno más de una lista cada vez más larga de represaliados por las instituciones del Estado en una persecución judicial y policial de las ideas disidentes de izquierda entre los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Mientras jueces y fiscales miran para otro lado o usan la vara blanda para políticos corruptos, empresarios y banqueros que de forma sobradamente probada malversaban fondos públicos y un sinfín de tropelías, aplican toda su dureza y parcialidad contra artistas, titiriteros, raperos, periodistas, twitteros, activistas o sindicalistas, al tiempo que intenta silenciar las críticas a este régimen y el sistema que defiende. Así es la justicia heredada directamente de franquismo. Una justicia de clase al servicio de los ricos y poderosos.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Represión policial   /   Represión   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO