Internacional

ITALIA

Manifestación del sindicalismo combativo y de la izquierda en Italia

Este sábado, a pocos días de las elecciones en Italia, tiene lugar en Roma una marcha obrera y de la izquierda clasista contra la explotación patronal, el racismo del Estado y los partidos del régimen.

Giacomo Danielevic

La Voce Delle Lotte | Italia

Scilla Di Pietro

La Voce Delle Lotte | Italia

Viernes 23 de febrero | 21:38

El sábado 24 tendrá lugar en Roma una marcha de sectores del movimiento obrero y de la izquierda clasista basada en una plataforma muy avanzada contra la explotación patronal, el racismo del Estado y los partidos que gobiernan las instituciones. La manifestación, que ha conseguido la autorización de la Jefatura de Policía con cierta dificultad, se dirige tanto contra el gobierno de Paolo Gentiloni (que está por terminar), como contra el próximo gobierno que en cualquiera de los casos será posicionará claramente contra los trabajadores.

Las próximas elecciones políticas en Italia tendrán lugar el próximo 4 de marzo y la gran mayoría de los votos se dividirán entre el Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi (que gobierna sin la mayoría desde el 2013, encabezando políticas liberales conservadoras, y con tendencias cada vez más reaccionarias), la coalición de centro-derecha (Fuerza Italia, del capitalista Silvio Berlusconi, la Liga Norte del racista Matteo Salvini, Hermanos de Italia de la post-fascista Giorgia Meloni) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), el partido populista de derecha dirigido desde sus inicios por el cómico Beppe Grillo y del emprendedor Casaleggio, que presenta como candidato a un personaje joven pero muy similar a los viejos políticos de la Democracia Cristiana, Luigi di Maio. Las tres fuerzas prometen políticas brutales contra los inmigrantes, recortes y medidas de austeridad para los trabajadores en la línea de los acuerdos de la Unión Europea, un empeoramiento de las leyes contra los trabajadores y medidas anti-sindicales. La situación política italiana es sin embargo frágil porque muy probablemente ninguna de estas fuerzas conseguirá el 40% de los votos que, con la nueva ley electoral “Rosatellum”, supone el umbral mínimo para gobernar: será necesario un acuerdo de gobierno entre la centro-derecha (coalición que viene encabezando los sondeos desde hace semanas) y el PD o el M5S.

En este escenario, está presente también una izquierda que aglutina políticos burgueses, ya presentes en muchos gobiernos anteriores (D’Alema, Bersani…), y políticos pequeño-burgueses junto a los burócratas sindicales reformistas de la CGIL [Confederación General Italiana del Trabajo, NdT]: es Libres e Iguales, que presenta como candidato al actual presidente del senado y ex magistrado, Pietro Grasso.

Se presenta a estas elecciones además una izquierda, Poder al Pueblo (PaP), que reivindica su construcción “desde abajo” y en favor de los explotados, pero que ha reunido a los viejos partidos de la izquierda radical reformista italiana (como Refundación Comunista) y que forma parte del proyecto, guiado hasta ahora por el centro social napolitano “Je so’ pazzo”, con el objetivo de construcción de un partido neoreformista italiano inspirado en Podemos y Syriza; una lista que incluye también la participación del sector “soberanista de izquierda” Eurostop que hegemoniza el importate sindicato de base USB [Unión Sindical de Base, NdT] y que reivindica la salida del euro, de la UE y de la OTAN, para crear un nuevo polo mediterráneo. Una lista, PaP, que no reivindica la independencia política de los trabajadores, pero sí propone “aplicar la Constitución Italiana”, la cual no fue otra cosa más que un premio para el Partido Comunista Italiano por haber impedido trasformar la guerra partisana contra los fascistas en una revolución socialista contra los capitalistas italianos, y que de hecho ratifica la sacralidad de la gran propiedad privada.

Frente a unas elecciones y un futuro gobierno que no representan de ningún modo a los trabajadores y contra el clima de pasividad que las burocracias sindicales (CGIL en primer lugar) han impuesto, sectores del sindicalismo combativo y de la extrema izquierda han convocado una manifestación nacional, cercana además a la huelga del día viernes 23 de febrero en diversos sectores (logística, sanidad, empleados públicos...) y que no solo reivindica aumentos salariales en todas estas categorías, sino que además toma posiciones contra la explotación y contra las políticas racistas y la división de la clase trabajadora, que empeoran las condiciones de vida no solo de los inmigrantes, sino de todos los trabajadores, cada vez más explotados, precarizados y chantajeados por los empresarios a través de una gran masa de desocupados que presiona en el mercado de trabajo.

Entre los organizadores encontramos como principal impulsor al sindicato SI Cobas, protagonista de un largo ciclo de luchas y victorias en el sector de la logística, que organiza a más de 30.000 trabajadores, en su mayoría inmigrantes; un sindicato que, como el resto de los sindicatos de base en Italia, o quizás más, ha retomado los métodos y las tácticas “clásicos” de la lucha de los trabajadores, necesarios para avanzar en sectores de la economía donde el despotismo de los empresarios es muy poderoso y puede contar con la complicidad de las burocracias de los grandes sindicatos corporativos CGIL-CISL-UIL; estos últimos, en vez de proponer una lucha amplia y unitaria de los trabajadores para avanzar contra las políticas patronales en los lugares de trabajo y en el parlamento, continúan manteniendo una paz forzada que garantiza su propia credibilidad a los ojos de los capitalistas.

Junto al SI Cobas marcharán los grandes movimientos en lucha por la vivienda de Roma, colectivos políticos y movimientos de la izquierda combativa y anticapitalista, entre los cuales se encuentra nuestra organización, la Fracción Internacionalista Revolucionaria (FIR), que impulsa el periódico online “La Voce delle Lotte” y que está comprometida en impulsar en el movimiento obrero una política de frente único de los trabajadores, de coordinación de las luchas obreras, de desarrollo de un frente anticapitalista que se convierta en un referente a la izquierda frente a los proyectos reformistas y soberanistas, y por una lucha política (no solo sindical) de los trabajadores y de todos los oprimidos contra la dictadura de los capitalistas, así como un programa revolucionario que reivindique el gobierno de los trabajadores.

Si la manifestación de la izquierda combativa demuestra un buen resultado, será una señal muy importante para la clase trabajadora italiana e inmigrante: ¡que el relanzamiento de una lucha unida y anticapitalista, así como terminar con la pasividad impuesta por las burocracias sindicales es posible!






Temas relacionados

Potere al Popolo   /   La Voce Delle Lotte   /   Frazione Internazionalista Rivoluzionaria (FIR)   /   Italia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO