Cultura

TRIBUNA ABIERTA

Malcolm X: Tragedia y Dignidad

Hace 52 años, el 21 de febrero de 1965, fue asesinado Malcolm X. Desde ese entonces su memoria ha sido un lugar de disputa y, también, una convocatoria a la autoorganización y lucha antirracista.

Pablo A. Pozzi

Historiador, docente titular de "Historia de Estados Unidos" -UBA

Martes 21 de febrero | 15:30

Que su recuerdo es factor de conflicto se ve claramente cuando consideramos que varios docentes secundarios norteamericanos, durante el mes de “Historia de los Negros”, prohibieron que sus alumnos escribieran sobre su historia. Al mismo tiempo, la historia oficial, ya sea la del “establishment” blanco o la de los organismos afroamericanos, siempre se vieron en problemas para “olvidarlo” y por ende lo tratan como un “elocuente, rabioso, y confundido” producto de la marginalidad criminal. Para ellos Malcolm fue producto del racismo, pero su furia ante la discriminación lo llevó siempre por caminos equivocados.

¿Estaba tan equivocado Malcolm X? ¿Era simplemente un producto del lumpenproletariado?

Malcolm Little nació en 1925, hijo de dos obreros nacionalistas negros, discípulos del jamaiquino Marcus Garvey. Este no sólo reivindicaba la dignidad y el derecho a la autodeterminación de los afronorteamericanos, sino también que retornaran al África. Al mismo tiempo los garveyitas fueron importantes (junto con los socialistas de la IWW) en la organización de los trabajadores negros y en la lucha frontal contra el Klu Klux Klan. Malcolm se educó en ese ambiente y se forjó en las luchas de los trabajadores negros por la autodeterminación de la década de 1940. Tanto la huelga de portuarios negros de Seattle, en la que el trotskismo fue influyente, como las luchas de la Liga de Aparceros del Sur, dirigida por los comunistas, impactaron en su generación. Malcolm se desarrolló como obrero carpintero, y luego como camarero de tren y activista de uno de los sindicatos negros y socialistas más importantes de la época: la Hermandad de los Camareros de Trenes Dormitorios. Sin embargo, la discriminación, el racismo, y la pobreza lo fueron llevando hasta al submundo criminal de Harlem y de Boston donde se dedicó a raterías y a la prostitución para terminar condenado a varios años de prisión.

Fue en la cárcel que descubrió las enseñanzas de Elijah Muhammad, el “profeta” de la Nación de Islám (NOI), uno de los principales nacionalistas negros norteamericanos. La NOI se basaba en una peculiar interpretación del Islám para reivindicar la negritud a partir de plantear que “todos los blancos eran opresores de los negros” aunque éstos fueran “los seres humanos originales”, y por ende los negros deberían tener su autonomía y sus propios comercios e industrias. La idea básica era que era mejor que un negro sea explotado por otro negro que por un blanco. En realidad la NOI era, y es, la expresión de una pequeñoburguesía negra, que utiliza una forma de racismo invertido en función de su propia acumulación de capital.

La NOI y el nacionalismo negro fueron la gran tragedia de Malcolm. Este se convirtió en un dirigente carismático y el gran vocero de la NOI. Sus planteos reflejaban con claridad los intereses y la cultura de los obreros afroamericanos, y por ende tendían a chocar con los de la pequeñoburguesía hegemónica en su movimiento. Por ejemplo, Malcolm reivindicaba la autodefensa de su comunidad frente a un aparato estatal que ejercía una violencia despiadada sobre los trabajadores negros. Así organizó el Fruit of Islam, un grupo de jóvenes negros que disciplinadamente protegieran las movilizaciones de la NOI y fueran capaces de enfrentarse exitosamente al KKK y la policía. El resultado fue concreto: los medios de comunicación, el gobierno, los organismos de derechos civiles y el empresariado negro lo acusaron de “violento” y “extremista”. Malcolm planteó, claramente, que “seremos pacíficos, educados, obedecemos la ley, respetamos a todo el mundo; pero si alguien nos pone la mano encima lo vamos a enviar al cementerio”. Para la dirigencia del NOI, más interesados en sus negocios que en los derechos de los trabajadores negros, Malcolm representaba una postura digna y ética dispuesta a pagar todos los costos necesarios para obtener la libertad y la igualdad. Hostigado por la dirigencia del NOI y perseguido por la policía (en particular por el programa COINTELPRO del FBI) y por los grupos racistas, Malcolm fue evolucionando hacia posiciones cada vez menos nacionalistas y cada vez más crítico de todos aquellos que suponían que el racismo se podía superar dentro del capitalismo. Capitalistas negros y blancos coincidieron que este luchador contra el racismo era un problema, sobre todo porque era clasista.

Los últimos dos años de su vida lo vieron acercarse cada vez más a posturas revolucionarias. Por un lado su contacto con el argelino Ahmed Ben Bella y el ghanaiano Kwame Nkrumah lo acercaron a la radicalización tercermundista. Por otro, su labor y serie de conferencias en el Militant Labor Forum (auspiciado por el Socialist Workers Party de Estados Unidos) le incorporaron una fuerte crítica al capitalismo. Esto lo llevó a plantear que la revuelta de los negros no era un problema racial sino más bien una lucha de oprimidos contra opresores, ya que todo capitalista “es un chupasangre” que utiliza el racismo para explotar a los pobres y por ende “somos hermanos de sangre con Cuba”. Una vez un periodista le preguntó qué pensaba del socialismo. Malcolm lo miró y le dijo si eso era bueno para gente de color y los pobres. El periodista le respondió que si, entonces Malcolm declaró que él estaba a favor del socialismo.

Sus posturas lo llevaron a separarse del NOI y formar su propia organización, hasta que en el año 1965 fue asesinado mientras hacía un discurso en medio de un acto público. Aun hoy no se sabe exactamente quién ordenó su muerte, pero la noción más aceptada es que hubo una confabulación entre la policía y el FBI, que facilitaron el acceso del los asesinos, y el NOI que envió a varios de sus activistas a cometerlo. No fue el único: cada vez que un dirigente negro, como Martin Luther King o Medgar Evers, planteaban formas de luchas más radicalizadas y se acercaban a la izquierda, eran asesinados. Sin embargo, Malcolm continúa hasta el día de hoy (junto con Luther King) como una de las figuras más importantes de la comunidad afronorteamericana. El famoso director Spike Lee en su película Do the Right Thing muestra esta importancia: uno de sus personajes se pasa la película vendiendo fotos de “Malcolm y Martin” en Harlem, de alguna manera equiparándolos. Ningún blanco o universitario negro haría la misma equiparación, prefiriendo siempre a Martin Luther King olvidando que este reivindicaba las luchas de descolonización y a los vietnamitas. En su campaña de desprestigio, hoy los estudiosos de la academia discuten si Malcolm tuvo o no una relación gay, en la suposición de que “eso es malo”. Sin embargo, para los oprimidos afroamericanos lo importante de Malcolm X no era esto (y aquí la homofobia no parece funcionarle al sistema de opresión) sino que siempre representó el luchador, el rebelde, y sobre todo la encarnación de la dignidad. Y esa es la misma razón por lo que el establishment norteamericano trata aun hoy de desprestigiarlo y de bastardear su legado.

Película recomendada: Los chicos del barrio (Boyz n the Hood) (1991) de John Singleton








Temas relacionados

Malcom X   /    Estados Unidos   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO