Sociedad

SOCIEDAD

Mala praxis: el caso de Mariana Leguizamón

Semanas atrás fallecía en la Clínica Mariano Moreno, situada en la localidad homónima, Mariana Leguizamón, joven de 29 años y madre de tres hijos. Desde entonces su familia reclama justicia y el cierre de la Clínica. Viernes 16/01 nueva marcha y escrache.

Hilaria Marquez

Delegada docente | Hurlingham

Domingo 10 de enero de 2016 | Edición del día

Mariana fue internada en reiteradas veces antes de dar a luz, en la Clínica Mariano Moreno, en la localidad de Moreno, con un diagnóstico de Alto Riesgo, lo que ameritaba más cuidado y control sobre su salud y la del bebé, era necesario hacer una cesárea, según los propios médicos, pese a ello, la doctora Dinelsa Morales, quién la asistió, la indujo a un parto normal el día 30/11/15.

Ingresa a las 17.32 h . Según nos cuenta su esposo, a los 15 minutos, llaman al médico, la familia no sabía lo que estaba pasando, nadie les informa. A las 19hs la dra. Dinelse Morales les dice: “es un problema de presión”. Mariana, tuvo a su beba, la trasladaron a una sala común con una sábana como tapón, pero como no paraba de sangrar la llevaron nuevamente a sala de partos con un desgarro uterino. En ese momento se le dice a la familia que había sufrido un paro cardíaco, pero que estaba bien.

El anestesista, cerca de las 21 h al retirarse de la clínica, se cruza con el esposo de Mariana y le dice que su mujer estaba muy grave que fuera a terapia intensiva a preguntar por ella, que él no se hacía cargo de lo que había pasado en la sala de partos. Allí les informan a los familiares que Mariana había sufrido dos paros cardíacos. Morales: “Te digo como está ahora, lo que pasó en la sala de partos, no te lo puedo decir”. El esposo entonces le pregunta a la doctora qué había pasado, ésta le respondió “posiblemente haya sufrido un desgarro en el útero, en el momento del parto y no nos dimos cuenta”.

23.30 h, entra al quirófano, el médico de cabecera de Mariana, Dr. Emilio Casabianca sale a la 1.30 e informa “Tu señora está delicada, le estalló el útero, la bebé nació con un bracito para adelante, posiblemente esto le produjo un desgarro”. Y porqué tardaron tanto en operarla preguntó el esposo, recibiendo como única respuesta “hay que esperar”.

3.30 de la madrugada, termina la operación, el medico les dice que los sangrados fueron por el útero, que se lo habían extirpado y que “sólo quedaba rezar”.

Cuenta Patricia, hermana de Mariana que a la madrugada, un médico, salió casi corriendo del quirófano, evitando a los familiares, y que ella lo corrió para alcanzarlo. En el ascensor, el médico le dijo que la paciente había sufrido dos paros cardíacos, pero, como es joven y fuerte, resistió, que estaba bien.

A las 4 de la madrugada, un seguridad, conduce a los familiares a entrar a ver el cadáver de Mariana, no había ningún médico, solo el seguridad, nadie para contener semejante dolor.

Un tal Dr. Motta, trata de poner paños fríos ante la insistencia de una explicación por parte de la familia, les dice “cuenten conmigo para lo que sea”, pero cuando se pide nombres, e historia clínica se niega.

Los dueños de ésta clínica son Faltraco y Alejandro Silento, éste último se presenta como el director. La familia cuenta que para pagar menos toman médicos sin matrículas, como Morales.

Actúan con total impunidad desde hace mas de 20 años, tienen muchas denuncias por mala praxis , pero, las mismas devienen en lo civil, es decir que arreglan con plata, Nunca las causas han llegado al fuero penal. Es la primera vez que una familia, la de Mariana, enfrenta a los dueños de esta clínica y al entramado poderoso detrás del negocio de la salud en Moreno. Aseguran que no van a parar hasta que clausuren la clínica y vayan presos los responsables.

Se sospecha que acuerdan con la funeraria que está enfrente de la clínica con todos los ancianos que van por Pami. Las condiciones en las que se encuentran los abuelos vienen siendo denunciadas desde hace más de 5 años por los vecinos de Moreno.

Y por supuesto, esta clínica no podría funcionar hace tantos años, con todas las denuncias que pesan sobre la misma, sin contar con la connivencia del poder político local; primero Mariano West, cuando el actual intendente, Festa era concejal.
El próximo viernes 16/1/16 los familiares de Mariana realizarán una nueva marcha y escrache como a lo vienen haciendo desde que enterraron a Mariana.






Temas relacionados

Moreno   /    PAMI   /    Mala praxis   /    Provincia de Buenos Aires   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO