Política

LA PLATA

Madre de víctima de gatillo fácil: "Para nosotros la inseguridad es la Policía en las calles"

Entrevistamos a la mamá de Omar Cigaran joven víctima del gatillo fácil en 2013 en La Plata. El viernes el gobierno anunció un Plan de Seguridad que implicará una inversión de 37.000 millones de pesos y llevará el número de policías bonaerenses a 104.000, un verdadero ejército de ocupación.

Agustina Espinola

Estudiante de Derecho UNLP

Martes 8 de septiembre | 20:49

Joaquín Díaz Reck. Enfoque Rojo

¿Quién sos y cómo es tu caso?

Soy Sandra Gomez, referente del Colectivo contra el gatillo fácil. Mamá de Omar Cigarán, un pibe de 17 años que fue asesinado por el sargento de la policía bonaerense Diego Walter Flores en el barrio Hipódromo de La Plata de un disparo en el pecho con el arma reglamentaria, en un hecho ocurrido el 15 de febrero de 2013. A Omar se le atribuye el robo de una moto, pero nunca le pudieron probar que estuviera armado y cuando lo balearon estaba huyendo del lugar, no enfrentando al policía. El arma que le atribuyen se la plantaron en la morgue policial, porque la encontraron seis horas después de ocurrido el hecho y el cuerpo pasó por la mirada de una decena de policías de la Comisaría 3ra de Ensenada, la 2da de La Plata, el Comando de Patrullas, la Científica y de la Morgue.
El médico policial que encontró el arma, Marcelo Menzulo, dijo que notó un revolver chiquito en los calzoncillos de Omar cuando bajaban el cadáver, pero no se les puede haber pasado a tantos policías secuestrar el arma antes de levantar el cuerpo. Además ambas manos de Omar estaban manchadas con sangre y si hubiera apuntado a Flores y recibido el disparo con el arma en la mano, la pistola hubiera tenido restos de sangre y no tenía ningún resto.

¿Cuál fue la respuesta del Estado en todas sus formas ante el caso de Omar? (policial, política, judicial)

Omar fue varias veces abandonado por el Estado. Era un chico problemático, con problemas de conducta y consumo de drogas, y yo como mamá me vi superada con la situación. Pedí ayuda a minoridad y él estuvo internado varias veces en institutos de menores y en lugares de recuperación, pero nunca resultó nada y me dejaron sola. Como si me predestinaran a que lo iba a matar la policía. Omar tuvo varias persecuciones del servicio de calle de la Comisaría 2da de La Plata, e incluso lo denunció en asuntos internos y con un habeas corpus por amenazas y lesiones, porque lo llevaban detenido y lo verdugaban, lo ponían en el piso de la comisaría y se le paraban en los tobillos con los borceguíes, o lo golpeaban. Eso pasó varias veces Todos los delitos que se cometían en el barrio o en jurisdicción de la 2da se los cargaban a Omar. No lo dejaban vivir tranquilo. Él me dijo un día que “si hago algo me llevaban y si no hacía nada me llevaban igual”, así que estaba jugado. Y nunca quiso entrar en el robo para la policía. Un día antes de que mataran a Omar la policía vino a mi casa y me dijo “Entregá al guacho porque te lo devolvemos muerto”.

Y así fue. Después que mataron a mi hijo yo tuve que salir a la calle para buscar justicia. Pelear contra los fiscales y los jueces de La Plata. Hice una sentada en fiscalía para que no me cierre la causa la fiscal Ana Medina. Tras una lucha incansable de mi familia y de las organizaciones que me acompañaron pude conseguir el juicio oral, en el cual el Ministerio Público no presentó acusación, algo nunca visto, así que fuimos la única querella contra el policía, que fue defendido por un grupo de 5 abogados del área de legales del Ministerio de Seguridad. El 11 de abril de 2017 el Tribunal Oral 4 de La Plata absolvió a Flores con votos por mayoría de los jueces Emir Caputo Tártara y Juan Carlos Bruni, que entendieron que Flores actuó en “cumplimiento del deber” y en “legítima defensa”. Hubo un voto en minoría del juez Germán Alegre, que opinó que no estaba claro que Omar hubiera enfrentado con un arma a Flores, y que aun teniendo Omar el arma la podría haber tenido guardada cuando Flores lo balea. Los jueces nunca explicaron cómo es que el revolver que le atribuyen a Omar apareció tantas horas después y sin presencia de la fiscal, ni por qué Flores no hizo un disparo disuasivo si él no estaba siendo amenazado como para disparar a matar.

Flores fue beneficiado con una “legítima defensa” privilegiada, que la ley no contempla y que sus abogados del Ministerio de Seguridad bonaerense no probaron en el juicio oral. El fallo fue apelado a la Sala 5 del Tribunal de Casación, integrado por los jueces Jorge Celesia y Martín Ordoqui, quienes convalidaron la absolución por “legítima defensa”, aunque quisieron hacer un poco más prolijo el veredicto y dijeron que Flores no actuó “en cumplimiento del deber” porque la ley no lo habilita a matar como parte de sus funciones. Después de eso apelamos el fallo ante la Suprema Corte de provincia y volvieron a convalidar la absolución. No esperábamos nada bueno, sobre todo porque en la Corte hay ex funcionarios del ministerio de Seguridad del duhaldismo que tienen estrechos lazos con la Policía bonaerense desde hace décadas.

Ahora apelamos a la Corte de Nación, pero no tengo muchas esperanzas porque los jueces en su mayoría son todos cómplices del gatillo fácil y la represión. Sabemos que la mayoría de los casos de gatillo fácil o muertes por torturas en cárceles y comisarías ni siquiera llegan a juicio y las causas se cierran con aval total de la justicia penal. Como decimos los familiares, peleamos por justicia, pero también por la conciencia, la conciencia de que acá hay un sistema criminal que es el Estado, o sea la policía asesina, los políticos que la arman y la justifican junto con los medios de comunicación, y los jueces y fiscales que los avalan.

Lo que me dejó todo este dolor es la enseñanza de que para los pobres no hay justicia. Por eso me organicé con otros compañeros en el Colectivo Contra el Gatillo Fácil, el espacio desde el cual hace 7 años acompañamos a los familiares de pibes y pibas asesinados por el Estado y luchamos contra la represión estatal. Nosotros a esto no lo llamamos “Violencia Institucional”, porque ese es un verso que inventó el kirchnerismo para no hacerse cargo de los pibes que mató su gobierno, que son más del 51% de los más de 7 mil pibes asesinados entre 1983 y 2020. Y si bien es verdad que hay muchos tipos de violencia, y basta acercarse a un hospital público, una sala sanitaria, una escuela pública, una comisaría, una fiscalía o un juzgado para entender de qué desprecio y maltrato a los pobres de parte del Estado estamos hablando, son todas violencias de diferentes tipo, pero que siempre tienen como trasfondo la desigualdad social y el ejercicio de poder de un sector sobre otro. Pero el uso del aparato represivo para contener los problemas sociales que genera esta casta política tiene un nombre concreto y se llama Represión Estatal. Y el que quiera suavizarlo diciendo “Violencia Institucional” es porque es cómplice o apoya a los gobiernos que matan a nuestros pibes.

Respuesta represiva: mientras crece el gatillo fácil, el Gobierno llena de armas y gorras el conurbano

¿Qué opinas de la política oficial de poner más policías en las calles para supuestamente "combatir la inseguridad"?

Para nosotros la inseguridad es la policía en las calles. Y no es una consigna, es la realidad. Cuando hay crisis en este país siempre lo quieren resolver con palos, en vez de darle trabajo y educación a la gente. Y este año se puso peor con lo de la pandemia y la cuarentena. Porque para los pobres la cuarentena es hambre y represión. En 120 días hubo más de 150 muertos por la represión en todo el país, en casos de gatillo fácil, más asesinatos por torturas o falsos suicidios en cárceles y comisarías, más 2 desapariciones forzadas, la de Luis Espinoza y la de Facundo Astudillo Castro. En la comisaría 6ta de Tolosa torturaron a un pibe con picana eléctrica como si fuera la dictadura. Nosotros estuvimos marchando en Berazategui con la familia y amigos de Alan Maidana, un pibe que mató un Policía Federal. Lo mató porque le tiraron algo en el auto. Sacó y disparó. Y la excusa fue decir “qué hace un pibe tan joven en la calle en cuarentena”.

También estamos acompañando a la familia de Fernando Leguizamón de Quilmes. A Fernando dos policías bonaerenses lo mataron a tiros en la puerta de su taller mecánico. Los policías estaban alcoholizados y falopeados y dijeron que lo confundieron con unos asaltantes. Los policías son del barrio y ahora están hostigando a la familia de Fernando, que sólo pide justicia. Hasta lograron ponerle una restricción de acercarse a la esposa de Fernando. Y la fiscal le dio la razón. Es todo al revés, encima que te matan a tu esposo los protegen a los policías.
Y parece que nadie se va a hacer cargo de eso. No sólo de las muertes que se llevó la cuarentena, sino también de todos los verdugueos que sufren los pibes en los barrios cuando los para la policía. Entonces: ¿algún gobierno probó con dar más trabajo y posibilidades en vez de poner más policía? Ninguno. Y acá están las consecuencias.

May San Román. Colectivo contra el gatillo fácil
May San Román. Colectivo contra el gatillo fácil

¿Qué opinás de que una de las "demandas" de la policía sea que no tengan represalias? ¿Qué significa eso?

Para nosotros los policías no son trabajadores, son los que reprimen a los trabajadores. Siempre cumplieron y van a cumplir esa función mientras haya un sistema social injusto. Algunos sectores dicen que apoyan que la policía se “sindicalice”, para nosotros es una locura. Es como pedirle al verdugo que discuta de leyes. Además los policías y los del Servicio Penitenciario tienen muchos más privilegios que otros empleados estatales, cobran más, cobran antes, y no los pueden echar del cargo si no hay una sentencia firme. Así que imagínate que a cualquier docente o enfermero si tiene una falta le hacen un sumario y lo apartan del cargo hasta que se resuelve la situación. Y los policías de gatillo fácil o los penitenciarios que apalean pibes en las cárceles siguen en tareas como si nada, encubiertos por sus jefes y por el poder político.

En este país el tema de la seguridad se maneja como un circo armado para dejar tranquila a la clase media, y que los pobres se jodan. Los policías acuartelados fueron a la misma esquina de La Plata adonde nosotros vamos a reclamar por Facundo y por todos los pibes. Y a las horas Berni les da un aumento. Es un circo. Mirá si fuera tan fácil para los trabajadores pedir un aumento y que se lo den tan rápido. Y fijate que dos días después de recibir a la madre de Facundo, con la cara dura de decirle que se ponían a su disposición, cuando en realidad son los responsables políticos del hecho, Alberto Fernández, la Frederic, Kicillof y Berni salen con un plan millonario para la provincia de más policías, más patrulleros y más cáceles y comisarías.

Lo peor de todo esto es que como no hay posibilidades de trabajo muchos pibes y pibas vean como solución meterse a policía o a penitenciario. Nosotros decimos una consigna que es “No cambies la visera por la gorra”, o “Estudiá, no seas policía”. Porque en esas instituciones a los pibes les lavan la cabeza, les enseñan a odiar a los pobres y a creerse mejores que los demás. Toda una escuela de la prepotencia y la violencia que viene de la última dictadura.

¿Alguna reflexión o palabras que quieras decirle a familiares que hayan perdido hace poco a un ser querido por gatillo fácil?

Yo creo que hay una conexión entre todos los familiares a los que el Estado nos mató un hijo o un ser querido. Hay un dolor que nos hermana con muchas mamás, padres o hermanos. Y eso pasó también con los familiares de víctimas del Terrorismo de Estado. Como primero se encontraron como familiares y así nacieron los organismos de Derechos Humanos en este país. Hoy nosotros, los familiares de los pibes que mató el Estado, de alguna manera continuamos aquella lucha.
Por eso entiendo el dolor de la mamá de Facundo. Porque que te falte un hijo es lo peor que te puede pasar. No puede desaparecer otro pibe más. Y otra vez la maldita Policía Bonaerense, en este caso en Pedro Luro, en Villarino, un pueblo chico donde se conocen todos. No es tan difícil investigar a todos los policías de esa zona. Si no lo hacen es porque el fiscal cómplice y el fascista de Berni no quieren. Y porque quieren proteger a la policía. Porque eso es lo que hacen siempre. Encubrir los crímenes de la policía.

No puede ser que otra vez tengamos que salir a la calle a gritar “Aparición con Vida”. Salimos por Andrés Nuñez, por Julio Lopez, por Luciano Arruga, por Santiago Maldonado. Y lo único que vemos es impunidad. De Julio Lopez no sabemos más nada. Ahora volvemos a salir por Facundo. Pero por la vida de Facundo también hay responsables. Es la Policía bonarense. Pero también es el gobernador Kicillof. Y es el Ministro Berni. Y el presidente Alberto Fernández. Ellos son responsables de la vida de Facundo. Porque no se puede quitarle la vida a un pibe por romper la cuarentena.
Pero vamos a seguir saliendo a la calle. Por eso hicimos hace poco en La Plata la segunda Marcha Contra el Gatillo Fácil y la Represión. Porque sobran las razones. Porque se siguen llevando la vida de nuestros pibes y pibas.







Temas relacionados

Brutalidad policial   /    Bonaerense   /    Gatillo fácil   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO