Política

POLÍTICA

#MacriConElPapa: punto para la gestión Cambiemos y su política de ajuste

El presidente argentino y el líder católico se reunieron en Roma. El encuentro confirmó la distensión actual que garantiza la continuidad de la política de ajuste del Gobierno nacional.

Sábado 15 de octubre | 10:07

El presidente Mauricio Macri y el papa Francisco se encontraron finalmente en la mañana de hoy en el Vaticano. El encuentro tuvo lugar a las 10.30 hora de Roma (5.30 hora argentina) y se extendió por apenas más de una hora. Ambos se reunieron en el Aula Paulo VI de la sede papal.

Macri participó del encuentro acompañado por su esposa, Juliana Awada, la hija de esta, Valentina, y sus hijas Antonia y Agustina, esta última del primer matrimonio del presidente.

Ambos líderes mantuvieron primero una reunión a solas. Luego ingresó la familia de Macri para hacer una puesta en escena y sacar la foto que sería difundida por L’Osservatore Romano -el diario del Vaticano- como imagen oficial del encuentro.

La versión de la reunión que se dio a conocer fue la que brindó el propio presidente argentino, en una conferencia de prensa luego del encuentro. Allí Macri señaló estar muy conforme con la reunión, reivindicó al papa como “un líder moral" y relató que sostuvieron "una larga charla sobre lo que pasa en la Argentina y en el mundo".

En ese pretendido marco de cordialidad, el presidente argentino señaló que Francisco se mostró muy interesado en determinados aspectos de lo que ocurre en Argentina, como las "obras de la Hidrovía y el Plan Belgrano".

La conversación –siempre según el mandatario argentino- también habría abordado temas como los "indicadores de pobreza", sobre la que dijeron compartir la misma preocupación.

Uno de las mayores especulaciones previas a la reunión sería si el Papa se mostraría sonriente en la foto final. La razón de la especulación tenía que ver con la escasa simpatía que había mostrado en el encuentro anterior entre ambos, ocurrido en febrero de este año.

Te puede interesar: Macri y el papa: la imagen de dos “viejos conocidos”

Este sábado por la mañana, el rostro del papa no fue el de hace 8 meses pero tampoco estuvo surcado por una sonrisa notoria. La foto oficial difundida por el Vaticano mostró una distancia relativa. En esos gestos puede leerse los límites de la cercanía que se ve por estas horas. Una cercanía que está lejos de la euforia macrista pero también de cualquiera que pueda llegar a desarrollar la oposición de sectores patronales como el FpV.

Garantizando la gobernabilidad

Estas muestras de distensión y la reunión no sorprenden en el marco de las crecientes gestiones del Vaticano en relación a la política argentina.

La trayectoria de la relación de la Iglesia argentina con el Poder Ejecutivo nacional pasó de las tensiones iniciales y las críticas por el crecimiento de la pobreza, entre otros temas, a una política de mayor cercanía.

En ese marco, como se señala en la edición de hoy de La Izquierda Diario en los días recientes, “el gesto más amigable del líder del catolicismo mundial a la gestión de Macri, es la intervención de la Iglesia a favor de agotar todas las instancias de diálogo por parte de las centrales sindicales, antes de convocar un paro nacional”.

Te puede interesar: Encuentro en Roma: Macri y Francisco se tienen fe

Ese gesto no puede ser dejado de lado. Fue la forma de evitar al Gobierno una fuerte demostración de descontento por parte de amplias capas de la clase trabajadora.




Temas relacionados

Juliana Awada   /    Mauricio Macri   /    Papa Francisco   /    Vaticano   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO