Política

POLÍTICA

Macri y su segundo semestre: “Ya no alcanza con echarle la culpa a otros”

Horas antes de las celebraciones por el Bicentenario, el presidente se sinceró en una columna de opinión publicada por un diario jujeño.

Sábado 9 de julio | Edición del día

Durante la jornada de ayer y antes de encabezar el acto central por los 200 años de la Declaración de la Independencia en Tucumán, Mauricio Macri participó de una vigilia en la Quebrada de Humahuaca, provincia de Jujuy.

Desde la tarde por las escalinatas del Monumento a los Héroes de la Independencia desfilaron artistas y músicos, preparando el escenario para el discurso presidencial que llegó pasadas las 21 horas. Sin embargo ésas no serían las primeras palabras oficiales: antes del comienzo de los festejos, Macri publicó una carta en el diario jujeño Pregón.

Leé también Macri en Jujuy: “Si hubiera habido una alternativa, no habría tomado estas decisiones”

Como era de esperarse la columna empieza con loas a los firmantes de la Independencia. “Hace 200 años dieron el paso fundamental que llevaría a la conformación de la República”, escribe el presidente, quien reivindica el legado de “valores sobre los que, aún hoy, seguimos construyendo”.

Como declaró la diputada del PTS en el Frente de Izquierda Myriam Bregman, más allá del debate histórico en torno al 9 de julio sobre lo cual se escribió en este diario, resulta irónico que hable de “independencia” la cabeza de una ceocracia que mantiene al país atado al capital extranjero, se abrazó a Obama el 24 de marzo e invita al rey emérito de España en esta fecha.

La segunda parte del texto, en cambio, se muestra más interesante. “La herencia existe, pero no es más que el punto de partida, las condiciones sobre las que tenemos que afrontar la tarea de construir lo que viene”, advierte allí Macri.

Y luego agrega: “significa que ya no alcanza con echarle la culpa a otros sobre nuestros problemas, sino que tenemos que asumir que nuestro futuro depende de nosotros. Por eso la confianza es fundamental”.

Para un gobierno que asumió achacando todos los males a la “pesada herencia kirchnerista”, estas palabras muestran una encrucijada en su discurso.

Si la transferencia de responsabilidades a la administración anterior, junto con la “fragmentación funcional” del kirchnerismo y el rol traidor de las burocracias sindicales, le había dado cierto “aire”, hoy el primer recurso parece agotarse. Sobre todo, a medida que se hace evidente que no van a llegar ni las inversiones ni las mejoras prometidas para el famoso “segundo semestre”.

Te puede interesar Seis meses de Macri. ¿Qué es esto?”

En su columna el presidente llama a los argentinos a ser “protagonistas del tercer siglo” y exhorta a la “unidad”. Algo complicado para quien construyó un consenso precario, haciendo de las falencias (ajenas) una virtud (propia).

Este giro en la retórica, por otra parte, puede respaldarse en lo planteado por Cristina hace unos días en la entrevista con Roberto Navarro. Allí, la exmandataria se desligó -por el momento- de la conducción y no hizo mención a la “resistencia con aguante”. Yendo más lejos, pidió no poner trabas al gobierno y actuar como una oposición “responsable”, deslizando que “Cambiemos puede cambiar”.

Además de las grandes alocuciones de los actos conmemorativos del Bicentenario, tanto unos como otros parecen tener algo en común: la búsqueda de una suerte de “pax social”.

Como indicaba Bregman con motivo de este nuevo aniversario de la Declaración de 1816, “a no confundirse: ellos son los responsables de que Argentina sea un país dependiente manejado por un grupo de empresarios ligados al capital extranjero, que castiga al pueblo trabajador con la miseria y la explotación. No somos todos iguales. En este Bicentenario nosotros reafirmamos nuestro compromiso con los trabajadores y el pueblo, contra el imperialismo y para que la crisis la paguen los capitalistas”.




Temas relacionados

Segundo semestre   /    Mauricio Macri   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO