PATRIA CONTRATISTA

Macri, su primo Calcaterra y el gran negocio del tren Sarmiento

El relato anticorrupción de Cambiemos difícilmente pueda explicar las maniobras de la empresa del primo del presidente, su relación con la obra pública de este Gobierno y el anterior.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Viernes 14 de octubre | Edición del día

José López y sus bolsos en el convento sirvieron de cobertura mediática para que Cambiemos evadiera la crisis ante las denuncias que tocaban a distintos funcionarios amarillos, y hasta el mismísimo presidente, por los Panama Papers. Por ese entonces, la falsedad del relato de “transparencia”, decencia y anticorrupción -que tanto fogoneó el actual oficialismo desde la campaña electoral- empezaba a quedar más que en evidencia.

"Conozco a la mayoría de los constructores, son los mismos que trabajaron en la ciudad en los 8 años de más obra en los últimos 30 y contrataron con licitaciones transparentes", afirmó Mauricio Macri en una entrevista hace unos meses. Con este relato intentaba diferenciarse de la relación que el kirchnerismo había entablado con sus empresarios amigos como Lázaro Báez y Cristóbal López, durante la década "ganada".

Lo que debería haber dicho el presidente es que a ciertos constructores los conoce más que íntimamente, porque son sus amigos y familiares. Así como José López y Lázaro Báez dejaron claro que la posta para enriquecerse meteóricamente está en el negociado de la obra pública a través del Estado, hay otros empresarios -menos señalados por los medios, pero no menos reales- que también han tomado nota de lo mismo. Precisamente, uno de ellos es Ángelo Calcaterra, primo del presidente.

Si hace unos meses el chanchullo de la obra pública ocupaba el centro de la escena mediática informativa, en reemplazo de José López, hoy aparece la actriz y productora Andrea del Boca como exponente de la “corrupción K” en el mundo de la producción audiovisual.

Y así como la denuncia de Panamá Papers pasó sin grandes costos para el Gobierno nacional, el chanchullo más grotesco que pasa frente a las narices de todos actualmente, es presentado como una hazaña faraónica en materia de infraestructura: el soterramiento del Tren Sarmiento.

Ayer, se informó que el Consorcio Nuevo Sarmiento, encargado de llevar adelante las obras que costarán más de 3.000 millones de dólares, está compuesto por las empresas IECSA de Ángelo Calcaterra, la firma española Comsa, la italiana Ghella y la constructora Odebretch, implicada en los escándalos de corrupción de la operación Lava-Jato en Brasil.

Calcaterra le compró las acciones de IECSA a su tío Franco Macri en 2007. Meses atrás, este constructor tan bien conocido por Macri, anunció que vendería su empresa a causa de la posible incompatibilidad de obtener licitaciones por parte del Ejecutivo, dado sus vínculos familiares con el presidente. Sin embargo, la venta anunciada no fue tal, sino todo lo contrario. Calcaterra fue autorizado por la Comisión Nacional de Valores para comprar las acciones que Lorenzo Ghella poseía en el Grupo ODS, encargado de controlar a la empresa IECSA.

Todo este entramado que beneficia a empresarios amigos del Gobierno con la obra pública, nada tiene que envidiarle a la gestión anterior. Sin embargo, todo esto es invisibilizado por las empresas de medios hegemónicas, fieles servidoras de Cambiemos. “Panamá Papers no es lo mismo que la Rosadita” había dicho Lanata en el programa estreno de PPT 2016. Así intentaba tapar el sol con la mano.

Lo que todo el tiempo salta a la vista es, por un lado, la continuidad en las prácticas de la casta política gobernante, que se enriquece con el Estado. Por el otro, los negociados permanentes entre el gran empresariado y los funcionarios estatales.

El relato macrista hoy presenta el soterramiento como un avance. Pero, la adjudicación de la obra del Sarmiento cayó en las manos de IECSA hace diez años atrás, bajo el gobierno kirchnerista. Calcaterra hizo grandes negocios bajo el kirchnerismo. Lo que no hizo son las obras. Entre los empresarios y funcionarios de turno, reina la costumbre de nutrir sus arcas con la obra pública del Estado.




Temas relacionados

Ángelo Calcaterra   /    Constructora Odebrecht   /    Franco Macri   /    Lázaro Báez   /    Mauricio Macri   /    Ferrocarril   /    Línea Sarmiento

Comentarios

DEJAR COMENTARIO