Economía

FORO ECONÓMICO DE DAVOS

Macri se reunió con Merkel y empresarios: les suplicó que inviertan en Argentina

El primer día del presidente en Davos estuvo marcado por reuniones con Merkel y representantes de empresas como Cargill y Coca Cola. No hay noticias de la “lluvia de inversiones”.

Jueves 25 de enero | Edición del día

Dice el dicho que lo último que se pierde es la esperanza. Así es como Mauricio Macri encaró su primer día en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza: con la esperanza de atraer la famosa lluvia de inversiones que hace dos años promete sin mayores resultados.

Es que las ilusiones del mandatario van a contramano del contexto internacional, que registra tendencias al proteccionismo (cuyo máximo exponente es el presidente norteamericano, Donald Trump) y mantiene en niveles muy modestos el comercio mundial. Sin embargo, eso no impide que el gobierno de Cambiemos exprese su voluntad inquebrantable de ofrecer los recursos del país en una verdadera subasta ante el capital internacional.

Suplicando al capital

Luego de su reunión en Rusia con Vladimir Putin, a quién Macri pidió asegurar el ingreso de productos agrícolas argentinos, la delegación nacional integrada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el de producción, Francisco Cabrera y el canciller Jorge Faurie, hizo pie en Suiza.

Te puede interesar: Road show de Cambiemos: de Rusia a Davos, súplicas al capital por inversiones

Los comunicados oficiales y de la agencia Télam rebosan de rimbombancia para referirse a las reuniones que protagonizó el presidente este miércoles.

Como titular de la presidencia pro tempore del G20, Macri inauguró la Casa Argentina de Davos donde recibió durante 15 minutos a la canciller alemana Ángela Merkel. En el encuentro, además de “acordar la agenda de temas para el G20”, según indicó Faurie, se habló sobre las “negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea” para establecer un acuerdo comercial entre ambos bloques (negociaciones que ya fracasaron en la cumbre de la OMC). Incluso, el mandatario planteó la posibilidad de que el Metro de Berlín participe de la próxima licitación para operar los subtes porteños. A unos días de un nuevo aumento de tarifas, el presidente ya salió a vender el servicio por el mundo. De nacionalizarlo para acabar con el curro de las privatizadas y los tarifazos, ni hablar: mejor que vengan los alemanes, piensan en el mundo cambiemita y capaz que hasta creen que los alemanes vendrán.

Macri también se reunió con empresarios nacionales e internacionales. Quienes no perdieron oportunidad de oír al presidente rematar los recursos y las riquezas nacionales fueron Bill Gates, el magnate dueño de Microsoft, Bob Dudley, el CEO de British Petroleum (BP), así como responsables de las empresas Temasek Internacional (inversionista), Facebook, Siemens, Total (petroquímica y energética), Lloyd’s (seguros), Cargill y Coca Cola. Entre los directivos y empresarios argentinos que desfilaron por la “subasta” macrista se contaron Eduardo Elsztain (IRSA), Marcos Bugheroni (PAE), Sebastián Bagó (h), y Martín Eurkenian (AA2000).

Y hasta hubo saludos con el presidente de la Cámara de Empresarios de Turquía, Rifat Hisarciklioglu, quien expresó “un gran interés por conocer al presidente y en interiorizarse en sus políticas para promover la llegada de inversiones al país”, según un entusiasmado cable de la agencia Telam.

Al mediodía, Macri conversó con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, a lo que siguieron encuentros con la reina Máxima Zorreguieta y con el primer ministro de Holanda, Mark Rutte. Sobre el cierre de la jornada se reunió con el presidente de la Confederación Suiza, Alain Berset. En todos los casos, el presidente insistió con lo mismo: inversiones, inversiones, inversiones. Pero más allá de festejar que una empresa argentina (Invap) ganó la licitación para construir un reactor nuclear en Holanda, (paradójicamente se trata de una empresa estatal) no hubo anuncios precisos que demuestren algún tipo de éxito en la búsqueda macrista.

La actitud friendly de Macri con el libre comercio y su deseo de volver al mundo en búsqueda de inversiones va a contramano del contexto mundial donde se expresan tensiones interestatales y persiste un débil comercio mundial. El objetivo será presentar al país como un lugar privilegiado para invertir, desde su asunción Cambiemos benefició al capital con múltiples medidas, desde el pago a los fondos buitres hasta convenios laborales a medida de los empresarios. Pero la aprobación de la reforma jubilatoria abrió una crisis política y debilitó al Gobierno.

La disposición oficial de ofrecer a los empresarios un país maravilloso para invertir choca de frente con una economía que enfrenta desequilibrios como el acelerado endeudamiento y el déficit comercial, un movimiento obrero que responde a los ataques del Gobierno y un contexto mundial a contramano de los deseos de Macri. Un combo que probablemente hará regresar al team Cambiemos de Davos con las manos vacías.







Temas relacionados

Máxima Zorreguieta   /    Davos    /    Total   /    Bill Gates   /    Cargill   /    Mauricio Macri   /    Angela Merkel   /    Coca-Cola   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO