Política

MANO MÁS DURA

Macri recarga la campaña: $ 800 millones en arsenal militar y 500 soldados más a la frontera

En medio de la crisis, el Gobierno gasta $ 800 millones extras con la burda excusa de la “lucha contra el narcotráfico” en el norte del país. Más armas, lanzacohetes y radares para el Ejército.

Daniel Satur

@saturnetroc

Viernes 15 de marzo | 12:59

Foto Télam

Este viernes a la mañana, con cara de dormido, Mauricio Macri se paró en medio del extenso campo del Batallón de Arsenales 602 de Boulogne (San Isidro). A su lado lo escoltaban el ministro de Defensa Oscar “El Milico” Aguad y el jefe del Ejército, teniente general Claudio Pasqualini.

El escenario se completaba con tropas formadas a lo largo del predio, a cuyas espaldas se había desplegado parte del arsenal que el Gobierno anunció que enviará a las zonas limítrofes del norte argentino, en el marco del llamado plan “Fronteras Seguras” y como parte del Operativo Integración Norte.

Entre otras cosas se pudieron ver lanzacohetes antitanques, morteros, ametralladoras, radares Terrestres de Corto Alcance, drones de corto y mediano alcance, materiales de sanidad, transportes minibuses, utilitarios, camionetas 4×4, camiones tipo Unimog, topadoras a oruga y tanques medianos.

Leé también El Gobierno quiere reclutar a diez mil civiles como reservistas

Según difundieron algunos medios con acceso privilegiado al Ministerio de Defensa, el Gobierno sumará a los 500 militares ya desplegados desde el año pasado en la zona limítrofe una cantidad similar, completando así un millar de soldados apostados a lo largo de los 2.500 de frontera con Bolivia, Paraguay, Chile y Brasil.

En cuanto a equipamiento y tecnología, Defensa informó que se invertirán un total de $ 794 millones ($ 356 “remanantes” del presupuesto 2018 y $ 438 de gasto “nuevo”). Con ese dinero compraron móviles terrestres y aéreos, armas, equipos de comunicaciones, uniformes, botas y demás insumos. “Es una de las inversiones mayores que se hizo en la historia en la Frontera Norte”, dice Infobae que dijeron las fuentes miniseriales.

“Valor patriótico”

Frente a tamaño despliegue verde oliva, y tal vez recordando sus épocas de juventud cuando su padre hacía pingües negociados con la dictadura, Macri infló un poco el pecho y lanzó un discurso pensado para la ocasión.

El presidente arrancó saludando al “querido ministro de Defensa Oscar Aguad”, a los miembros del Gabinete y a las autoridades del Estado Mayor Conjunto de la Fuerzas Armadas.

Macri afirmó que “Fronteras Seguras” tiene un “único y central objetivo: cuidar a los argentinos”. Pero aclaró, dirigiándose a los militares, que para “para cuidar a los argentinos primero tenemos que cuidar a aquellos que nos cuidan y que son ustedes”.

Por eso, agregó, “para que todos estemos comprometidos en esta tarea de la paz y la tranquilidad de nuestro país es que tenemos que reconocer el valor patriótico y la vocación que tienen los integrantes de las Fuerzas Armadas”. Lo que, desde la óptica presidencial, justifica “darles los equipamientos y el acceso a la tecnología que tenemos hoy en el siglo XXI”.

Leé también Macri impulsará una reforma militar en 2019

Macri no pudo eludir que para llevar adelante el plan hay que poner mucha plata. Y en medio de la crisis económica, la recesión, la inflación y los despidos, no pudo hacerse el sonzo. “Esto lo tenemos que hacer más allá de nuestras restricciones, que todos sabemos que tenemos en estos momentos en términos presupuestarios”, se justificó.

Sobre el Operativo Integración Norte, el presidente dijo que su objetivo es “cuidar una parte central de nuestro país, una frontera fundamental que venía de años de corrupción, abandono, negligencia, ocultamiento y que por ese lugar se nos filtraron todo tipo de organizaciones delictivas y mafiosas, especialmente en los temas de trata y narcotráfico que han afectado severamente la tranquilidad de nuestras familias”.

Mafias, corrupción, negligencia y ocultamiento. Términos que Macri quiere colocar como parte de un pasado que le es ajeno. Pero esas palabras salidas de su boca, parado junto al ministro amigo de los genocidas de la dictadura y a la jerarquía militar que aún tiene en sus filas a muchos “soldados” del terrorismo de Estado, suenan cuanto menos a cínicas.

El presidente habla de que este “apoyo fundamental” de las Fuerzas Armadas hacia fuerzas de seguridad como Gendarmería, Prefectura y Policía Federal, “ha sido un cambio histórico”. Se refiere, ni más ni menos, a la medida adoptada por su gestión el año pasado (a través de un decreto), duramente cuestionada por organizaciones de derechos humanos de Argentina y del exterior por el sesgo de represión interna y criminalización de la pobreza y de la protesta social que contiene.

En otro país

Macri cerró su discurso en medio del escenario castrense con algunas definiciones a contramano de la realidad que vive la mayoría de la población para la que “gobierna”.

Además de insistir con la “lucha contra el narcotráfico” como fachada para justificar un Estado cada vez más represivo y criminalizador, el presidente habló de la necesidad de “seguir cuidando a nuestra comunidad frenta a este flagelo que tenemos que asumir como un hecho permanente que es las consecuencias del cambio climático, con inundaciones, sequías, aludes. Y ahí ha acudido el Ejército en estos tres años con una increíble capacidad, eficiencia, sensibilidad para acompañar a las distintas comunidades. También en temas sanitarios, en temas de obras civiles, en emergencias cuando quedan poblaciones incomunicadas”.

En ese marco, Macri les agradeció a los militares “en nombre de todos los argentinos”, valorando “que han estado ahí presentes ayudando a esta transformación que ha emprendido el país. Y esto es parte también de la nueva directiva de Defensa Nacional que emitimos en julio, que busca tener un Ejército más ágil, más moderno, más dinámico, que pueda intercatuar con las distintas áreas del Gobierno y que esté a la altura de los desafíos que tenemos en el siglo XXI”.

Según el relato presidencial, la inversión de $ 800 millones en equipos, armas y uniformes para el Ejército es “parte de esta Argentina que está saliendo adelante con mucho esfuerzo, con mucho dolor, tratando de dejar atrás años de mentiras, de atajos, de apelar a soluciones mágicas que no nos trajeron un mejor futuro. Pero ahora trabajando juntos, cada uno desde su lugar, estamos empezando a construir esa Argentina que soñamos”. Fin de la cita.







Temas relacionados

Oscar Aguad   /    Mauricio Macri   /    Narcotráfico   /    Ejército   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO