Política

¿MÁS CLARO?

Macri paga “adicionales” a la Policía Federal recortando presupuesto de Salud y Educación

La resolución publicada en el Boletín Oficial lo dice explícitamente. Como si lo hubiera redactado la mismísima Patricia Bullrich. El Gobierno quiso aclarar, pero no hizo más que oscurecer.

Daniel Satur

@saturnetroc

Martes 11 de septiembre | Edición del día

Como informó este diario, la edición de este lunes del Boletín Oficial trajo una “noticia” no apta para estómagos sensibles.

Mediante la “Decisión Administrativa 1605/2018” el jefe de Gabinete Marcos Peña autorizó modificaciones varias en el Presupuesto General de la Administración Nacional 2018. Una de esas modificaciones determina una reducción, calculada en $ 25 millones, del presupuesto de los ministerios de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y de Salud y Desarrollo Social; para girárselos al Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich.

Textualmente, el Gobierno dice que es necesario ampliar “los créditos vigentes de la Policía Federal Argentina” para pagar un fondo de incentivo docente (de la Policía, se entiende) “y el pago del servicio de policía adicional que presta la citada Fuerza de Seguridad”.

Ese incremento presupuestario, explica la resolución, se financiará “con una reducción de los presupuestos del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Salud y Desarrollo Social”.

Apenas conocida la novedad estallaron las redes sociales. La bronca popular por semejante decisión logró convertir al Boletín Oficial en trending topic de Twitter y tendencia en los buscadores como Google durante varias horas. Una de esas rarezas que solo el macrismo puede conseguir.

Ante semejante antipatía social, desde la Casa Rosada buscaron desmentir a las “malas lenguas” y sobre la tarde del lunes salió un comunicado oficial titulado “Aclaraciones sobre la decisión administrativa 1605/2018”. Allí el Gobierno asegura que “se produjeron malas interpretaciones tras la lectura del Boletín Oficial”.

El comunicado asegura que “no hay ninguna reducción del presupuesto educativo destinada al Ministerio de Seguridad” y que “la cita (del Boletín) que generó las confusiones señala la transferencia que se realiza, regularmente cada año, para enviar a las instituciones educativas del Ministerio de Seguridad el monto correspondiente al Fondo Nacional de Incentivo Docente (FoNID)”.

Según la versión oficial que busca reinterpretar la versión oficial anterior, lo único que habría hecho Peña es firmar un traspaso de fondos sin modificar la funcionalidad de los mismos, solo que en lugar de pagar con ellos sueldos de maestras de escuelas públicas “se envían al Ministerio de Seguridad para el pago de sus educadores”. Concretamente a quienes “dictan clases en el Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina”.

Lo que no dice la “aclaración” de la Casa Rosada es que además de ser destinadas al FoNID, las partidas quitadas de Educación y Salud son también para “el pago del servicio de policía adicional que presta la citada Fuerza de Seguridad”.

Nadie podría pensar que, ante tanto revuelo por la publicación en el Boletín Oficial, los funcionarios de Macri se abatataron y se olvidaron de aclarar ese punto. Lo más probable es que, como es su costumbre, les importe un bledo y este intento de aclaración solo busque confundir un poco más la cosa.

Lo cierto es que en medio de un plan de ajuste brutal en áreas como educación y salud, con paritarias a la baja y una inflación galopante que objetivamente achica el presupuesto en términos reales, el Gobierno consuma una nueva afrenta al sentido común justificando la quita de partidas en esas áreas para dárselas nada menos que a Patricia Bullrich.

Puede que una parte de esos fondos sirvan para pagar los sueldos de “docentes” policiales, quienes se encargan de adoctrinar a las tropas tanto en la defensa del gran capital como en la represión y criminalización de los sectores populares.

Pero lo más probable es que Bullrich decida destinar gran parte de esos $ 25 millones a premiar los “servicios adicionales” que prestan los efectivos de la Policía Federal. Entre esos servicios, como se sabe, están las cacerías con personal de civil luego de manifestaciones, las coberturas de grandes criminales del narcotráfico, de la trata de personas, del juego clandestino de todo tipo de contrabandos y, obviamente, la persecución a los sectores combativos de la clase obrera.

El comunicado que oscurece







Temas relacionados

Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO