Mundo Obrero

AJUSTE

Macri: otro ataque a los estatales y van...

Los trabajadores estatales fueron otra vez, ayer, blanco de duros ataques durante los anuncios de Macri en el Centro Cultural Kirchner sobre las reformas que se propone el Gobierno de Cambiemos.

Maryline Joncquel

Trabajadora del Ministerio de Justicia

Martes 31 de octubre | 09:36

Como ya es costumbre, allí donde en diciembre del 2015 cientos de trabajadores perdieron su fuente laboral, Macri volvió a hablar de (y atacar a) los estatales en su discurso en el Centro Cultural Kirchner donde anunció los ejes de la reforma que se propone llevar adelante el gobierno luego de las elecciones legislativas de octubre.

Al referirse a la estructura del Estado y al empleo público, Macri insistió una vez más en la idea de la “sobredimensión” del mismo y de la necesidad de volverlo más “eficiente” tomando esta vez como blanco de sus ataques a los trabajadores de la Biblioteca del Congreso de la Nación y trabajadores judiciales.

Desde que ausmió, el gobierno de Cambiemos utilizó la figura del “ñoqui” como excusa para hacer pasar miles de despidos de trabajadores estatales precarizados y con salarios por debajo de la canasta familiar (la cifra ascendía a 74.655 despidos en enero de 2017 según el Centro de Economía Política Argentina - CEPA).

Mientras tanto fueron creados decenas de puestos jerárquicos con salarios que superan ampliamente el ingreso de un estatal promedio tales como el de “Directora Nacional de Transporte No Motorizado de la Subsecretaría de Movilidad Urbana” (con un sueldo de más de 40 mil pesos) y el de "Director Nacional de Políticas y Desarrollo de Internet" (con un sueldo superior a los 80 mil pesos).

Así como puestos por lo menos confusos como los de "Coordinadora de la Coordinación de Desarrollo y Plataformas Tecnológicas de la Dirección de Datos Públicos de la Dirección Nacional de Datos e Información Pública de la Subsecretaría de Innovación Pública y Gobierno Abierto de la Secretaría de Gestión e Innovación Pública del Ministerio de Modernización", el de "Coordinadora de la Coordinación de Fortalecimiento de la Cultura Organizacional de la Dirección de Fortalecimiento de las Capacidades Institucionales de la Oficina Nacional de Innovación de Gestión de la Subsecretaría de Planificación de Empleo Público de la Secretaría de Empleo Público del Ministerio de Modernización” o el de “Gerente Operativo de la Gerencia Operativa de Planificación Urbana de la Dirección General de Planificación de Seguridad de Recursos No Policiales de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Justicia”.

De este modo y a contramano de los deseos del presidente, la estructura del Estado creció en un porcentaje cercano al 25 %. El número de ministerios se elevó de 16 a 21, el de secretarías de Estado de 70 a 87, y el de subsecretarías de Estado de 169 a 207. Pero este crecimiento solo favoreció a funcionarios amigos y familiares del Gobierno.

La realidad de los trabajadores fue otra ya que en lo que va del año, según un nuevo informe del CEPA, se produjeron 798 despidos en la Administración Pública, es decir que en promedio más de 2 personas perdieron su trabajo por día. A ello se agrega que los estatales fueron los que más perdieron en poder adquisitivo a raíz de las sucesivas paritarias acordadas con sindicatos como UPCN y Sutecba. Para una categoría General C0 en la escala SINEP, la pérdida representa un 11,7%, es decir una pérdida monetaria de $21.942,2.

El cinismo se vuelve moneda corriente en las declaraciones del presidente y de sus funcionarios quienes piden austeridad a los trabajadores mientras cobran salarios que superan más de 10 veces el del trabajador estatal promedio y baten records de ausencia mientras exigen asistencia perfecta a los estatales, quienes resignan cotidianamente derechos conquistados para no perder el presentismo.

Ante la persistencia de estos ataques cabe preguntarse qué rol cumplirán las conducciones de los sindicatos estatales. La experiencia ya demostró que tanto UPCN como Sutecba han sido cómplices y el brazo ejecutor de las políticas de ajuste del gobierno por lo que no sería sorprendente que fueran parte de este “acuerdo nacional” y dadores de "consenso". Queda planteada la pregunta si ATE será capaz de dejar a un lado sus continuas internas para hacerle frente a los nuevos ataques que prepara Cambiemos.

Por su parte, el Frente de Izquierda ya ha planteado su rechazo a estos ajustes y será parte de las peleas que den los trabajadores, las mujeres y la juventud para enfrentar al ajuste y la represión.








Temas relacionados

Mauricio Macri   /    Estatales   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO