Política

NACIONAL

Macri deshojó su gabinete empresarial en el Botánico

Este miércoles, Mauricio paró por primera vez a todo su equipo en el césped. Conozca las nuevas especies del Jardín Botánico y sus planes para “pasar el verano”.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Jueves 3 de diciembre de 2015 | Edición del día

Fotografía: DYN

Mauricio Macri sigue empeñado en mostrar una derecha renovada, descontracturada y moderna. Evitando esas formales fotos de hombres trajeados y serios, delante de algún edificio de gobierno, el líder de la revolución de la alegría eligió el Jardín Botánico y el look elegante sport para presentar su gabinete.

"El mejor equipo en 50 años" lo llamó, nadie sabe en homenaje a cuál de sus predecesores. Y aclaró que “se trata de gente valiosa, argentinos comprometidos, con trayectoria y buenas intenciones".

Pero el camino al infierno está plagado de buenas intenciones, escribió Dante. Y el equipo de Cambiemos parece dispuesto a confirmar esa alegoría.

Entre las 5.500 especies alojadas en el Botánico, este miércoles sobresalieron algunas particulares, cuyo origen y características ya adelantaron “estudiosos” de nuestro diario.

Un equipo de gerentes, privatistas y represores

Se pararon imitando a un equipo de fútbol, y uno no puede evitar nombrarlos como quedaron formados.

Arriba, desde la izquierda, entre otros: de la inferiores del mercado editorial y Torneos y Competencias, el ministro de Cultura Pablo Aveluto; el heredero de los empresarios automotrices, el ministro de Tranporte Guillermo Dietrich; la sucesora de Berni y ajustadora de jubilados y estatales, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich Luro Pueyrredón; el privatista ministro de Educación, Esteban Bullrich; el niño mimado de los banqueros y ex directivo de JP Morgan, Alfonso Prat Gay; la hija del histórico presidente del City Bank, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley; el amigo personal del genocida Menéndez, el ministro de Telecomunicaciones Oscar “milico” Aguad; y el empresario de turismo y flamante Encargado de Medios Públicos, Hernán Lombardi.

Abajo, desde la izquierda, entre otros: el macartista y perseguidor de activistas de la multinacional Shell, el ministro de Energía Juan José Aranguren; el ex funcionario menemista, el ministro de Salud Jorge Lemus; la promesa de la corporación judicial porteña, el ministro de Justicia Germán Garavano; la ajustadora de telefónicos y ex CEO de Telecom, la flamante Canciller Susana Malcorra; el fundador de Máxima AFJP y director ejecutivo del diario La Nación, el ministro de Producción Francisco Cabrera; el heredero del sindicalismo amarillo, el ministro de Trabajo Jorge Triaca (hijo); el ganadero formoseño y dirigente de Confederaciones Rurales, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Ricardo Buryaile.

Podríamos agregar al hombre del Banco Galicia Miguel Braun (Comercio); el represor Eugenio Burzaco (Seguridad) o el ministro por la Presidenta, Lino Barañao.

Primeras definiciones

Tras la foto, Macri reunió a su equipo y realizó declaraciones a los medios. Cruzó nuevamente lanzas con el gobierno nacional, criticando la decisión del gobierno de suspender la retención de fondos coparticipables para las provincias y la polémica por los actos de traspaso de mando del 10 de diciembre.

Además, el hombre actualmente procesado por escuchas telefónicas a opositores, dijo que “no tendré ninguna tolerancia con casos de corrupción”.

Sobre la economía, se limitó a prometer que “en unos años llevaremos la inflación a un dígito”.

Pero la sobreactuación de Cambiemos tiene otros fundamentos. El “arbitraje” que están adelantando Macri y su equipo, delante y fuera de cámara, confirma la situación delicada en la economía. En estos días vivimos una escalada de precios que golpea el bolsillo popular, movimientos de las patronales agrarias y versiones sobre el futuro valor del dólar que confirman cuál es la “gran política” que persigue la clase empresaria: la rebaja del salario real.

El kirchnerismo en retirada deja pasar la escalada inflacionaria con su inútil “control de precios”, confirmando que el conjunto de los partidos tradicionales está dispuesto a rescatar las ganancias capitalistas ante el agotamiento del modelo.

Como señaló este martes La Izquierda Diario, la “crónica de una devaluación anunciada” del macrismo empezó a ser cobrada por adelantado por las patronales. El líder de la revolución de la alegría podría decir “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”.

En los próximos días se conocerá la profundidad de la devaluación, lo mismo que las implicancias de la quita de subsidios al transporte y la energía, y la baja de las retenciones al agro.

La foto del Jardín Botánico tiene dedicatoria. Palabras más, palabras menos, va dirigida “con mucho cariño y el augurio de un futuro prometedor” a esos dueños del país que aportaron sus hombres y mujeres al equipo de Mauricio.

El éxito del plan está por verse. Las fuerzas intactas de la clase trabajadora, junto al ajustado triunfo de Cambiemos sobre la demagogia del oficialismo, le “marcan la cancha” al equipo de Macri sobre las posibilidades de imponer finalmente el ajuste.







Temas relacionados

Mauricio Macri   /    Sergio Berni   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO