Sociedad

ROSARIO – HOSPITAL CENTENARIO

Luego del brote de hepatitis C en pacientes de diálisis, el ministro de Salud hace gala de cinismo

El Ministro aseguró que “se atendería en diálisis del Centenario”, el mismo servicio en que las autoridades reinstalaron a un jefe que había sido separado por denuncias de corrupción y 9 muertes por hepatitis B en 2003.

Alfredo González

@Alf_Gonzalez_

Jueves 21 de abril de 2016 | Edición del día

Luego de que se conociera que más de 20 pacientes del servicio de diálisis resultaran contagiados de hepatitis C, el ministro de Salud Pública de Santa Fe, Miguel González, aseguró ayer: "Yo iría a atenderme al centro de diálisis del Centenario. Hemos resuelto gran parte de los problemas". González no realizó comentarios sobre los antecedentes de Osvaldo Rodenas, el desplazado jefe del servicio que había sido reinstalado por las autoridades luego de que en 2003 fuera desplazado por estar implicado en la muerte de 9 pacientes por un brote de hepatitis B en el mismo servicio.

Durante los últimos meses, al menos 23 pacientes de diálisis atendidos en el Hospital Centenario se infectaron con el virus de la hepatitis C, una infección transmitida por sangre. La aparición de este brote, que según las autoridades se debe a una violación de las medidas de bioseguridad, llevó a la remoción del jefe del servicio de diálisis de dicho hospital, el nefrólogo Osvaldo Rodenas. Pero Rodenas ya contaba con serios antecedentes: en 2003 había sido separado del mismo cargo por un brote de hepatitis B que causó la muerte de 9 personas, en el marco de serias denuncias por corrupción y defraudación a la administración pública.

A pesar de la gravedad de los hechos, Rodenas fue reinstalado en su cargo en el año 2012. De nada sirvieron los pedidos de pacientes y familiares, que llegaron incluso a juntar firmas para impedir su designación. Las autoridades decidieron que vuelva a su cargo.

Ahora, con un nuevo brote infeccioso, el ministro de Salud Pública de la provincia busca poner “paños fríos”. Mientras hace gala de un enorme cinismo, buscando quitarle importancia a una situación que pone en riesgo la salud de aproximadamente 120 pacientes de diálisis, el funcionario omite hablar de la responsabilidad de las autoridades sanitarias del Gobierno de la Provincia en la reinstalación de Rodenas. Similares declaraciones hizo el cuestionado nefrólogo, quitando importancia a los hechos y deslindando responsabilidades.







Temas relacionados

Hepatitis C   /    Rosario   /    Santa Fe   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO