Juventud

CABA

Lucha en los terciarios: ¿Y ahora cómo seguimos?

La masiva movilización del jueves dejó en evidencia que son miles los estudiantes y docentes dispuestos a salir a luchar para tirar abajo este proyecto. Un debate sobre los métodos de lucha y la pelea contra la UniCABA.

Sábado 14 de abril | Edición del día

“Abajo la reforma”, “No a la UniCABA”, “Defendamos la educación pública”, “PRO = Vaciamiento educativo” eran algunos de los carteles que, hechos a mano en cartulinas, llevaban los estudiantes que se acercaban al Palacio Pizzurno junto a las banderas de los centros de estudiantes.

Los docentes también movilizaron ampliamente. Son los principales afectados en lo inmediato si esta reforma se lleva adelante, ya que corren peligro sus puestos de trabajo, sobretodo el de aquellos que son interinos.

Mientras tanto, durante las últimas semanas se realizaron clases públicas, actividades callejeras y asambleas. Cada vez son más los que se quieren sumar a esta pelea porque entienden que la UniCABA pone en peligro la formación docente y es además de un ataque político, un ataque pedagógico e ideológico. Su plan es formar docentes que sean meros reproductores de plataformas digitales, docentes que sean “emprendedores”, es decir, alejados del pensamiento crítico y una práctica reflexiva.

También se sumaron a la marcha trabajadores despedidos que están peleando contra el gobierno nacional por su reincorporación. Se destacaron los mineros de Río Turbio, que venían de empezar su jornada de lucha cortando la 9 de Julio junto a las enfermeras del hospital Posadas, que también llevaron su solidaridad a la movilización estudiantil. Una unidad incipiente que de potenciarse multiplicaría las fuerzas de todas estas luchas.

Te puede interesar: Docentes y estudiantes se movilizaron contra la UniCABA

Esta es quizás la primera gran lucha, al menos de los últimos años, donde se ve a tantos estudiantes terciarios en las calles. Sin dudas fue el primer paso para mostrar esa enorme fuerza y es el primer punto de partida para extender aún más la pelea por llegar a los 20 mil estudiantes que hay en toda la Capital. Hay fuerzas para luchar, de lo que se trata es de debatir cómo hacerlo.

Acciones contundentes para que se entere toda la sociedad

El conflicto contra la UniCABA abrió una nueva situación en los terciarios. En muchos donde ni siquiera hay centros de estudiantes se comenzaron a organizar en asambleas y a debatir de qué manera dar esta lucha. Hay nuevos sectores de jóvenes que ven que la única forma de enfrentar al macrismo es con organización y en las calles.

Las medidas que se vienen realizando en la puerta de la Legislatura y en cada profesorado fueron los primeros pasos, pero hoy son cada vez más los que plantean la necesidad de acciones más contundentes que lleguen realmente a millones de personas, que sean cubiertas por los medios de comunicación para que efectivamente este reclamo tome relevancia pública.

En muchas asambleas, como en las del Joaquín V. González y el Alicia M. de Justo fue votada la moción para hacer un corte de calle en la Av. 9 de Julio. Si todos los que nos movilizamos el último jueves hiciéramos una gran clase pública en el Obelisco nadie podría ocultarlo y lograríamos romper con el cerco mediático que viene protegiendo al macrismo para que pueda avanzar con la UniCABA. Se verían obligados a darle aire a la voz de los estudiantes y docentes. Así llegaríamos al conjunto de la sociedad y Larreta tendría grandes obstáculos para poder cerrar nuestros profesorados.

En momentos de lucha, donde son miles los que empiezan a ver la necesidad de organizarse, necesitamos que exista la más amplia pluralidad y democracia desde las mismas bases. Cada asamblea, los debates por curso, cada espacio que se ponga en pie, tiene que ser una instancia de discusión, coordinación y decisión de los estudiantes. Así ellos serán los que definan las acciones y medidas a tomar en adelante, qué expresar como parte del reclamo, o quienes serán los oradores, entre otras cosas. Estos métodos son los que van a fortalecer al movimiento estudiantil terciario que hoy comienza a dar sus primeros pasos en la lucha contra la UniCABA.

Quienes nos organizamos en la agrupación 9 de Abril (PTS e independientes en el Frente de Izquierda) peleamos por esta perspectiva. Con el comienzo de clases abrimos este debate y esta propuesta en cada curso y en las asambleas que comenzaron a realizarse. Estamos convencidos de que la clave está en hacer acciones que reflejen la fuerza de una comunidad educativa que está dispuesta a dar pelea, por eso no nos quedamos de brazos cruzados: llevamos esto a cada curso, hablamos con nuestros compañeros, juntamos firmas para que esta voz se escuche en todas partes. No nos da igual que sean parte de esto un pequeño puñado o que se sumen a la pelea miles de estudiantes y docentes, pero para eso hay que poner en pie herramientas para poder organizarnos y donde podamos dar el debate con las diferentes opiniones y decidir qué planes llevar adelante.

Los estudiantes tenemos que ser protagonistas

En cada profesorado que decidió y votó sus propias medidas, crece el descontento porque las acciones finalmente están siendo decididas entre grupos minoritarios que dirigen hoy la CET (Coordinadora de estudiantes terciarios). De hecho, la movilización que se realizó el último jueves fue impulsada por las corrientes que dirigen este espacio (Nuevo Encuentro, Patria Grande, Cienfuegos, etc) previamente al inicio de clases y sin haber debatido esta propuesta con el conjunto de los estudiantes.

En las primeras asambleas, con el inicio de clases y en los cursos, hubo estudiantes que se pronunciaron por acciones más contundentes, como un corte de calle en el Obelisco. Pero finalmente en la CET hubo mandatos por cursos y firmas que no se tuvieron en cuenta como expresión de la decisión de los estudiantes porque según las organizaciones que conducen “no son representativos”. Mientras tanto fueron 16 institutos los que no habían hecho aún asambleas para poder decidir cuando ya se estaba difundiendo la convocatoria que, además, tuvo como cierre un acto en el cual solo hablaron los representantes de estas organizaciones, leyendo un documento que nadie conocía y que no fue debatido en ningún lado.

Para poder llevar adelante medidas votadas y debatidas en las asambleas y los cursos tenemos que expandir y multiplicar esos espacios. Si somos cientos o miles organizados desde cada profesorado, unas pocas agrupaciones no podrán seguir decidiendo por nosotros. Tenemos más de un mes hasta la probable votación del proyecto de la UniCABA para profundizar nuestra organización y lograr realizar medidas que cambien radicalmente la situación del conflicto. Mientras más avancemos en este sentido, nos encontraremos en mejores condiciones para golpear al gobierno e imponerle nuestro reclamo.

Las jornadas de diciembre contra la reforma jubilatoria con miles de trabajadores en Plaza Congreso haciendo frente a la represión y a la madrugada con los cacerolazos simultáneos en varios lugares de la Capital Federal fueron expresión de un descontento generalizado contra los planes del macrismo. El proyecto de la UniCABA no es un ataque aislado, es parte del conjunto de reformas que el macrismo quiere llevar adelante con la reforma jubilatoria y la laboral, que por el momento tuvo que frenar por las repercusiones de diciembre y el alto costo político que le generaron al gobierno.

El movimiento de mujeres también viene dando enormes muestras de sectores de jóvenes que ven que los derechos sólo se conquistan con la lucha y en las calles, que la confianza en las instituciones como garantes de nuestros derechos es algo que no podemos esperar, sino que vamos a arrancar cada una de estas conquistas con organización. El pañuelazo y el 8M pusieron en agenda una pelea histórica del movimiento de mujeres: el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Esa es la fuerza que puede torcerle el brazo al gobierno y el camino a seguir, con la unidad de las luchas, como se expresó en la propia movilización de los terciarios cuando un grupo de mineros de Río Turbio que viajaron kilómetros de distancia para que su lucha se haga visible en el centro del poder político del país, coreaban junto a los estudiantes: ¡No a la UniCABA!







Temas relacionados

UniCABA   /    Educación pública   /    Terciarios   /    Docentes   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO