OPINIÓN

Los vómitos hipócritas de Lanata contra la izquierda

Desde su columna en Clarín, el “periodista” estrella del grupo mediático más concrentrado de Argentina acusa a la izquierda de “no hablar mal de Maduro”. Lanata quiere atacar a la izquierda, pero lo hace debatiendo contra... Filmus.

Lunes 7 de agosto | 16:48

Si algo hay que reconocerle a Lanata, es que tiene mucho talento para mezclar sin ningún tipo de coherencia una cantidad de temas muy diversos. Desde las páginas del Clarín, y en pocas líneas, conjuga viejos prejuicios sobre la izquierda, conceptos reaccionarios para justificar los crímenes de la dictadura, una negación de la represión en PepsiCo y tergiversaciones de las posiciones de la izquierda sobre la situación en Venezuela.

Lanata dice, con tota liviandad, que los culpables de la sangrienta represión en Argentina, que dejó el saldo de 30000 detenidos desaparecidos y centenares de genocidas -que todavía están libres-, serían los propios grupos de izquierda, por querer hacerle “una guerra” a los militares. Elegante –o no tanto- forma de legitimar la vieja teoría de los dos demonios y el negacionismo que viene queriendo instalar el gobierno, de la mano de personajes como Darío Lopérfido o Juan José Gomez Centurión.

Pero además lo hace para justificar una operación burda: la de querer pegar a la izquierda con el gobierno de Nicolás Maduro. Lo invitamos a Jorge a que se de una vuelta por las páginas de La Izquierda Diario, que no sólo da cuenta de la realidad venezolana sino que lo hace desde adentro, a partir de la visión de corresponsales y militantes de esa nacionalidad.

La izquierda, a diferencia de lo que dice Lanata, rechaza tanto la constituyente de Maduro como la represión por parte de las fuerzas represivas, que además alcanza a las barriadas, donde los trabajadores y los jóvenes se ven obligados a saquear comercios porque la crisis económica los empuja al hambre y a la desesperación. Sobre esto, Lanata no dice nada.

La gran diferencia es que para hacer esto, la izquierda no se alínea con la derecha vernácula y reaccionaria que quiere profundizar la pobreza y el malestar del pueblo pobre venezolano, y que quiere hacerlo de la mano del imperialismo de Estados Unidos. No se trata de juzgar “intenciones”, sino hechos concretos y relaciones políticas. ¿O no es la derecha del MUD la que intentó llevar a cabo un golpe de Estado en el 2002? ¿Esa dictadura le hubiera molestado a Lanata? ¿Hay dictaduras buenas, para el hombre?

Te puede interesar: El Vaticano pide suspender la Constituyente en una jornada clave para Venezuela

Pero no se queda ahí. Para este señor, evidentemente a la izquierda argentina la encarnan personajes como Luis D’Elía o Daniel Filmus... pequeño desliz ideológico. Con el ex funcionario menemista y kirchnerista, actual candidato por “unidad porteña”, polemiza acerca de las declaraciones que este hizo comparando a la represión en Venezuela con la represión en Argentina, específicamente en PepsiCo.

Lo que pasó en esa fábrica el 13 de julio, Para Lanata, no fue un desalojo violento con represión, sino una especie de enfrentamiento en el que un grupo de personas que nada tenían que ver con los trabajadores de la alimenticia salió “victorioso” porque “solo hubo heridos uniformados”. El gas pimienta, las balas de goma, los palazos, quizás, eran de juguete. O más bien es como decirle a alguien con un moretón en el ojo que es un violento porque le pegó un cabezazo a la mano de su “adversario”.

Tampoco dice nada de la represión frente al congreso de la nación, cuando los trabajadores fueron gaseados por segunda vez por el terrible “delito” de querer llegar a las puertas del poder legislativo nacional para presentar un proyecto de ley de expropiación de la planta y exigir por sus puestos de trabajo. ¿Eso qué fue para Lanata? ¿Otra provocación de la izquierda?

Lo más llamativo, de todas formas, es que hable contra la izquierda y evite mencionar a Nicolás del Caño o a Myriam Bregman. Quizás se lo estaba guardando para el ataque que tenía preparado en su monólogo del domingo en la TV, al día siguiente, en el que justificó la presencia de policías con armas de fuego reglamentarias en una movilización. O quizás es un intento de golpear a la izquierda con títulos pomposos pero sin ningún contenido sustentable.

Te puede interesar: Del Caño: "Votar al Frente de Izquierda es un mensaje de lucha y resistencia"

Estos ataques, sumados al de la editorial sin firma que salió en La Nación el domingo, están muy a tono con las preocupaciones de Clarín y del gobierno de Macri, que ven un panorama difícil en las PASO, que saben que es probable que el Frente de Izquierda haga una gran elección el domingo próximo, y que eso constituye un problema de magnitud para el intento de instalar las reformas antipopulares que preparan para después de octubre.






Temas relacionados

Daniel Filmus   /    #FrenteDeIzquierda2017   /    Jorge Lanata   /    Grupo Clarín   /    Clarín   /    Dictadura cívico-militar   /    PepsiCo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO