Economía

INFORME JUNTA INTERNA ATE-INDEC

Los trabajadores estatales perdieron dos sueldos y un medio aguinaldo desde 2015

En diciembre de 2017 el salario real era un 11,3 % menor al de noviembre de 2015. Paritarias a la baja, demoras en la aplicación de la “cláusula gatillo” erosionaron el poder adquisitivo.

Viernes 9 de febrero | Edición del día

Los salarios de los trabajadores estatales vienen en descenso. “En el acumulado del periodo noviembre de 2015 y diciembre de 2017 un asalariado del Estado Nacional, encuadrado en el SINEP, ha perdido poder adquisitivo equivalente a dos sueldos y un medio aguinaldo”, así lo estimó la Junta Interna de ATE-INDEC.

El informe realizado por los trabajadores del organismo estadístico estimó que en términos reales, en diciembre de 2017 el salario real era un 11,3% menor al de noviembre de 2015.

La pérdida de poder adquisitivo de los salarios estatales es mayor al deterioro que sufrieron los trabajadores del sector privado, cuyo promedio actual muestra una caída del 3 % desde la asunción del macrismo.

A diferencia de la campaña que hace el Gobierno contra los estatales, los salarios del sector público en su mayoría ni siquiera alcanzan una canasta de ingresos mínimos. Los elevados sueldos son para los funcionarios y altos cargos, de ahí la demagogia macrista de anunciar un “congelamiento” de sus haberes este año. Pero ministros y directores nacionales tienen sueldos que rondan entre los $ 90.000 y $ 200.000, números muy alejados de los salarios promedios de los trabajadores de la Administración Pública Nacional.

Salarios pobres

Los trabajadores del Indec estimaron que la Canasta de Ingresos Mínimos para un hogar constituido por una pareja con dos hijos residente en el Gran Buenos Aires alcanzó en diciembre de 2017 los $ 26.496.

El documento compara este ingreso con lo que perciben de bolsillo los trabajadores estatales bajo convenio SINEP. Sólo los trabajadores de nivel A (que representan un ínfima parte de la dotación pública) superan la canasta de ingresos mínimos.

En tanto, los niveles C, D, E y F, que son la mayoría de los trabajadores estatales, no llegan a superar esta canasta aunque se consideren los máximos adicionales que puede recibir un trabajador en función de su formación y su antigüedad.

El documento toma el caso de un trabajador con estudios universitarios y más de 30 años de antigüedad encuadrado en el nivel C. Su remuneración es por $ 33.000 en bruto, que representa un salario de bolsillo de $ 27.000, una suma justo sobre el límite de la Canasta de Ingresos Mínimos.

Un estatal de nivel D con unos 10 años de antigüedad (grado 3) y estudios terciarios completos, percibe un salario de bolsillo que ronda los $ 15.600, monto menor a la línea de pobreza elaborada por el INDEC para un hogar tipo, que a fin del año pasado apenas era mayor a los $ 16.000.

¿Y la cláusula gatillo?

En 2017 en las paritarias para los estatales se acordó un aumento del 20 %, que se abonó en tres tramos del 5 % a partir de junio 5 %, otro 5 % desde julio y el 10 % restante en agosto último. Pacto que además incluyó escandalosos ítems como el presentismo y la productividad que implicaron que los trabajadores tengan que asistir aunque estén enfermos para no perder el plus.

Te puede interesar: Otra vez sopa: UPCN negocia paritaria a la baja

UPCN, gremio liderado por Andrés Rodríguez,fue el encargado de firmar las paritarias a la baja, así como también son los que dejaron pasar los miles de despidos que hubo en el Estado. Vale aclarar que los salarios estatales no perdieron únicamente con el macrismo sino que su erosión y la precariedad laboral en la que se encuentran muchos trabajadores suceden desde el Gobierno anterior.

La paritaria de 2017 incluyó una cláusula gatillo en caso que la inflación fuese superior al aumento otorgado. Efectivamente, la suba de precios fue mayor el año pasado por lo que los salarios deberían haberse ajustado este año. Sin embargo, los salarios de enero llegaron sin ningún incremento.

En diciembre de 2017, Rodríguez al ser consultado por el plus salarial declaró que el sindicato "no tiene que presentar ningún pedido porque ese aumento es automático" y que "se cobrará en enero próximo, o a más tardar en los primeros días de febrero".

El acta paritaria indicaba que en enero de 2018 se tendría que convocar a la Comisión Paritaria “a los efectos de ajustar las posibles variaciones económicas acaecidas y tramitar su respectiva homologación”.

Fuentes del sindicato de UPCN afirmaron al diario El Cronista que la diferencia implicará una suba suplementaria de 4,8 % y que se cobrará con los haberes de enero.

Mientras el poder adquisitivo sigue en baja aún no se conocen novedades oficiales del pago extra correspondiente a la activación de la cláusula gatillo.

El ataque de Cambiemos a los trabajadores estatales tiene varias aristas, desde el golpe al bolsillo, los despidos, la precarización laboral, la introducción del presentismo, productividad en el convenio hasta la estigmatización definiendo a los estatales como “ñoquis”, “grasa militante”, entre otras. La disposición a luchar de los trabajadores del Hospital Posadas, de Fabricaciones Militares, del Inti por nombrar algunas, y los miles de trabajadores del sector público que se movilizaron contra la reforma previsional demuestran que es posible enfrentar los embates del Gobierno de Ceo.

A continuación reproducimos el comunicado de la Junta Interna ATE-INDEC:







Temas relacionados

Salarios atrasados   /    Trabajadoras y trabajadores estatales   /    UPCN   /    Salario real   /    Indec   /    Paritarias   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO