Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Los trabajadores del Casino de Mendoza llevaron su reclamo a la legislatura

En el marco de la sesión de la Cámara de Diputados, los trabajadores del Casino de Mendoza que vienen reclamando por su reincorporación se movilizaron y lograron una reunión con todos los bloques legislativos y el tratamiento de su conflicto en la sesión.

Enrique Jasid

@EnriqueJasid

Jueves 11 de febrero de 2016 | Edición del día

Noelia Barbeito/Reunión de los trabajadores del casino con legisladores - YouTube

Fotografía: Prensa de la Cámara de Diputados de Mendoza

La movilización de los trabajadores del Casino de Mendoza a la legislatura provincial ha sido una medida más de su lucha que incluye acampes, paros, festivales y movilizaciones.

Este miércoles consiguieron una audiencia con los legisladores de todos los bloques de la Cámara de Diputados y luego el tratamiento de su conflicto en la misma sesión.

No es para menos, ya que los trabajadores del Casino que han decidido poner un parate a los 84 despidos que ordenó el gobierno provincial en el Instituto de Juegos y Casino son una expresión de lo que se vive en la administración pública provincial comandada por Alfredo Cornejo al igual que ocurre en el ámbito nacional con Macri.

En cada dependencia podemos encontrar trabajadores que han sido despedidos como el caso de Cultura, en la DINAF, los CAI, en OSEP, Registro Civil, el Casino, entre otros. A lo largo y ancho de la provincia, incluyendo los municipios como Las Heras, Malargue, Alvear y otros que han dado de baja personal.

En la reunión, miembros del sindicato del personal de Juegos y Casinos (CTA) y trabajadores despedidos explicaron que ellos cumplían funciones hace años, que trabajan todos los días, y que falsamente se los acusaba de ñoquis o punteros políticos. Trabajadoras y trabajadores con años de antigüedad expresaban su bronca de quedarse en la calle siendo ellos y ellas el sustento de sus familias y sus hijos. Incluso denunciaban que se había despedido una trabajadora con licencia por maternidad, la cual la justicia ya ordenó su reinstalación. Extrañamente no estuvo presente en la reunión ATE, ni su conducción oficial de la naranja ligada al PO, ni la agrupación verde que en la mañana impulsó un encadenamiento en las puertas del casino.

El reclamo fue acompañado incondicionalmente por los legisladores del Frente de Izquierda como siempre lo han hecho, y en este caso también, por la bancada del Frente para la Victoria.

La senadora Noelia Barbeito, referente del FIT, reclamó asimismo que primero se debe reincorporar a todos inmediatamente y luego analizar y no como se plantea ahora que se analicen los legajos con los trabajadores en la calle. Además cuestionó la frialdad con la que funcionarios que ganan decenas de miles de pesos y tienen sus bolsillos muy asegurados hablan de estadísticas frente a familias que quedan sin trabajo.

El bloque radical tuvo que reconocer que era necesario analizar caso por caso y de que no eran ñoquis los trabajadores que tenían sentados frente suyo.

Los trabajadores lograron que el presidente de la Cámara, Néstor Parés, se comprometiera a gestionar una reunión con las autoridades de Juegos y Casino, para abrir el diálogo, el cual hasta ahora ha sido negado por la presidenta del derechista Partido Demócrata.

Recordemos que Josefina Canale, la misma que acusa injustamente de “punteros políticos” a los trabajadores que trabajan allí muchos años antes de que ella llegara, es la misma que hacía spots de campaña sucia contra Cobos y Del Caño hace unos años.

El FPV además pidió la constitución de una comisión especial para analizar los despidos, lo cual fue postergado a pedido de los radicales para la próxima semana.

El FIT y el FPV pidieron el tratamiento sobre tablas del proyecto para prohibir los despidos.

A lo largo de la jornada y de las 4 horas de sesión, quedó expuesto el debate sobre los despidos que atraviesa a la provincia.

La diputada Soria del PTS-FIT y Fresina del PO-FIT pidieron que se trate sobre tablas el proyecto presentado hace ya un año y medio por el cual se establece la prohibición de los despidos por el término de 24 meses, lo cual sería una herramienta extraordinaria para proteger los puestos de trabajo. Este mismo proyecto había sido presentado por Nicolás del Caño en el Congreso Nacional.

Este pedido de tratamiento, a pesar de que los últimos dos años había sido negado, fue acompañado por el FPV ya que al estar en sesiones extraordinarias no se pueden presentar nuevos proyectos de ley y de esta forma podían introducir sus propuestas modificando uno ya existente. De aprobarse el tratamiento sobre tablas anunciaron la incorporación de un artículo estableciendo la suspensión de los instrumentos por los cuales se despida trabajadores si el trabajador acciona judicialmente.

Cambia Mendoza, formado por la UCR, el PRO, el PD y el FR, se negó taxativamente si quiera a darle tratamiento, como era de esperar y evitar así que se obtengan los 2/3 necesarios.

El relato de Cambia Mendoza y por qué es importante que triunfen los trabajadores del Casino.

Sin embargo, lo que es más preocupante aún, es el relato que se viene construyendo sostenidamente para justificar los despidos en la administración pública.

Como bien razonaba la diputada Soria en su intervención, y luego fue confirmada por la locución del diputado de la UCR, Cesar Biffi: primero se decía que la provincia estaba en crisis, quebrada, desfinanciada, lo cual si bien es cierto, era el argumento para declarar emergencias por todos lados y pedir endeudamiento prácticamente ilimitado.

En el mismo sentido se reprodujo en cada declaración oficial que el Estado estaba plagado de ñoquis, de trabajadores que no trabajan, de un empleo público que es un “gasto ineficiente” para allanar el camino y crear un consenso social contra los trabajadores estatales incluso al punto de despedir a todos y luego que los trabajadores tengan que demostrar si eran ñoquis o no, como hizo el intendente Orozco en Las Heras. Continuando en la misma lógica, se habla de que “sobran trabajadores” en el Estado, que es necesario “achicar la planta” para que los números cierren y que todos tenemos que entender que la provincia está en crisis.

De este discurso se desprenden tres cuestiones importantes: una que se pretende descargar la crisis sobre los trabajadores, acusándolos de ser la caja de pandora de la provincia y que ahora le dicen ñoquis a los trabajadores estatales, pero luego se lo dirán a los maestros, a los trabajadores de la salud; otra que no se tocará ni un ápice de las grandes fortunas de la provincia, cuyos dueños en muchos casos son grandes deudores al fisco mendocino; y por último que no les interesa terminar con los ñoquis porque para ellos es necesario buscar en quienes gobernaron la provincia los últimos 30 años, no acusar a los trabajadores.

La izquierda denunció vehementemente este discurso noventista muy similar a cuando se decía que las empresas del estado daban pérdidas y eran ineficientes para luego privatizarlas. Pero también el FIT planteó que la precarización que había sostenido el kirchnerismo todos estos años eran la base por la cual hoy el gobierno puede despedir trabajadores que no están en planta permanente, así como también fue el gobierno anterior el que fomentó la división entre los trabajadores con esta precarización.

El radicalismo intentó defenderse diciendo que solamente se había despedido al 0,3% de la planta estatal del estado provincial sin contar lo municipal, lo cual mas allá de considerar como números a las familias que se quedan en la calle, es una confesión de que habrá mas despidos. Tan solo manteniendo este índice llegarían más del 7% en los 4 años de forma directa. Otro detalle por ejemplo es que de forma indirecta por la paralización de la obra pública hay 3500 trabajadores de la construcción sin trabajo.

La izquierda plantea que el oficialismo, junto a todos los peronistas que los acompañen en esta ya abierta temporada de pases, se prepara para aplicar estos planes, y por eso pretenden declarar la emergencia en seguridad provincial y “empoderar” aún más a las fuerzas de seguridad o actuar “con el código penal en la mano” como decía Aníbal Fernández cuando era funcionario del gobierno anterior criminalizando la protesta.

Entonces, si ganan los trabajadores del casino que hoy son parte de la “resistencia” verdadera en las calles, ganan todos los trabajadores de Mendoza. Pero si pasan los despidos es un punto más de apoyo del gobierno para ir por el resto, tanto despidiendo trabajadores así también como forma disciplinadora hacia la discusión paritaria, la cual ya se ve que será dura. Por ello es necesario apoyar con todo cada conflicto donde los trabajadores se ponen de pie. Esta lucha se puede ganar y puede ser el primer revés para el gobierno de Cornejo y un ejemplo de que con la movilización y la organización, con la fuerza de los trabajadores es posible frenar los despidos.

La división de los sindicatos que tienen representación en el Casino es un elemento que beneficia a los que quieran derrotar esta lucha. Es necesaria la más amplia unidad y coordinación, para resistir y poder vencer.

El próximo 24 de Febrero, en el marco del paro nacional convocado por ATE, es imprescindible llenar las calles para mostrar que los trabajadores no van a permitir que la crisis se descargue sobre sus espaldas.







Temas relacionados

Casino   /    Cecilia Soria   /    UCR   /    Mendoza   /    Parlamentaria   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO