Política México

ELECCIONES MÉXICO 2018

Los socialistas y las elecciones

Faltan 15 días para las elecciones presidenciales. Como planteamos antes en La Izquierda Diario México, el escenario está cruzado por una crisis política de largo aliento. En el terreno electoral, López Obrador afianzó sus posibilidades, con más de 20 puntos de ventaja sobre los demás candidatos.

Pablo Oprinari

Ciudad de México / @POprinari

Lunes 18 de junio | 15:57

Anaya, Meade y Bronco, continuidad reaccionaria

Los candidatos del PRI, la coalición de México al Frente (PRD, PAN y Movimiento Ciudadano) y el “independiente” Bronco Rodriguez han mostrado una y otra vez su carácter reaccionario.

José Antonio Meade, quien en cada debate ataca a luchadores sociales (como Nestora Salgado) y a los trabajadores en lucha (como a los “revoltosos de la CNTE”), intentó infructuosamente recuperar su lugar en las encuestas. El objetivo de este ex funcionario neoliberal, que tiene un largo curriculum al servicio de los poderosos, es mantener la continuidad del PRI en Los Pinos sobre la base de una defensa, en los hechos, de lo realizado por la administración saliente.

Ricardo Anaya, por su parte, ha intentado remontar su caída en las encuestas, presentándose como la opción de cambio frente al gobierno priista. Sin embargo, tanto la política llevada adelante por los partidos que lo impulsan como su propio programa, evidencia que es continuidad de los planes neoliberales priistas y panistas impuestos contra el pueblo trabajador.

López Obrador y el Morena

AMLO ha capitalizado el descontento con los partidos responsables de las reformas estructurales y cuenta con el apoyo de millones de trabajadores y jóvenes que lo ven como una alternativa al PRI, el PAN y el PRD.

Si su ascenso expresa la ruptura de amplios sectores de las masas trabajadoras con los partidos tradicionales, es también la llave de un desvío electoral para mantener lo esencial del orden imperante y atenuar la crisis del régimen de partidos, llamando incluso a evitar cualquier “desestabilización” del gobierno de Peña Nieto.

La reunión que sostuvo recientemente con los empresarios tuvo el carácter de un “armisticio” en los cruces de declaraciones que sostuvieron en las semanas previas, y también un reconocimiento por parte de los “hombres más poderosos de México” de las posibilidades electorales del candidato de Morena.

El discurso lopezobradorista durante la campaña se fue haciendo, si eso es posible, cada vez más moderado. Esto es la conclusión de su perspectiva política, donde bajo la idea de “gobernar para ricos y pobres” pretende preservar los intereses e inversiones de las grandes empresas nativas y trasnacionales. Respalda el TLCAN en los términos previos a la renegociación, que significó expoliación de recursos y precarización laboral para la clase trabajadora de los países socios.

Su programa no ataca las concesiones al capital trasnacional o las privatizaciones que beneficiaron a los patrones que se congregan en el Consejo Coordinador Empresarial. A lo sumo -por ejemplo en el sector energético- se limitará a revisar aquellos contratos donde haya manejos corruptos. No será cuestionada la entrega de Pemex y las demás áreas estratégicas al capital privado, ni los mecanismos de saqueo imperialista sobre el país, como la deuda externa. Así como tampoco la precarización laboral, ya que eso implicaría afectar las ganancias de las grandes empresas que se basan en la superexplotación de millones en el país.

De igual forma, el cuestionamiento a la corrupción y a la “mafia del poder” de la cual hizo AMLO su eje de campaña, no ataca el carácter profundamente antidemocrático de las instituciones y de la casta política. El combate a los privilegios de ésta, más allá de la retórica, no ataca por ejemplo los salarios millonarios que tiene, lo cual implicaría en primer lugar proponer que todos los altos funcionarios y legisladores cobren lo mismo que una maestra; así como, si se pretende atacar el carácter "aristocrático" de las instituciones políticas, proponer la revocabilidad de todos los cargos.

En el tercer debate presidencial, López Obrador volvió sobre la discusión de la reforma educativa. En un contexto signado por la irrupción del magisterio, el tabasqueño respondió afirmativamente a la pregunta sobre si cancelará la reforma, lo cual sin duda despierta grandes simpatías en el magisterio que desde hace años protagoniza la lucha contra este ataque del gobierno y los partidos del Congreso. Tanto él como sus asesores, en el postdebate, precisaron que revisarán el aspecto punitivo de la evaluación docente.

Sin embargo, el gran ausente en los dichos de AMLO es el cuestionamiento al ataque a la educación que implica la reforma. La subordinación económica y política al imperialismo estadounidense se expresa, en este terreno, tanto en la imposición de los planes mandatados por la OCDE y los organismos financieros internacionales, como en el bajo presupuesto educativo, donde los recursos que podrían destinarse al mismo, se orientan -por ejemplo- al pago de la deuda externa y sus intereses.

También te puede interesar: La lucha del magisterio frente a las elecciones

Los nombres que se mencionan para su futuro gabinete y quienes acompañaron a AMLO en la campaña, demuestran que no serán afectados los intereses de las clases dominantes. Aliados como el conservador Partido Encuentro Social anticipan que no es una preocupación del candidato de Juntos Haremos Historia ampliar los derechos de la comunidad sexodiversa y las mujeres.

En el caso de la participación de líderes sindicales y sociales (desde Napoleón Gomez Urrutia hasta Nestora Salgado) lo que pretende la dirección de Morena es cooptar al movimiento obrero y popular tras un programa que no defiende sus intereses. De esta manera el Morena apuesta a ser el partido que garantice la estabilidad del capital.

Por un programa y una alternativa de los trabajadores

En este proceso electoral, los socialistas del MTS hemos planteado claramente que, frente a los partidos patronales del Pacto por México y su programa abiertamente neoliberal, AMLO no representa una alternativa para las aspiraciones de la clase obrera y el pueblo. Entendemos que millones de trabajadores, mujeres y jóvenes, hastiados del PRI, el PAN y el PRD, depositan en él sus expectativas. Pero decimos que no será mediante el voto a su candidatura que las mismas serán resueltas.

Para eso, es necesario afectar los intereses de los grandes capitalistas y las grandes trasnacionales y poner en cuestión la dominación imperialista sobre el país. López Obrador ha planteado repetidas veces que la corrupción es la causa de la desigualdad; más allá de que la “clase política” se sirve con la cuchara grande de la administración del estado, las condiciones en que viven las mayorías son resultado de un sistema social basado en la explotación y la opresión de los trabajadores y el pueblo, en provecho de una clase parasitaria que concentra la riqueza.

Consideramos que es fundamental desarrollar la movilización y la organización de los trabajadores, confiando sólo en sus fuerzas e independiente políticamente no solo respecto al PRI, PAN y PRD, sino también del Movimiento Regeneración Nacional y su conciliación con los empresarios.

Y en ese camino, es que está planteado construir una herramienta política propia, con una perspectiva antiimperialista, socialista y revolucionaria. Bajo esa perspectiva es que debemos prepararnos para intervenir en los acontecimientos que protagonice la clase obrera y la juventud.

Una candidatura anticapitalista y socialista

Al servicio de eso es que impulsamos, en la Ciudad de México, una candidatura independiente -Anticapitalistas al Congreso de la CdMx- para el Distrito 32, encabezada por Sulem Estrada, maestra de secundaria, y Miriam Hernández, trabajadora de la UNAM, ambas luchadoras y socialistas revolucionarias.

Desde diciembre del 2017 enfrentamos y denunciamos las maniobras y restricciones antidemocráticas de las instituciones electorales -que se aplicaron también para impedir la candidatura presidencial de Marichuy-.

Si logramos el registro fue gracias al apoyo de miles de trabajadores y vecinos del distrito 32 que firmaron a favor de la misma.

Desde la candidatura independiente -que hemos difundido ampliamente en La Izquierda Diario- se impulsó un programa anticapitalista y socialista. Por eso es que levantamos las demandas democráticas de la juventud, las mujeres y la comunidad sexodiversa, así como contra el régimen y los políticos al servicio de los empresarios, proponiendo, por ejemplo, que todo alto funcionario o legislador sea revocable y cobre como una maestra.

Las compañeras denunciaron a los partidos patronales que legislan o gobiernan la ciudad al servicio de las grandes empresas, responsables de las consecuencias del sismo, y que privan a los sectores populares del acceso a los servicios más básicos (como el agua), mientras permiten los megaproyectos a espaldas de los intereses de la comunidad.

Desde esta candidatura planteamos una perspectiva antiimperialista, contra la entrega a las grandes trasnacionales y por el No pago de la Deuda Externa, para que los recursos que hoy se destinan a la misma, sean dedicados a Educación, Salud y otras necesidades fundamentales del pueblo trabajador.

Durante estos meses, Sulem y Miriam denunciaron la precarización y la subcontratación, proponiendo luchar por 6 horas de jornada laboral, 5 días a la semana, con un salario igual o mayor a la canasta básica, para que todos podamos trabajar. Y enfrentar la reforma educativa, energética y y el conjunto de las llamadas reformas estructurales.

La candidatura de Anticapitalistas al Congreso de la Ciudad de México, está entonces al servicio de la organización y la movilización de los trabajadores, la juventud y las mujeres, y de fortalecer la construcción de una alternativa socialista y revolucionaria.

Por eso, invitamos a las organizaciones y compañeros que se reclaman de la izquierda anticapitalista socialista y revolucionaria y que estos años han sido parte de distintas luchas de los trabajadores, democráticas y de sectores populares, a que la apoyemos con distintas iniciativas y pronunciamientos.

Llamamos a los trabajadores, los jóvenes, las mujeres a que este 1 de julio voten en el Distrito 32 por Anticapitalistas al Congreso de la Ciudad de México, y a organizarnos para luchar en las calles, los centros de trabajo, las escuelas y las colonias, tras una perspectiva antiimperialista, socialista y revolucionaria.

Leer: Las elecciones del 1 de julio y la crisis del régimen político






Temas relacionados

Anticapitalistas al Congreso de la CDMX   /   Miriam Hernández   /   Ricardo Anaya   /   Sulem Estrada   /   Política México   /   Elecciones 2018 en México   /   AMLO   /   Morena   /   PAN   /   MTS   /   PRI

Comentarios

DEJAR COMENTARIO