Sociedad

COMPORTAMIENTO ANIMAL

Sorprendente: los simios reconocen pensamientos, emociones y creencias

Muchos rasgos y habilidades se usan para distinguir a los seres humanos del resto de los animales, pero el estudio del comportamiento animal ha ido derribando estas barreras. Esta semana asistimos al derrumbe de una de ellas, la "teoría de la mente".

Viernes 14 de octubre | Edición del día

La teoría de la mente refiere a la habilidad de conocer qué es lo que otros saben. Es decir, de atribuir a otras personas estados mentales como intenciones, deseos, creencias y conocimientos. Por mucho tiempo se ha afirmado que los seres humanos somos los únicos en poseer esta habilidad. En particular, se asumía que los humanos eran los únicos capaces de reconocer creencias equivocadas en otros individuos, de distinguir cuando otra persona se encuentra en un error.

Está claro que los humanos poseemos esta capacidad de "leer la mente" de otras personas y que muchas de nuestras habilidades sociales dependen de ella. Por ejemplo, sentir empatía por una persona que está sufriendo significa poder "ponerse en el lugar del otro" e imaginar qué está sintiendo, aunque uno mismo no haya tenido una experiencia comparable. Se consideraba que esta habilidad se adquiría durante la infancia.

Una investigación reciente de científicos de EE.UU., Japón y el Reino Unido, publicado en la revista Science, pone a prueba si chimpancés, bonobos y orangutanes poseen algún tipo de "teoría de la mente". Estas tres especies, junto a los gorilas, son nuestros parientes más próximos y dadas sus complejas habilidades cognitivas y su vida social es lógico preguntarse si pueden captar creencias equivocadas en sus congéneres.

El experimento que diseñaron es tan ingenioso como gracioso. Los simios miraron un video mientras un software de seguimiento ocular registraba qué sector de la pantalla estaban mirando. En el video sucede una breve discusión sobre un objeto entre dos actores. Uno de los actores, disfrazado de King Kong, oculta un objeto dentro de una caja a la vista del otro actor. El actor disfrazado aprovechaba un momento de ausencia del otro actor para retirar el objeto de la caja y huir.

Los investigadores demostraron que los simios correctamente anticipaban que el primer actor buscaría el objeto en el último lugar donde lo vio (adentro de la caja). Los simios sabían que el objeto ya no estaba allí, ya que habían visto al segundo actor huir con él. Pero, aparentemente, se podían anticipar a la creencia errónea del primer actor. Resumiendo, conocían lo que el actor creía, y sabían que esta creencia era falsa.

Un diseño similar, utilizando software de seguimiento ocular, había sido utilizado con anterioridad para demostrar que niños menores de dos años también poseen la habilidad de "leer la mente" de otras personas. Es una idea ingeniosa para poder trabajar con quienes no podemos comunicarnos verbalmente.

La teoría de la mente se añade a una larga lista de rasgos y habilidades que supuestamente separan al ser humano de otros animales de forma tajante: el caminar erguido, poseer un cerebro grande, fabricar herramientas, reconocer los rostros de otras personas, ser capaces de actos de verdadero altruismo, utilizar lenguaje simbólico o poseer cultura. Como marca el primatólogo Frans de Waal, quien escribió un comentario sobre este artículo, todos estos rasgos están presentes en otras especies, aunque en ocasiones en un nivel rudimentario. Según de Waal, que ha trabajado con primates y otros animales desde los años setenta, deberíamos tener la mente abierta al evaluar las capacidades de otras especies y no evaluar los rasgos humanos como asuntos de "todo o nada".

Nota: El estudio que reseñamos seguía las reglas éticas aplicables a grandes simios. Si bien los animales no se encontraban en su hábitat natural, los espacios utilizados en estos experimentos (Kumamoto Sanctuary y Wolfgang Kohler Primate Research Center ) permiten la vida social plena de grandes grupos de estos animales.




Temas relacionados

Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO