Economía

GUERRA COMERCIAL

Los peligros en EE.UU. de los aranceles impuestos por Trump

La medida pretende proteger la industria de las importaciones. Pero, se advierte que los aranceles podrían eliminar hasta 40.000 empleos sólo en la industria automotriz. Protección contraproducente.

Jueves 22 de marzo | Edición del día

El presidente Trump dispuso aranceles de 25 % a las importaciones de acero y 10 % a las de aluminio. La decisión se tomó luego que el Departamento de Comercio advirtiera sobre los efectos de las importaciones de estos productos sobre "la seguridad nacional" de EE.UU.

La noticia despertó temores sobre una posible guerra comercial y la reciente cumbre del G20 estuvo atravesada por la disposición de los aranceles. Por el momento México y Canadá quedarían exentos hasta la nueva ronda de negociación del NAFTA.

A pesar del discurso de Trump de la protección de las importaciones, una nota de Eduardo Porter y Guilbert Gates publicada en el diario The New York Times advirtió que la medida puede ser contraproducente y afectar el empleo de Estados Unidos.

El anuncio del mandatario norteamericano era la noticia que los habitantes de Tupelo querían escuchar, una zona ubicada en el noreste de Mississippi donde hay menos trabajo y las familias de ingresos medios ganan casi un 20 % menos en términos reales.

Allí, en las elecciones de 2016, Trump ganó el Condado de Lee, donde se ubica Tupelo, por un margen de 38 puntos porcentuales sobre Hillary Clinton. Sin embargo, los autores alertan que la medida no será efectiva para los trabajadores de Tupelo. En realidad, los aranceles contra las importaciones de acero y aluminio pueden peligrar su sustento.

Industrias que consumen acero y aluminio

Una investigación de Jacob Whiton y Mark Muro de la Brookings Institution develó que por cada trabajo en Tupelo que produce acero o aluminio, hay 200 empleos en industrias que los consumen que podrían ponerse en riesgo a medida que los aranceles suben los precios de estos metales.

Lo mismo sucede en el resto de Estados Unidos. Los periodistas indican que la Casa Blanca aún tiene que descifrar si las tarifas destinadas a proteger a las empresas que fabrican estos metales terminarán poniendo obstáculos a las industrias que dependen de ellas.

En el país existen varias industrias que utilizan aluminio y acero como cuchilleros y productores de vagones de ferrocarril; fabricantes de muebles y conservas vegetales en escabeche; fabricantes de neumáticos y fabricantes de alambre y fabricantes de todo tipo de autopartes. El estudio de Whiton y Muro pone de relieve cuán grande es la huella para las industrias que consumen acero y aluminio comparado con los productores de acero y aluminio.

Por ejemplo, en el caso de la zona de Tupelo, las industrias productoras de acero y aluminio emplean a unos 95 trabajadores, según el análisis Whiton y Muro. Pero, 20.294 personas en el área, casi una de cada cuatro, trabajan en industrias que consumen cualquiera de los metales.

Entre ellos están los trabajadores ensamblando cortadoras de césped en la fábrica de MTD, de Jesco, una planta de fabricación de acero que sirve a la industria de la construcción. También los obreros que ensamblan Corollas en la planta de Toyota en Blue Springs, a pocas millas al noroeste, y sus colegas se acercan a la planta de fabricación de autopartes de Toyota.

Una investigación del Consejo de Relaciones Exteriores concluyó que los aranceles deTrump podrían eliminar hasta 40.000 empleos sólo en la industria automotriz.

En tanto, en el condado de Mercer, Ohio, otro bastión de Trump, las industrias consumidoras ocupan ocho veces más trabajadores que productores. Luego está el condado de Macomb, que se extiende al noreste de Detroit. Tras votar dos veces por Barack Obama, los votantes de Macomb le dieron el condado (y posiblemente al estado de Michigan) a Trump. Él triunfó en el condado por 48.348 votos. Su margen en todo el estado fue de sólo 13.107.

El lema de campaña de Trump fue “volver a hacer grande a Estados Unidos” y con este eslogan conquistó a sectores de “cuello azul”, trabajadores que durante años vieron deteriorarse sus condiciones de vida como consecuencia de las décadas neoliberales y la crisis de Lehman Brother. El actual presidente supo canalizar esta frustración hacia la xenofobia y el proteccionismo. La medida de los aranceles apunta en este sentido, “protección de las importaciones”, pero sin evaluar las consecuencias, como advierten las investigaciones podría ser contraproducente y afectar el empleo.

La situación mundial está atravesada por las contradicciones entre las tendencias nacionalistas (Trump, Brexit) que emergieron y un capital que en las últimas décadas tiene un alto nivel de internacionalización.

Te puede interesar: Las contradicciones del programa nacionalista de Donald Trump







Temas relacionados

Donald Trump   /    Aluminio   /    Aranceles   /    Empleo   /    Acero   /    Desocupación   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO