Internacional

DOSSIER // ENTREVISTA

“Los palestinos tenemos el derecho a resistir, a terminar con esta situación”

Entrevistamos a Ahmad Abu Haniya, palestino originario de Beit Sahour –Cisjordania-, miembro del Centro de Información Alternativa, activista por los derechos de su pueblo.

Domingo 7 de mayo | Edición del día

¿Cuál es la situación general hoy en Cisjordania (o ribera occidental –west bank-)?

La situación general en Cisjordania es muy difícil y complicada en muchos aspectos. La economía por ejemplo está muy mal, y hay mucha gente sin trabajo.

Ya Netanyahu y ahora Trump han dicho muy claramente que no existe una salida posible, ni siquiera la de los dos Estados. En realidad esta nunca fue una opción. Ellos simplemente necesitan más tiempo para controlarlo todo, como las tierras. Ellos construyen más asentamientos, controlan cada vez más la tierra y el agua. Ellos controlan todo. Incluso la comida de la gente, porque todo pasa por su control.

De alguna manera las personas han llegado a la conclusión en estos años de que “no hay esperanzas”, o de que “no hay solución”. Cada noche nos enteramos de que hay algún problema con los palestinos, alguno fue arrestado o alguna ciudad o un campo de refugiados atacado.

Entonces para la gente es muy difícil vivir. Las personas no tienen posibilidades o expectativas. Sus vidas son mucho más difíciles, sus trabajos… es todo muy, muy difícil. No sé si diría que la gente está cansada, pero sí que los palestinos están hartos de la ocupación israelí.

¿Qué actividades hacen en Beit Sahour?

Nosotros tenemos como dos sedes u oficinas, una en Jerusalén y otra acá en Beit Sahour. Somos la misma organización, todos del mismo grupo pero en dos ciudades diferentes. Nosotros no podemos ir a Jerusalén y para nuestros compañeros allá también es muy difícil venir.

Acá tenemos mucha actividad, somos parte de la mayoría de las actividades palestinas nacionales. Actividades acerca del Nakba, la tierra, las mujeres, de todos los temas.

Además tenemos un programa para la juventud, actualmente estamos trabajando con 25 jóvenes (chicos y chicas). Comenzamos con ellos hace dos meses y vamos a continuar por tres años. La idea es dotarlos de alguna habilidad o conocimiento y un lugar donde tengan más oportunidades para desarrollar sus ideas y su trabajo para con la sociedad.

Así que trabajamos con la juventud porque ellos necesitan también alguien que les dé espacio, les dé la oportunidad de expresarse y ayudarlos a encontrar su camino y encontrar su lugar; un lugar donde pueden encontrarse a sí mismos, con lo que son capaces de hacer o en lo que son capaces de trabajar. Ellos lo necesitan en sus vidas. Tenemos una muy buena experiencia con los jóvenes en este sentido.

También trabajamos con un grupo internacional, los invitamos durante una semana a un programa llamado “legends on the wall” porque queríamos que lo vieran por sí mismos, no por lo que dicen los medios occidentales sobre el tema.

Entonces miles de personas del ámbito internacional han pasado por este programa, son muchos. La mayoría son activistas, periodistas. Y nosotros tratamos ahora de trabajar también con estudiantes y jóvenes. El próximo grupo será de Dinamarca y Alemania.

También tenemos el Café “AC”, un bar político cultural. Hacemos diferentes actividades, lecturas, reuniones, películas, teatro, exhibiciones. Queremos que la gente pueda ver también esas cosas. Nos focalizamos en el voluntariado internacional y también con los palestinos que viven aquí.

También tenemos un proyecto artístico en colaboración con otras organizaciones, hacemos cosas en común, como por ejemplo “La semana del Apartheid”

¿Qué sentís hacia el Estado de Israel como palestino, como alguien que ha nacido aquí?

Yo he nacido aquí, no soy un refugiado. Mi familia y mi hogar están aquí. Yo nací bajo la ocupación, y veo que lo que está haciendo el régimen israelí es una ocupación. No quiero decir que es un Estado, lo veo como la colonización de un régimen. No hay posibilidades de continuar de esta forma, no me imagino a mí mismo bajo la ocupación para siempre. Esto no es normal.

Así como lo veo como una ocupación, creo que los palestinos tenemos el derecho a resistir, a terminar con esta situación.

En mi opinión personal, puedo imaginarme que en el futuro haya un Estado democrático, para todo el mundo aquí, pero no bajo el control o poder israelí. Si se quiere terminar con el conflicto aquí, los palestinos deben tener su derecho a regresar a su país, a sus tierras, a sus pueblos, tener el derecho a ser iguales a todos los demás.

¿Cuál pensas que puede ser la solución para el pueblo palestino?

En base a mi experiencia, no creo que la idea de dos Estados sea una solución. Esto viene desde el acuerdo de Oslo y no funciona. Es lo que en última instancia dijo Netanyahu en su reunión con Trump: “no hay posibilidad de una solución a través de dos Estados”. Lo que le ofrecen a los palestinos ahora es hacer un gueto de la Ribera Occidental (Cisjordania – west bank) donde al mismo tiempo Israel controla todo: el agua, el aire, la frontera, nuestros movimientos. ¿Cuál sería así la solución? Para mí, la única solución para terminar con este conflicto y ser iguales y tener paz verdadera es que exista un solo Estado para todo el mundo, para los judíos, palestinos, árabes, lo que sea. Un único estado democrático.

¿Crees que para que este Estado exista debe terminarse el Estado de Israel?

Van a terminarlo por ellos mismos… Ellos que sean libres de hacer lo que quieran, pero que los palestinos tengan sus derechos. El derecho a ser libres, iguales a los demás, israelíes o judíos.

El Estado de Israel no es democrático, créeme. Esto lo han perpetrado ellos mismos cuando ante la comunidad internacional y a los palestinos, se presentan como un Estado Judío. ¿Qué significa esto? ¿Qué porque un dios les prometió esa tierra, ellos tienen derecho a ocuparla? ¿Cómo puede considerarse democrático un Estado judío? ¿Cómo las personas ahí pueden ser iguales?

Si se le pide a la gente que viva y crezca en un Estado judío, esto significa que ellos tienen “derecho” a echar a los palestinos que aún viven en Israel, simplemente echarlos. Porque “tenés permiso de tu dios”. De esta forma se anula cualquier posibilidad de que el Estado sea democrático. ¿Y qué pasa con los palestinos? Aún hay más de un millón y medio de palestinos que viven en el territorio del Estado de Israel. Ellos no son judíos, son musulmanes. Esto quiere decir que tienen derecho a echarlos.

¿Qué pensas del “derecho de retorno” a los palestinos?

La mayoría de los palestinos, unos 7 millones, son refugiados. Aún viven en los campos. En west bank, Gaza y otros. Esos refugiados, no se olvidan de ese derecho, pero luego de 70 años no ha habido nada que pudiera terminar con esto. Ellos siguen siendo refugiados.

El derecho de regresar a sus pueblos, a su tierra, a sus ciudades, a su país, esto está contemplado incluso en el derecho internacional. Habría que preguntarles a esos refugiados si realmente pueden hacerlo.

Leé más notas del dossier Viaje a tierras palestinas






Temas relacionados

Estado de Israel   /    Palestina   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO