Medios de comunicación

XXXI ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES

Los medios y su campaña contra el Encuentro de Mujeres

La campaña mediática hacia el Encuentro Nacional de Mujeres no puede tapar la multitudinaria movilización por derechos elementales. Se horrorizan por el estado de las paredes, nada dicen de la violencia a la que somos sometidas

Julia López

Estudiante de Derecho | CeProDH

Belen Díaz

Militante de Pan y Rosas

Martes 11 de octubre | 17:49

PH: Laura Bogado

A horas de haber finalizado la movilización de mujeres más importante de la historia reciente, los medios hegemónicos salen furiosos a defender las paredes rosarinas, acusando de vándalas, destructoras, brujas (y cosas peores en las redes sociales), a quienes participamos del Encuentro Nacional de Mujeres. Lo que en verdad les preocupa es que tomemos nuestras reivindicaciones y las hagamos visibles. Paralelamente, miles contestan esta campaña mediática en las redes sociales.

La convocatoria fue histórica, más de 70000 compañeras de diferentes ciudades dejaron su marca. La multitudinaria marcha imprimió por las calles de la ciudad las demandas que nos convocan y los derechos que nos faltan: Ni una menos, aborto legal, seguro y gratuito, el respeto por las sexualidades diversas, entre tantos otros.

Sin embargo, la fuerza de este grito trata de ser ahogado por los medios de comunicación hegemónicos como La Capital o los noticieros locales como Canal 3, lanzando una cruzada insólita por las paredes.

Sin embargo, la campaña no surgió luego de las pintadas, se preparó desde antes. Primero, con un silencio ensordecedor, evitaron publicitar que existía el Encuentro. Desde el primer día de talleres, políticos en las redes sociales advertían sobre el supuesto “vandalismo” que iba a desatarse, mientras el diario La Capital hablaba de “mujeres invasoras”. El terreno estaba preparado y de allí surgió una represión con balas de goma, orquestada por el gobierno provincial y nacional, con policías atrincherados durante horas dentro de la Catedral.

Mientras la marcha transcurría, se lanzó la campaña que contó con el apoyo de la Iglesia y dirigentes políticos, en particular del PRO. Así pretenden invisibilizar el reclamo de los miles de mujeres que participaron del Encuentro. Un bombardeo de notas e informes que lamentan el estado en el que quedaron las paredes de la ciudad pero en cambio, pocos segundos se le dedica a un nuevo femicidio, acontecido hoy mismo, con una mujer que aparece en una caja de cartón.

Una madre saliendo de misa -evidentemente muy “espontáneo” todo- que lloraba ante las cámaras de televisión porque su hijo vio el torso desnudo de las mujeres que marchaban. Quizás esa madre, quizás el locutor que dirigió la entrevista, lloraban porque esas tetas no estaban en exhibición, porque no eran las de una bailarina de Tinelli o no vendían ningún producto. O quizás no eran las tetas de Lali Espósito que “encendió las redes” según Clarin: esas tetas del Encuentro están mal vistas.

En Rosario estos medios tienen tradición: cuando las marchas son por más policías y “seguridad” las alientan durante semanas y las defiende sin fisuras, cuando marchamos por las víctimas del gatillo fácil como Pichón Escobar o Franco Casco levantan las opiniones de sus asesinos. Cuando los reclamos son de las mujeres ocultan deliberadamente. Aun cuando llenamos tres veces en tres días el Monumento a la Bandera como sucedió en este Encuentro multitudinario donde se discutió intensamente en los talleres en los que en más de la mitad de ellos votaron resoluciones mostrando la energía de miles que quieren poner en pie un movimiento activo.

Lo que los medios no dicen es que las paredes se limpian, pero los miles de mujeres víctimas de femicidios, las 300 que año tras año mueren por la clandestinidad del aborto no recuperarán sus vidas. Las secuestradas por las redes de trata como Marita Verón y los cientos de mujeres desaparecidas todavía no volvieron a sus casas. Pretenden silenciar estos hechos, pero el encuentro se abre paso y hace visible esta realidad que los medios pretenden sea normal. Esto es lo que las mujeres vinieron a transformar en este Encuentro histórico y multitudinario.

El gobierno provincial salió a lamentarse por los daños y la inversión que le va a significar volver las paredes a su estado anterior. Incluso algunos salen a su auxilio y le recuerdan las miles de cámaras de seguridad que día tras día transforman la ciudad en un reality show: ahí tienen que verse quienes usaron el aerosol. Exigen que se haga inteligencia y se identifique a las “vándalas”. Pero pongamos en cuestión lo siguiente: mientras el PRO destina $4 millones diarios en inteligencia se mantiene el bochornoso presupuesto de $4,50 por mujer destinado al Consejo Nacional de la Mujer. Esta miseria que destinan a las víctimas de la violencia machista es la misma desde su creación en 2009 bajo el gobierno kichnerista. Mientras tanto siguen muriendo mujeres, miles sufren cotidianamente esta realidad opresiva, pero a su vez cada año son más las que quieren ponerle fin a esta situación. Eso se expresa en estos Encuentros que año tras años se hacen más masivos. Estas calles las ganamos con el #NiUnaMenos. Esta realidad es la que pretenden ocultar.

Sin embargo, son miles de mujeres las que le hacen frente a esta campaña sucia que quieren instalar y siguen apostando a la pelea por nuestros derechos.

Para cerrar, compartimos un poema de Gabby de Cicco, publicado en su cuenta de Facebook:




Comentarios

DEJAR COMENTARIO