Política

DESAPARICIÓN FORZADA

Los jóvenes mapuches no mintieron: Gendarmería llegó hasta donde estaba Santiago

Este sábado terminaron de declarar 19 de los gendarmes que participaron de la represión cuando desapareció Maldonado. Contradicciones, confirmaciones y una lupa que sigue puesta en al fuerza de Bullrich.

Lucho Aguilar

Desde Esquel

Sábado 16 de septiembre | 18:20

Este sábado a las 11:30, tras una maniobra de distracción de la Policía, dos hombres huían por la puerta trasera del Juzgado Federal de Esquel. Uno de ellos, el que subía del lado del acompañante, era el subalferéz Emmanuel Echazú. Imposible no reconocerlo. Es el hombre que aparece en las fotos del 1° de agosto con una herida en el rostro volviendo de la vera del Río Chubut.

Su evasiva tiene explicación: es uno de los que quedaron más expuestos tras la ronda de declaraciones testimoniales de esta semana. Por un lado, las mismas reflejaron una serie de contradicciones con respecto a las versiones iniciales ante los sumarios internos de Gendarmería y el Ministerio de Seguridad. Por otro, no pudieron evitar reconocer que al menos entre diez y doce efectivos llegaron hasta la vera del río y allí “pasó algo”, cuestión que durante semanas habían negado. Se trata del lugar donde desapareció Santiago y donde apuntan los testimonios de la comunidad mapuche.

Lo que dejaron las declaraciones

Para resumir, esta semana declararon 19 gendarmes en el Juzgado Federal de Guido Otranto, en la causa que trata los habeas corpus presentados ante la desaparición de Santiago Maldonado. De las audiencias participaron la fiscal Silvina Ávila, los abogados de Gendarmería y los querellantes.

Los testimonios de los gendarmes tuvieron varias contradicciones con las versiones por ellos mismos volcadas durante semanas en el sumario de la propia fuerza y ante funcionarios del Ministerio de Seguridad. También contradicen las declaraciones del jefe del operativo, el comandante Juan Pablo Escola (segundo jefe del Escuadrón 36 de Esquel), que había negado que sus hombres hubiesen llegado a la vera del río donde se produjo la desaparición de Santiago.

Como aseguró Federico Efrón, abogado del CELS presente en las audiencias, “todos los gendarmes que declararon reconocen que ingresaron al territorio, excepto dos cocineros. Queda muy en claro, más que nunca, que muchos gendarmes llegaron a la vera del río. Por lo menos diez o doce. Hay contradicciones de quién ve a quién, sobre qué hicieron. Pero se confirma que la Gendarmería estaba en la orilla del río, en el momento que Santiago desaparece”, sintetizó ante el programa Radio del Futuro de FM Patriada.

De los testimonios, aún con sus divergencias, se confirma que hubo una persecución a los manifestantes; que participaban más de una docena de efectivos armados con escopetas e incluso ingresaron a la Lof algunos con armas 9 milímetros; que la represión llegó a la vera del río e incluyó un “rastrillaje” en la orilla del mismo; que uno de ellos escuchó "tenemos a uno"; que en ese momento habrían actuado en dos grupos; que las camionetas y móviles ingresaron hasta distintos puntos del territorio, pero por lo menos uno de ellos llegó hasta el punto donde marcan los testimonios mapuches.

Además queda en evidencia que una de las motivaciones del operativo del 31 de julio y el 1 de agosto era atrapar y detener manifestantes. “Si el operativo iniciado en la mañana sobre la ruta 40 ya era irregular, la decisión de avanzar dentro del territorio lo convierte en totalmente ilegal”, apunta una fuente que tuvo acceso a las audiencias.

Otra fuente remarcó un elemento de las audiencias que le parece sustancial: “Con estas testimoniales se cae todo el argumento de la flagrancia”. Es la Gendarmería la que, totalmente despejada la ruta, decidió avanzar sobre la Pu Lof. Ingresar por la tranquera pero también rompiendo alambrados, allí dentro es donde continuó la represión y es ahí adentro donde recibieron algunas heridas Emmanuel Echazú y Ernesto Yañez, producto de la defensa con piedras o el enfrentamiento físico con alguno de los “manifestantes”. Esa fuente, presente en las audiencias, aseguró que "Echazú fue herido dentro de la Lof, no está claro en qué circunstancia". Pero además a esa situación la reconocen otros de los testigos de la fuerza, incluídos los escopeteros - entre ellos Zoilán y Cardozo - y los enfermeros que atendieron a Echazú cerca del puesto de guardia mapuche, luego de que subiera de la vera del río con una herida en el rostro.

¿En qué circunstancia fue herido Echazú? ¿Fue una piedra o un enfrentamiento con Santiago o uno de los jóvenes mapuches? ¿Por qué permaneció desde el 31°, fue uno de los que encabezó la cacería y con una "fuerte herida" redactó el acta que intenta mostrar que actuaron ante un delito en flagrancia?

Echazú y Yañez son dos de los que adquirieron mayor protagonismo en los momentos de la “cacería”. También Andrés Ahumada, uno de los choferes armados que pidió permiso para avanzar sobre los manifestantes y cuyo accionar fue analizado por este medio. Este sábado el abogado de Gendarmería reconoció a La Izquierda Diario que “ingresaron armas de fuego a la Pu Lof, con los choferes de la camioneta que tienen obligación de portarlas”. Parece que el entusiasmado accionar de Ahumada fue mucho más allá de lo que marcaría incluso ese protocolo.

Leé también Confirmado: Gendarmería mintió en todo y entró con pistolas 9 milímetros a la Pu Lof

Justamente, la lupa quedó puesta no sólo sobre el accionar de “los hombres”, sino también de los vehículos que actuaron en la represión. “Sobre lo otro que hay muchas contradicciones es sobre la cantidad de camionetas que entraron. Aparentemente hay un solo un Eurocargo, que es fácilmente confundible con un Unimog. Los dos choferes de las dos Rangers claramente dicen que ingresaron, pero hubo una tercera y una cuarta que entran y salen, en principio para “llevarlos a comer”. El chofer de una de las Ranger, no sólo reconoce que ingresó, sino que hace un recorrido bastante largo por dentro, en el que se llega a poner bastante cerca de dos mapuches que están arriba de un caballo”, agrega Efrón.

Más allá de la complicada situación de esta docena de gendarmes, es imposible que pudieran ejecutar todos esos movimientos de personal y vehículos, sin una orden del comandante Escola, que nunca dejó de estar en contacto con su superior Diego Balari y el funcionario de Seguridad Pablo Noceti.

Hay un detalle que puede parecer menor, pero quizá no lo es. Una de las cosas que quedó confirmada en las testimoniales es que la totalidad de los efectivos que llegaron a la vera del río pertenecen al Escuadrón 35 de El Bolsón. Justamente al día siguiente de la represión, la mayoría de ellos se tomaron licencia. “No hay nada raro -dijo el abogado de Gendarmería- se tomaron su licencia de invierno, como le corresponde a cualquier trabajador por el artículo 14 bis”. Increíble; tanto como que se hayan ido con sus celulares con los que participaron del operativo y “sin dar explicaciones”. ¿O no hacía falta?

La primera reacción del gobierno de Macri

Como se decía antes, aún con sus contradicciones y mentiras los testimonios terminan reconociendo una cacería hasta el río, con la participación de varios efectivos armados y vehículos. O sea, parte de lo que ya habían denunciado los testimonios de la comunidad mapuche y los organismos de derechos humanos que concurrieron al lugar.

El gobierno ya tenía preparada una respuesta ante la nueva situación. Fue el turno del ministro de Justicia Germán Garavano. Pasado el mediodía del sábado declaró que “hoy está saliendo a la luz que probablemente haya gendarmes que no dijeron la verdad en un primer momento”. Además agregó, sin ponerse colorado, que “hay que terminar con las operaciones y mentiras a los jueces”. Puro cinismo.

La apreciación del ministro pareciera casi una autoincriminación, cuando lo que se vio en las últimas semanas fue un desfile de testigos preparados por el abogado de Gendarmería Gustavo Dalzone y el funcionario del Ministerio de Seguridad Gonzalo Cané. Sin embargo, el objetivo de Garavano es continuar la teoría de “algunos gendarmes sacados”, intentando deslindar la responsabilidad de la institución y de su propio gobierno.

La familia de Santiago y la comunidad mapuche, en cambio, insisten que la Gendarmería es responsable y también hay que investigar a los responsables políticos del encubrimiento. “Los tiempos judiciales no guardan la menor relación con la angustia que tenemos”, dijeron los familiares del joven desaparecido hace hoy 45 días.

Para la semana que viene se esperan los resultados de los cruces de llamadas y mensajes entre los celulares de más de 70 efectivos. ¿Se conocerá realmente las comunicaciones entre quienes actuaron dentro de la Lof? ¿Las órdenes de los superiores, Méndez y Escola? ¿Las comunicaciones de estas con el funcionario Pablo Noceti?

También se realizará la “reconstrucción de los hechos” el día miércoles. Y, como no podía faltar, asistiremos a nuevas operaciones judiciales y mediáticas a las que ya nos hemos acostumbrado.






Temas relacionados

Esquel   /    comunidad mapuche   /    Pablo Noceti   /    Santiago Maldonado   /    Pu Lof en Resistencia de Cushamen   /    Patricia Bullrich   /    Pueblo Mapuche   /    Pueblos originarios   /    Gendarmería   /    Libertades Democráticas   /    Chubut   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO