Política

POLÍTICA

Los fabulosos negociados del grupo Macri durante la gestión de De Vido

El clan Macri fue uno de los grandes beneficiados por los subsidios millonarios otorgados por la administración de De Vido.

Miércoles 26 de julio | Edición del día

A días de las PASO, el gobierno de Cambiemos ha decido hacer de la embestida contra Julio De Vido, diputado y ex ministro de Planificación kirchnerista, un emblema de su “lucha contra la corrupción”. Pero nada más lejos de la realidad. No sólo la historia familiar del grupo Macri demuestra lo contrario, sino que varios de los negocios familiares, y de amigos, como Nicolas “Niky” Caputo, fueron realizados bajo la supervisión de De Vido y Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte.

En los últimos años, tanto macristas como kirchneristas nos estuvieron vendiendo humo. Por un lado, el kirchnerismo nos quiso convencer de que era enemigo acérrimo de las políticas neoliberales de los ´90 que dejaron nefastas consecuencias para los trabajadores. Por el otro, el macrismo, en campaña y hoy en el poder, nos quiso hacer creer que una de sus grandes misiones era luchar contra la corrupción. Sin embargo, una mirada atenta sobre sus estrechas vinculaciones derriban ambos mitos.

Los orígenes de los negocios

Ni bien asumió Néstor como presidente, en el año 2003, Franco Macri fue claro con su hijo: “Mauricio, ya te enseñé. Si querés ser un buen empresario tenés que ser oficialista” (Cerruti, Gabriela: El Pibe, Editorial Planeta, 2015). Y eso fue lo que hizo. Gracias a esa actitud, luego de 5 años de concesión del Correo Argentino, logró que el Estado absorba la deuda de 900 millones de dólares del Correo. Algo que ya había logrado en 1982, cuando la dictadura estatizó sus 170 millones de dólares de deuda.

Por ese entonces Mauricio aumentaba cada vez más sus pretensiones de hacer “carrera política”. Pensaba en la Ciudad de Buenos Aires como plataforma para llegar al sillón presidencial. Su doble rol como político y empresario - como accionista del grupo familiar y como “emprendedor” de nuevas empresas junto a su socio y amigo de Caputo - lo llevó a internalizar la lección de su padre. Y si bien eligió discursivamente enfrentarse al gobierno kirchnerista, en la práctica no sólo no cuestionó sino que se benefició ampliamente de la “cordial” relación económica entre su grupo familiar y el Estado.

Por su parte, Néstor Kirchner primero arremetió contra el grupo Macri al señalarlo como el empresariado emblema del menemismo -que claramente lo fue- y luego se sentó a negociar y planificar futuros negocios.

En 2004 Franco Macri se convirtió en el nexo comercial entre los gobiernos de Argentina y China, lo que le reportó millonarias ganancias en dólares. En el año 2010, se dieron a conocer una serie de mails secuestrados de la computadora del testaferro y asesor de Ricardo Jaime, Manuel Vázquez, a quien todos señalan como “su recaudador”. Entre esos mails figura que la empresa china CITIC, vinculada a Franco Macri, cobró sobreprecios de un 160 % por la venta de vagones chinos para el subte. Por esa transacción, que se realizó de manera directa además, Macri se llevó una comisión millonaria. Esta denuncia es parte de la megacausa por “asociación ilícita” contra Jaime.

En el 2006 una sociedad formada entre el grupo Macri, Roggio, una empresa china y los gremios La Fraternidad y de camioneros se hizo cargo del ferrocarril Belgrano Cargas. El decreto establecía, además, la entrega de subsidios no reintegrables de parte del Estado.

Una intrincada red de empresas de la familia - que incluye al holding Socma, la empresa Ghella e Iecsa - en estos años de mandato K fueron destinatarias de importantes y numerosas licitaciones. Entre ellas: obras hidráulicas y represas (como Yaciretá), repavimentaciones de rutas nacionales y construcción de autopistas, construcción de viviendas del Plan Federal de Viviendas, obras de reparaciones de hospitales, obras ferroviarias, tendidos eléctricos, restauración de la Basílica de Luján, etc.

La relación entre el clan Macri y De Vido, y sus funcionarios allegados, era tan estrecha que en el 2015, un comunicado de su ministerio reveló un listado de las empresas que más licitaciones habían recibido en obras públicas. En tercer lugar se ubicó Iecsa, en manos del primo de Macri, Angelo Calcaterra.

El caso Caputo

“Caputo SA no licitó una sola obra en mi gestión” dijo Macri en una entrevista de Jorge Lanata cuando todavía era jefe de gobierno porteño. Se refería a la relación con Nicolás “Nicky” Caputo, su amigo, socio y político influyente en su entorno. Respuesta tramposa y mentirosa, ya que Caputo tiene dos empresas: Caputo S.A. Y Ses S.A. Mientras que con Caputo hace negocios con el gobierno nacional, con Ses hace negocios con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Negocios que lo convirtieron en uno de los principales contratistas de la obra pública porteña y le reportaron más de 1.400 millones de pesos desde el año 2008. Ni bien asumió el nuevo jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en apenas 3 días le adjudicó licitaciones por 300 millones de pesos.

Pero la suerte para Caputo no vino sólo de la mano del PRO, que gobierna la ciudad desde el año 2007. También fue un gran beneficiado por el Estado nacional durante estas épocas. Entre algunas de las obras que le fueron otorgadas se encuentran: la remodelación de edificios públicos nacionales, ministerios, hospitales y la construcción de escuelas, comisarías.

Los negociados entre Caputo y De Vido son tan inocultables que según una información publicada por el periodista Marcelo Cantón en Clarín, el ex ministro había declarado: “que el gobierno siga jodiendo y yo voy dar conocer las cuentas de Franco Macri con Ricardo Jaime y las de (Nicolás) Caputo con (José) López".

Ni macristas ni kirchneristas tienes las manos limpias.








Temas relacionados

Franco Macri   /    Julio De Vido   /    Mauricio Macri   /    negociados   /    Corrupción   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO