Mundo Obrero Estado Español

ESTIBADORES

Los estibadores anuncian huelga para el 5, 7 y 9 de junio

La patronal y el gobierno aprovechan su posición de ventaja para avanzar en la precarización. Llevar a cabo los paros convocados la única solución para poder pararles los pies.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Jueves 1ro de junio | 16:47

Foto: EFE

Los representantes del sector de la estiba han anunciado este jueves la convocatoria de tres nuevas jornadas de huelga a partir del lunes próximo después de la ruptura de las negociaciones entre sindicatos y patronal. Si no se vuelven a desconvocar o aplazar, los próximos 5, 7 y 9 de junio los puertos del Estado español no descargarán ningún buque y se podría abrir un conflicto importante que enfrente al gobierno del PP, la patronal portuaria y la UE.

El principal desacuerdo según los trabajadores sigue siendo la subrogación de las plantillas por las nuevas empresas que podrían acceder al sector después del decreto de liberalización aprobado con el apoyo del PP, Cs, CC, el PVN y el PDCat. El pasado 22 de mayo el Gobierno llegaba a un principio de acuerdo con los sindicatos tras la aprobación en sesión parlamentaria, unos días antes, de dicho real decreto ley.

Desde la Coordinadora de Trabajadores del Mar, el principal sindicato de la estiba, exigen que se garantice el empleo de la actual plantilla. Sin embargo, la reforma facilita que las empresas puedan contratar a cualquier trabajador cualificado y se abre así la veda a la precariedad laboral y la división en distintas categorías de un sector que ha mantenido una fuerte cohesión gracias a su organización.

En la misma mesa negociadora, los sindicatos hicieron entrega de una nueva propuesta de acuerdo a patronal, en la que se contempla la subrogación de los trabajadores actuales. Antolín Goya, representante sindical de la Coordinadora, denunciaba instantes después de anunciar los paros para la semana siguiente que “no hay equilibrio, ellos están en una posición de poder con la nueva ley”. Lo cierto es que al no haberse realizado ninguno de los paros convocados desde febrero el gobierno ha encontrado vía libre para que Rajoy se repusiera de la primera derrota en sede parlamentaria, con el rechazo del primer real decreto, y lograra los apoyos necesarios para hacer pasar este gran ataque.

Además, Goya calificaba de engaño el acuerdo al que se llegó la semana pasada y sentenciaba que “quieren ver las necesidades que tiene cada puerto para luego discutir si subrogan al personal o no y en qué condiciones. Además, no garantizan la estabilidad en el empleo durante el plazo de la negociación”. Algo previsible. Una vez pasado el decreto por las Cortes y sin un conflicto abierto se sigue tratando de dividir por puertos y avanzando para evitar una respuesta contundente de todo el sector.

En cuanto al anuncio de huelga, Goya manifestó que “vamos a ejercer nuestro derecho a la huelga. Sabíamos que esto podía suceder y se lo dijimos al Gobierno, lo que pasa que no lo quiso solucionar”. Por su parte, desde las empresas denuncian la convocatoria de huelga e insisten en seguir manteniendo el diálogo. “Solo queremos tiempo para estudiar las alternativas en cada puerto y decidir lo mejor para el sector”, replicaban desde la patronal y sentenciaban que la nueva propuesta de los estibadores “la tenemos que estudiar”.

La patronal y el gobierno quieren ganar tiempo para contribuir a la división y desorganización, con diferentes ofertas según el puerto o la empresa. Una vía que debe ser combatida por los trabajadores de la estiba y sus organizaciones, dejar de regalar prórrogas que de nada han servido más que para dar ventaja a quienes quieren precarizar el trabajo en los puertos. Las huelgas de esta semana deben ser el primer paso de un plan de lucha de todo el sector, golpeando unido y recabando el apoyo del resto de la clase trabajadora, hasta lograr doblar el brazo al gobierno, dejar sin efecto el decreto ley e imponer su derogación.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Estibadores   /   Huelga

Comentarios

DEJAR COMENTARIO