Política Estado Español

DESAHUCIOS MADRID

Los desahucios de Manuela Carmena

La Empresa Municipal de Vivienda continúa con los desahucios a familias en situación de vulnerabilidad, con menores y sin alternativa habitacional. El “cambio” que no cambia nada.

Juan Carlos Arias

Madrid | @as_juancarlos

Jueves 12 de abril | 15:34

A tres años de la llegada de Ahora Madrid al Ayuntamiento de la capital, no solo no ha logrado paralizar los desahucios. Ahora también pasa a ser un agente desahuciador, dejando en la calle familias demandantes de vivienda social. La misma política que realizaron los anteriores equipos de gobierno del PP.

Uno de los últimos casos fue el desalojo de una familia de una vivienda de la Empresa Municipal de Vivienda Social (EMVS) en el distrito de Moncloa-Aravaca. Tras sufrir enormes presiones terminaron abandonando la casa que ocupaban en la calle Ofelia Nieto.

Según denunciaba el grupo antidesahucios de la Asamblea de Tetuán “Marcia y su familia están destrozadas, tienen miedo y tiran la toalla. Van a entregar las llaves de su casa a la Empresa Municipal de la Vivienda y a separarse partiendo la familia en dos. No ha sido fácil para el “Ayuntamiento del Cambio” conseguir amedrentar a una familia de cinco mujeres”, tres de ellas menores y un bebe de un mes.

El ayuntamiento de Manuela Carmena empleó para conseguirlo métodos de auténtico mobbing inmobiliario. El mismo grupo explicaba en un reciente comunicado como “Marcia fue condenada incluso a arresto domiciliario” y tenía la vivienda bajo vigilancia policial. ¿La causa detonante de todas estas medidas? No poder pagar la multa que les habían impuesto por usurpación.

Un comportamiento el del Ayuntamiento de Madrid, que recuerda a los grupos de matones que en forma de empresas especializadas en desahucios extrajudiciales, están dedicándose a intimidar familias que no pueden pagar el alquiler. Solo que en este caso no se tiraba de matones, sino de la policía y los tribunales.

El propio área de Servicios Sociales del Ayuntamiento se erigió, según la Asamblea de Tetuán, en “mensajeros de las coacciones”. Fueron ellos los que comunicaron a la familia que “el Ayuntamiento había ordenado desplegar antidisturbios y acordonar la vivienda para ejecutar el desahucio con toda la fuerza que fuese necesaria”.

Pero este no es un caso aislado, solo un mes antes otra familia fue dejada en la calle por la EMVS. Era una pareja que se encontraba en el paro, con tres menores a su cargo y que esperaba un bebé. Les desalojaron de la vivienda que ocupaban desde hacía 5 meses en el barrio de Moratalaz, dándoles solo 48 horas para abandonarla tras la notificación del Ayuntamiento de Madrid.

Los desahucios directos de la EMVS son ya un reguero en ascenso, a pesar de que el pasado 14 de septiembre, el Ayuntamiento se comprometió a paralizarlos, incluidos los de aquellas familias que estuvieran ocupando. Una promesa más incumplida, que se anunció tras el escándalo de la condena del Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de Naciones Unidas a España por permitir desahucios sin alternativa habitacional y con el agravante de tener menores a su cargo. Justo lo que está haciendo hoy Ahora Madrid.

La única alternativa habitacional ofrecida en estos y otros muchos casos es la de pagarles una cama en albergues durante algunos días, o en el mejor de los casos alguna habitación en un piso compartido durante un tiempo.

Esto ha provocado que incluso algunos cargos de Ahora Madrid y Podemos, junto a un total de 500 activistas, hayan firmado el pasado 2 de abril un comunicado de repulsa manifestándose en contra de los desahucios de la EMVS.

Entre los firmantes de este comunicado se encuentran Rommy Arce, concejala adscrita al grupo Anticapitalistas, y concejales de Ganemos Madrid como Pablo Carmona y Montserrat Galcerán. También lo han apoyado algunas diputadas de Podemos en la Comunidad de Madrid como Lorena Ruiz Huerta, Isabel Serra y Carmen San José o escritoras como Belén Gopegui y periodistas como Cristina Fallarás.

Este escrito comienza señalando que “el Ayuntamiento ha emprendido hace dos semanas una deriva que nos sorprende y nos indigna, proceder a desahuciar a familias de viviendas de la propia EMVS”. Denuncian también como “Ahora Madrid se comprometió en su programa electoral a frenar los desahucios en la ciudad, y parece lógico empezar dando ejemplo con aquellos que dependen del propio Ayuntamiento en viviendas públicas”.

Pero estos incumplimientos de sus promesas electorales no son algo nuevo, viene siendo la tónica del Ayuntamiento de Ahora Madrid en estos tres años. A día de hoy hay 20.000 solicitudes de vivienda social sin atender. No se ha tomado ninguna iniciativa encarada a recuperar los miles de viviendas públicas municipales mal vendidas a los “fondos buitres” en la etapa de lo gobiernos de Ana Botela. Las principales iniciativas han sido las de negociación, compadreo y lavado de cara a las entidades financieras causantes de la burbuja inmobiliaria y de la mayor parte de los desahucios.

Ni siquiera se ha ejecutado la totalidad del gasto presupuestado para la concejalía del área responsable. De hecho, una gran parte de los recortes impuestos por Montoro, por incumplimiento de la regla de gasto, y aceptados resignadamente por el Ayuntamiento, fueron sacados de estas partidas sin ejecutar.

Esta política de vivienda, que no tiene nada de “cambio”, ha provocado enfrentamientos continuos con la PAH. Uno de los primeros choques surgió a raíz del establecimiento de la Oficina de Intermediación Hipotecaria, un organismo externalizado a una fundación de notarios. Una privatización más que además puso en manos de responsables de la especulación y la burbuja inmobiliaria -con cientos de redes clientelares con entidades financieras y fondos buitres- a velar por los derechos en la intermediación de las familias en procesos de desahucio.

En aquel momento, ningún miembro del equipo de Manuela Carmena denunció está primera gran decisión que ya apuntaba hacia donde se orientaba la política de vivienda. Una vez finalizado el contrato con los notarios, la entidad pasó a gestión pública. Sin embargo, el compromiso del Ayuntamiento de no cuestionar los intereses de las entidades financieras, hace que venga actuando de la misma manera y dejando vía libre a cientos de desahucios en la capital.

Con estas entidades se establecieron diversas entrevistas y negociaciones, tan pomposas en sus anuncios como secretas en sus contenidos. Las entidades financieras, muchas de ellas rescatadas y/o ayudadas por fondos públicos, fueron ayudadas a lavarse la cara con promesas de cesión de pisos. Sin embargo, el resultado final no pasó de unos cientos de viviendas.

Todas estas medidas e incumplimientos se han dejado pasar por los concejales de Ahora Madrid y Podemos, incluidos los de Anticapitalistas y de Ganemos Madrid, durante todo este tiempo, dándole así cobertura por izquierda a las políticas de Ahora Madrid y a Manuela Carmena. La actual separación ante la gravedad de lo que está pasando, familias en la calle obra del ayuntamiento del “cambio”, no parece que vaya a ir más allá de un manifiesto y huele más bien a un intento de recolocación de cara a asegurar mejores posiciones en las listas electorales para dentro de un año. Todas estas voces críticas coinciden en mantener la coalición y a Carmena como candidata.

Los tres años de gobierno del “cambio” que no han cambiado nada, demuestran que solo la movilización directa, organizada y unificada de los trabajadores y las clases populares, con un programa claro que plantee la expropiación de los pisos de los especuladores , la construcción de vivienda social y la prohibición de los desahucios, puede ofrecer una solución real al grave problema de la vivienda en Madrid y el resto de ciudades del Estado.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Ahora Madrid   /   Manuela Carmena   /   Desahucios   /   Pobreza   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO