Internacional

POR UNA INTERNACIONAL DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA

Los combates de la Fracción Trotskista por la Cuarta Internacional

Presentamos en esta nota un repaso por los principales combates de la FT-CI en Argentina, Francia, Chile, Brasil, México, EE.UU, Estado Español, Alemania, Bolivia, Venezuela y Uruguay

Martes 4 de abril | 00:17

Lea completo el suplemento "Construyamos un Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista"

Argentina

Partido de los Trabajadores Socialistas

El gobierno de los CEO encabezado por Mauricio Macri ha dedicado todo su primer año de gobierno al ataque en regla a los intereses de los trabajadores y sectores populares. Para ello contó con el insustituible apoyo de buena parte del Frente Para la Victoria (partido del que forma parte el kirchnerismo), del Frente Renovador de Sergio Massa, y la burocracia sindical peronista. La llegada de Trump a la presidencia de EE.UU. pone nuevos obstáculos al proyecto neoliberal de Macri de “volver a los mercados internacionales” luego de un 2016 signado por la recesión y la alta inflación. El peronismo, y el kirchnerismo en particular, buscan capitalizar demagógicamente el debilitamiento del gobierno de cara a las elecciones legislativas de este año.

En este escenario, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, se ha consolidado como cuarta fuerza nacional ante los tres bloques burgueses (macrismo, kirchnerismo, y peronismo “renovador”). En las últimas cuatro elecciones ha rondado el millón de votos. Sin embargo, su influencia va más allá de lo electoral. Se ha constituido en una referencia política e ideológica ineludible a nivel nacional y ha movilizado a más de 20 mil personas a finales de 2016 en un acto en un estadio de futbol. Dentro del FIT, el Partido de Trabajadores por el Socialismo (PTS) sostiene que el desarrollo del Frente pasa profundizar la intervención en la lucha de clases y por abrir más y más sus filas a la vanguardia obrera, juvenil y del movimiento de mujeres, defendiendo a rajatabla su programa de independencia de clase. Con esta política los referentes del PTS, Nicolás del Caño y Myriam Bregman, han encabezado las listas nacionales FIT en las pasadas elecciones presidenciales luego de obtener la mayoría de los votos en las elecciones primarias. Actualmente, como parte de la lucha electoral, el PTS en el Frente de Izquierda ha lanzado una campaña para colocar en el debate nacional la lucha por la jornada laboral de 6 horas sin reducción salarial para terminar con la desocupación y la precarización y retomando la lucha histórica del movimiento obrero por reducción de la jornada de trabajo.

El PTS se ha caracterizado desde hace años por su trabajo sindical y político en el movimiento obrero. Actualmente cuenta, solo en el movimiento obrero, con más de 2500 compañeros y compañeras con actividad en 62 gremios en todo el país, constituyendo la corriente militante obrera más fuerte de la izquierda argentina. Lejos de limitarse a la “gestión” sindical, sus militantes tuvieron y tienen un papel protagónico la mayoría de los principales conflictos de la vanguardia obrera de los últimos años (Jabón Federal, Maffissa, Kraft, tercerizados ferroviarios, LEAR, Zanon, Donnelley, Subte, estatales, docentes, entre otros). Esta militancia obrera ha nutrido por cientos las listas electorales del PTS en el Frente de Izquierda, continuidad de una práctica cotidiana que no solo por combatir –como decía Lenin cuando hablaba de “tribunos del pueblo”– todas las injurias, las ofensas y los abusos que sufren los sectores populares y los oprimidos. A su vez, actualmente el PTS está abocado a profundizar su influencia en “posiciones estratégicas” del transporte y los servicios, así como en el importante sindicalismo docente. Buscando multiplicar sus “centros de gravedad” y ampliar su capacidad de lucha por el Frente Único Obrero de cara a los enfrentamientos de la lucha de clases.

Pan y Rosas, la agrupación de mujeres impulsada por militantes del PTS e independientes, es la principal organización militante del movimiento de mujeres, que en Argentina año tras año viene protagonizando multitudinarias movilizaciones. La juventud estudiantil del PTS, con presencia en el movimiento secundario y en la gran mayoría de las universidades del país, lucha por un movimiento estudiantil militante unido a la clase trabajadora.

El PTS también da la batalla en el terreno de la opinión pública, sosteniendo una agitación revolucionaria permanente, no solo a través de la presencia de sus referentes políticos en los medios oficiales, sino impulsando La Izquierda Diario, actualmente uno de los principales diarios digitales del país con entre 60 y 120 mil visitas diarias. En el terreno del debate ideológico el PTS impulsa, junto con intelectuales referenciados en el FIT, la principal revista del marxismo militante, Ideas de Izquierda, el Centro de Investigaciones y Publicaciones “León Trotsky”, y la editorial marxista del Instituto del Pensamiento Socialista.

A través de estas herramientas y este trabajo político, y en una situación actual de baja lucha de clases, el PTS busca explotar la influencia política e ideológica del FIT para el desarrollo de fuertes agrupaciones en el movimiento obrero, estudiantil, de mujeres de las que salgan nuevas camadas de militantes que tomen en sus manos la lucha por poner en pie un partido de trabajadores revolucionario en la Argentina que pueda ser un factor decisivo en los enfrentamientos decisivos de la lucha de clases.

Bolivia

Liga Obrera Revolucionaria (LOR-CI)

Los intentos de Evo Morales de reformar la constitución pactada con la derecha el 2008 para presentarse a un cuarto mandato presidencial, ha provocado la electoralización prematura de la situación política. La liquidación por parte de la burocracia sindical del Partido de los Trabajadores basado en los sindicatos, está impidiendo que se exprese la voz de los trabajadores para defender las fuentes de empleo y el salario.

En este escenario la vanguardia la tienen las mujeres que como se vio este 8M, las trabajadoras del aseo urbano y las constructoras encabezaron las protestas y las demandas por sus derechos laborales y de género. La agrupación de mujeres socialistas de PyR, impulsada por la LOR-CI e independientes, son la vanguardia indiscutida de este fenómeno. Los próximos meses serán claves para dar pasos en la colaboración e impulso a un poderoso movimiento de mujeres independiente del Estado y los partidos patronales. Pero también para la organización de trabajadores avanzados que quieren recuperar la independencia política para tener las manos libres para la lucha.

En este sentido la LORCI, impulsa junto a decenas de compañeros en fábricas y universidades la discusión para dar pasos en la lucha por un partido de los trabajadores, genuinamente anticapitalista y revolucionario, que enfrente tanto al MAS como a la oposición, forjando un tercer campo, obrero y socialista.

Alemania

Revolutionäre Internationalistische Organisation

Al nivel internacional, Alemania sigue siendo un polo de estabilidad relativa. Sin embargo, la llegada de Trump al poder en EEUU es un catalizador de importantes cambios por venir, mientras que la crisis de la Unión Europa sigue abierta. En el ámbito nacional, a partir de la crisis migratoria, el régimen empezó a ser cuestionado por sectores de la población, sobre todo por parte de la derecha populista. Por izquierda, los fenómenos de resistencia no fueron de masas, aunque hubo movilizaciones juveniles así como huelgas importantes. La reciente emergencia del socialdemócrata Martin Schulz como posible sucesor a Angela Merkel es una tentativa de respuesta del régimen a estos fenómenos.

Como Organización Internacionalista Revolucionaria, sostenemos – a través de nuestro sitio web Klasse Gegen Klasse – un programa antiimperialista, socialista y de independencia de clase a estos variantes burgueses. Militamos en el movimiento juvenil antirracista y en el movimiento feminista, y sostenemos a los trabajadores en sus huelgas, planteando la convergencia de las luchas y la necesidad de un programa antiburocrático.

Contra los principales líderes mundiales a la cumbre del G20 en Hamburgo este julio, nosotros planteamos que la única salida progresiva de esta crisis y los conflictos geopolíticos por venir, es la lucha por una alternativa de clase al imperialismo alemán y sus agentes en los partidos reformistas.

Estados Unidos

Left Voice

En los Estados Unidos se vive un clima político de polarización como no existía hace décadas. Al avance de la derecha y el racismo expresado en el triunfo de Trump se contrapone un resurgimiento de las movilizaciones masivas y un renovado interés por el socialismo, especialmente en la juventud. Miles de jóvenes nutren un nuevo activismo y la militancia política en distintas organizaciones de izquierda.
Desde Left Voice intervenimos en el estratégico debate sobre cómo reconstruir una izquierda revolucionaria con delimitación de clase y evitar la trampa del Frente Popular anti-Trump, que solo puede llevar a la recuperación y fortalecimiento del Partido Demócrata.

Peleamos porque el movimiento de mujeres y el movimiento contra el racismo y la brutalidad policial hundan sus raíces en la clase obrera con una perspectiva revolucionaria.

Somos internacionalistas y entendemos que es la burguesía imperialista norteamericana representada por el bipartidismo la que bombardea diariamente a los pueblos de Medio Oriente. Levantamos un programa anti-imperialista contra el saqueo de recursos y la opresión imperialista en México y por un programa obrero a los dos lados de la frontera.

Estado Español

Grupo Clase contra Clase

La crisis del Régimen del 78 sigue abierta y Podemos se ha erigido como una enorme mediación de izquierda. A la vez ha enseñado las cartas de su programa y estrategia: buscar el acuerdo con los social-liberales del PSOE para una gestión del capitalismo como la que aplican en los “ayuntamientos del cambio”: mucho relato, no resolución de los problemas sociales y pacto con la casta política y los capitalistas.
Desde Clase contra Clase venimos denunciando esta creciente integración en el régimen y cómo el reformismo se demuestra impotente y utópico para resolver las grandes demandas sociales y democráticas, como el fin de la Monarquía, el derecho de autodeterminación, acabar con el paro de masas, la precariedad o los planes de ajuste. Frente a la ilusión de querer reformar el capitalismo y el Régimen del 78, venimos levantando un programa para poner fin a este régimen por medio de la movilización obrera y popular por un proceso constituyente, y pelear por un programa de salida obrera de la crisis con medidas como el reparto de horas de trabajo sin reducción salarial, la nacionalización bajo control obrero de la banca o el no pago de la deuda, en la perspectiva de la lucha por un gobierno de trabajadores de ruptura con el capitalismo.

Un programa que nos proponemos pelear en común aquellos sectores obreros y populares que empiecen a hacer una experiencia con el reformismo y que ha conquistado en IzquierdaDiario.es una valiosa herramienta para amplificar su difusión e influencia.

En el movimiento de mujeres, Pan y Rosas viene avanzando -como se vio en los cortejos del 8M- y tiene la posibilidad de desarrollarse al calor de la pelea por un ala izquierda que defienda un programa contra el patriarcado y el capitalismo y por su vinculación con la lucha de la clase obrera.

Chile

Partido de Trabajadores Revolucionario

Chile sigue atravesado por una profunda crisis del régimen político heredado de la dictadura pinochetista. Las ilusiones que generó el segundo gobierno de Bachelet se esfumaron rápidamente. Los partidos tradicionales, tanto de la derecha como de la centro izquierda del régimen, son rechazados masivamente.

Pero esta crisis en el terreno político no cayó del cielo. La lucha de los estudiantes por educación gratuita; de los trabajadores contra el sistema de jubilaciones de la dictadura y de las mujeres contra la violencia machista, han roto el consenso neoliberal y han ido cuestionando pilares centrales del sistema capitalista.
La deslegitimación del Partido Comunista plantea la emergencia de nuevos fenómenos políticos por izquierda. El surgimiento del Frente Amplio constituye la expresión local de un nuevo reformismo que pretende conquistar derechos sociales a través de la la gestión de las instituciones del Estado burgués sin romper con el capitalismo. ¿Anti neoliberalismo o anti capitalismo? Esta es una de las preguntas cruciales planteada para la izquierda.

El trotskismo representado por el Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR), se viene constituyendo como la corriente más dinámica de la extrema izquierda chilena. Esto se expresa en la conquista de la vicepresidencia de la FECH por Bárbara Brito, quien es a su vez una de las principales referentes del movimiento #NiUnaMenos, uno de los más grandes de América Latina; se expresa también en el peso de nuestros referentes sindicales en Antofagasta, el espacio que ha ido adquiriendo La Izquierda Diario y el exitoso proceso de constitución legal del PTR para presentar candidatos en las próximas elecciones.

Hemos sido parte activa de los diversos procesos de lucha que se han sucedido desde el 2011 con la lucha estudiantil. La férrea resistencia de los empresarios a modificar cualquier aspecto de la herencia pinochetista, muestra la necesidad de impulsar el frente único obrero, que hoy puede tomar forma a partir de la coordinación desde la base del movimiento contra el sistema de pensiones, los nuevos fenómenos sindicales, el movimiento de mujeres y el movimiento estudiantil.
Desde estas posiciones conquistadas, nos proponemos articular una alternativa anticapitalista, revolucionaria y socialista de los trabajadores. A partir del impulso de fuertes agrupaciones pretendemos confluir con cientos de trabajadores, jóvenes y mujeres. A su vez, nos proponemos abrir un debate programático con grupos que vienen acerándose a nuestras ideas con el fin de converger en un programa transicional y una estrategia marxista revolucionaria. Nuestro objetivo es construir un gran partido revolucionario de la clase obrera que logre instalarse como una fuerza anticapitalista y revolucionaria en la escena política nacional.

México

Movimiento de los Trabajadores Socialistas

Con la llegada de Trump y su anuncio de un nuevo muro fronterizo y deportar a millones, creció el descontento contra el gobierno de EE.UU. y Enrique Peña Nieto (EPN), responsable de las reformas estructurales y la entrega de los recursos energéticos. Decenas de miles se movilizaron los meses pasados contra el aumento a las gasolinas, y la trampa de una “unidad nacional” en apoyo al gobierno no logró apoyo popular.

Ante la crisis política del gobierno, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato del centroizquierdista Morena, crece en las encuestas para las presidenciales del 2018. AMLO atrae a empresarios e integrantes de los viejos partidos patronales (PRI,PAN,PRD), y su propuesta se centra en el “combate a la corrupción” y la reforma del régimen responsable de la masacre de Ayotzinapa.

En esta situación, el 8 de marzo decenas de miles de mujeres salieron a las calles. Pan y Rosas México marchó con un combativo contingente de medio millar de personas, contra el feminicidio, el acoso, los bajos salarios y en solidaridad con las migrantes. Tenemos la gran tarea de construir una gran Agrupación Nacional Pan y Rosas de miles, para luchar por los derechos de las mujeres y la comunidad sexodiversa y poner en pie un movimiento de mujeres anticapitalista, socialista y revolucionario.

El Movimiento de los Trabajadores Socialistas está a la vanguardia de la lucha por poner en pie una alternativa de independencia de clase, luego de décadas donde la izquierda se subordinó a diferentes proyectos burgueses o pequeñoburgueses (PRD, zapatismo, etc.). Sin ir más lejos, el MTS presentó el año pasado la primera candidatura independiente de la izquierda de las últimas dos décadas, encabezada por dos trabajadores de la educación. Hoy, ante la política xenófoba de Trump, impulsamos un gran movimiento, a ambos lados de la frontera, contra las deportaciones y el muro fronterizo. Desde La Izquierda Diario Mx, junto a Left Voice en los EE.UU., levantamos las banderas del antiimperialismo y el internacionalismo: los trabajadores de los dos países debemos unirnos contra ambos gobiernos y por Fuera el imperialismo yanqui de América Latina. En EE.UU., la clase obrera y la juventud debe pelear contra el saqueo a los recursos energéticos de México y por la condonación de su deuda externa.

Ante los partidos tradicionales (PRI-PAN-PRD), y el Morena que quiere administrar y reformar el capitalismo bajo un discurso “antineoliberal”, desde el MTS asumimos el desafío de construir una gran organización socialista, antiimperialista y revolucionaria.

Francia

Compañeros de la FT-CI en la Courant Communiste Révolutionnaire del NPA

Ya sea por los reaccionarios atentados que han golpeado varias veces a su territorio, ya sea por el largo movimiento social contra la reforma laboral de Hollande (el primero contra un gobierno socialdemócrata) la realidad francesa está en el centro de la política europea y mundial. En los últimos meses, un proceso electoral inédito capta la atención pública: los casos de corrupción y abuso de poder del principal candidato de la derecha, François Fillon, así como de decenas de parlamentarios que, con una impunidad propia de la nobleza, benefician a sus familiares con empleos ficticios, entre otros negociados han conmovido a la población, que está harta de la clase política. También la extrema derecha está tocada por estos “affaires”.

Como resultado de esto y de su incapacidad de resolver después de años la desocupación masiva y la caída del poder de compra del salario (los dos pilares del antiguo régimen de la V República) la derecha tradicional y el Partido Socialista, se están haciendo pedazos. Por primera vez desde la fundación del actual régimen en 1958 con De Gaulle, el próximo presidente podría ser elegido (al menos según las encuestas al día de hoy) entre la extrema derecha nacionalista, y la formación de centro (“ni de izquierda ni de derecha”) encabezada por Emmanuel Macron, que encarna una especie de neoliberalismo “new age”. Lo más probable es que haya un presidente “por default”, cuya victoria eventual sea producto de un voto “anti Le Pen”, y no de una adhesión mayoritaria a su persona y proyecto. Con lo cual va a tener enormes dificultades para gobernar y poder aplicar sus planes contra los trabajadores y el pueblo.

Es este marco que cobra mayor importancia la presentación de Philippe Poutou, candidato obrero a las presidenciales por el Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA). Desde la Corriente Comunista Revolucionaria, donde militamos decenas de camaradas de la FT-CI, nos jugamos enteramente a que su candidatura estuviera presente en la elección, venciendo las enormes trabas antidemocráticas que exigen el aval de 500 funcionarios electos para poder postularse. Esto se logró gracias la batalla política (y democrática) dada, marcando el contraste entre Phillippe, el único político no profesional (trabajador de la Ford) y los otros candidatos de los partidos del régimen, y con el esfuerzo militante de una parte de la organización.

Révolution Permanente (RP), nuestro diario digital fue uno de los principales voceros de esta pelea, así como “tribuno del pueblo” de la denuncia contra los políticos del régimen, unidos por uno y mil lazos a las grandes empresas e interés imperialistas de Francia. Si RP tuvo su bautismo de fuego en las luchas de 2016 transformándose en uno de los voceros de la extensa vanguardia anticapitalista, hoy pega uno nuevo en el proceso de deslegitimación del régimen y en la lucha por una política obrera independiente, que tiene como eje la lucha “Trabajar Todos, Trabajar Menos” para resolver el drama de la desocupación, la precarización el “burn out” laboral (que ha llevado a decenas de trabajadores al suicidio). Sus entradas no dejan de subir, situándose entre las 500.000 y 700.000 mensuales. A la vez, una corriente de simpatía y militancia en el movimiento obrero en especial en los ferroviarios comienza a organizarse, y en la juventud nuestros voceros estuvieron a la vanguardia de unir la denuncia al hostigamiento sistemático y racista (con decenas de muertos en los barrios populares) con la creciente represión al movimiento obrero, los estudiantes y liceístas. Y de esta forma plantear la necesidad de que el movimiento obrero sea el campeón de las lucha contra las penurias y sufrimientos de todo el pueblo, en especial los sectores más explotados y oprimidos. También RP viene logrando que una voz antiimperialista e internacionalista se haga oír no solo en Francia metropolitana o en países europeos cercanos como Bélgica y Suiza, sino también en muchos países del Magreb así como las colonias francesas en todo el mundo.

Brasil

Movimento Revolucionário de Trabalhadores

En Brasil, el MRT viene de una batalla política decisiva, en un momento en que dividió aguas en la política nacional y también en la izquierda: el golpe institucional contra el PT, pavimentado por la propia política petista de conciliación con los capitalistas, corrupción y ajustes contra los trabajadores.

El gobierno golpista de Temer se mantiene, sin ninguna popularidad, a cambio de la promesa de ataques todavía más frontales, como las reformas previsional y laboral. La magnitud de los ataques despertó la resistencia de las masas, que el 15 de marzo se expresó en un paro nacional encabezado por los trabajadores de los transportes, servicios y educación, impactando en las fábricas y despertando enorme apoyo popular.

Más allá de los giros a derecha y a izquierda en la coyuntura, el país sigue en una “crisis orgánica”, puesta de manifiesto por las jornadas de junio de 2013, cuando cientos de miles se levantaron contra el gobierno del PT, exigiendo más derechos y abriendo un nuevo espacio para las luchas democráticas de las mujeres y de los negros.

Una crisis del conjunto de los partidos tradicionales, hundidos en la corrupción y galvanizada por la operación judicial Lava Jato –remedo de la operación Mani Pulite italiana- que busca renovar el sistema político “por derecha”.

El PT intenta reubicarse en la oposición a Temer y presenta el regreso de Lula en 2018 como un “milagro” de vuelta a las condiciones de bonanza, como si la crisis mundial no existiese. Mientras tanto, siguen pactando con los golpistas en el parlamento para intentar salvarse de la Lava Jato; en los estados donde gobiernan, como Minas Gerais, son implementadores de los ajustes; y a través de la burocracia sindical, bloquean y frenan el desarrollo de la movilización de las masas.

El MRT lucha para derrotar a Temer en la lucha de clases, exigiendo un verdadero frente único obrero a las centrales sindicales, así como llamamos al PSOL a poner sus parlamentarios al servicio de la lucha, para que se organicen un plan de lucha serio, que movilice a miles de activistas en plenarios abiertos en los lugares de trabajo y de estudio, con asambleas de base y elección de delegados comprometidos con la lucha, que impidan nuevas traiciones de la burocracia sindical y preparen acciones todavía mayores que el 15 de marzo hasta tirar abajo las reformas y pasar a la ofensiva.

Para concretarlo, dimos una dura batalla para dar ejemplos de esa política en los lugares donde tenemos peso, como en la Universidad de San Pablo (USP), en docentes, en el subte de San Pablo y en la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ). A la vez, el MRT viene de conquistar un importante espacio impulsando Esquerda Diario, que viene convirtiéndose en el principal medio digital a izquierda del PT, llegando a casi 1 millón de accesos mensuales, a la vez que presentamos nuestras candidaturas anticapitalistas (como candidaturas democráticas en las listas del PSOL) en 5 ciudades el 2016, llegando a miles de votos.

Sobre esa base, ante la crisis política, luchamos por una nueva Asamblea Constituyente Libre y Soberana impuesta por la lucha, en la perspectiva de un gobierno obrero y popular, en ruptura con el capitalismo.

Venezuela

Liga de Trabajadores por el Socialismo

El país atraviesa hoy una de las peores crisis de su historia. Es la crisis de un capitalismo rentístico dependiente; nada tiene que ver con algún “fracaso del socialismo”. Muestra el fracaso de un nacionalismo burgués que ha optado por descargar la crisis no sobre los capitalistas sino sobre los trabajadores y el pueblo echando mano a todo tipo de medidas bonapartistas. Esto ha golpeado fuerte en el ánimo del movimiento de masas. La derecha, aliada del imperialismo, aprovecha esta debacle para desplegar su demagogia y busca embaucar a los trabajadores y al pueblo, para imponer su proyecto reaccionario. Al tiempo que busca mayores niveles de intervención imperialista.

Es necesario sentar las bases de una alternativa de independencia de clase ante ambos bandos, contra la subordinación del movimiento obrero y popular al chavismo y a la variante opositora de derecha. Para ello se impone sacar lecciones de cómo un movimiento que contó con enorme apoyo de masas y disposición al combate llevó a este callejón sin salida, y pelear por la construcción de partido obrero revolucionario, y un gobierno propio de los trabajadores y el pueblo pobre. Desde la LTS y las páginas del diario digital, La Izquierda Diario de Venezuela buscamos contribuir a esta perspectiva.

Uruguay

Juventud Revolucionaria Internacionalista

En Uruguay se cumplen 12 años de gobiernos frenteamplistas y los trabajadores deben enfrentar cierres de fábricas, despidos, y topes salariales. La estructura económica de la era neoliberal no ha sido cuestionada en sus aspectos principales como la deuda externa, estructura de la propiedad de la tierra, política monetaria, y penetración de capitales trasnacionales, entre otros aspectos. En el ámbito de los trabajadores públicos, el gobierno viene descargando un ajuste fiscal, degradando las condiciones laborales y las conquistas de los trabajadores, lo que ha motorizado importantes luchas, sobre todo entre docentes y estudiantes.

Las tareas históricas de la juventud y la clase trabajadora uruguaya siguen siendo las mismas: sacar las lecciones estratégicas de la experiencia del Frente Amplio y superarla por izquierda, evitando una vuelta de la derecha demagógica. Después de la gran movilización del 8 de Marzo que convocó a cientos de miles de personas contra la violencia contra la mujer, quienes hacemos La Izquierda Diario, pondremos todas nuestras fuerzas en el próximo período para construir la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas y pelear por el surgimiento de una Liga de Trabajadores por el Socialismo en Uruguay.








Temas relacionados

PTR   /    Grupo RIO   /    Left Voice   /    Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT)   /    Clase contra Clase   /    LTS   /    MIRS-CI   /    Corriente Comunista Revolucionaria (CCR)   /    Fracción Trotskista- Cuarta Internacional   /    MTS   /    PTS   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO