Cultura

MÚSICA Y CINE

Los Beatles y el cine: la experiencia de John Lennon y Ringo Starr

El vínculo que Lennon, McCartney, Harrison y Starr sostuvieron con el cine, no se limitó solo a la filmografía como Los Beatles. Todos estuvieron ligados permanentemente al séptimo arte.

Edgardo Videla

Delegado Comisión Interna de Cuyoplacas | Mendoza

Viernes 28 de abril | Edición del día

John Lennon y Ringo Starr van al cine

Durante la época de la Beatlemanía, Lennon, McCartney, Harrison y Starr, no podían pensar siquiera en una actividad paralela a la música, incluso filmar “A Hard Day´s Night” (1964), y “Help!” (1965), era parte de todo el proceso de ser Los Beatles, como una gran entidad que no les daba lugar a tener actividades individuales. Al terminar las giras en agosto de 1966, se encontraron con cierto tiempo libre que, en principio, volcaron a trabajar más su música en el estudio de grabación, pero que luego de lanzar Revolver, los llevo a experimentar nuevos caminos. Mientras Ringo se refugiaba en su vida familiar, y Harrison, comenzaba a conocer el hinduismo, Lennon y McCartney, salieron, por separado, a conocer el mundo del cine. Luego harían sus propias experiencias, George y Ringo.

John: el artista transgresor

En 1966, Lennon aceptó la invitación del Director Richard Lester, quien había dirigido las películas de Los Beatles, y viajó a España, para personificar al Soldado Gripweed, en el film “How I Won The War”, una comedia absurda en el marco de la Segunda Guerra Mundial. La película no tuvo gran éxito y Lennon declaró que no desarrollaría la experiencia de la actuación.

Al conocer a Yoko Ono, John retomó su vocación de dibujante y artista, y no tardó mucho en experimentar con una cámara en la mano, en pleno auge del happening como expresión artística. Después de muchas cintas experimentales, fue que la pareja, en marzo de 1969, realizarían “Rape” (Violación), un film de 75 minutos, en donde una cámara persigue todo el tiempo a Eva Majlata., una actriz húngara que no habla inglés. John comentaría que el film se trata de como estamos constantemente bajo presión y expuestos en el mundo contemporáneo. También es una crítica a lo que estaba sucediendo en Vietnam por aquellos años.

En septiembre de 1969, al regresar la pareja de su Luna de Miel, traía dos cortos que se proyectaron en el Institute of Contemporary Arts de Londres, en el ambiente under. "Self-Portrait" (Autorretrato), que duraba 42 minutos, estaba realizado en stop motion y se podía ver el pene de Lennon yendo de flácido a erecto. Yoko declaró, irónicamente, que la crítica “no se animó a tocarla”. El otro corto, era un documental dirigido por Peter Goessens, que fue filmado en color y duró 40 minutos, sobre la pareja de luna de miel, todo el tiempo en la cama, en una habitación en el Ámsterdam Hilton, de Holanda, reclamando por la Paz mundial como consigna. El film se conoce como el “Bed In”, (Encamada) y forma parte del conocido documental, “Give Peace a chance”.

En 1970, graban una serie de cortos de muy poca duración entre los que destaca, uno de 2 minutos, llamado “Freedom”(Libertad), que muestra en un plano corto el torso de una mujer que intenta liberarse del corpiño. El corto termina en el momento que la mujer está a punto de romper la prenda, según Yoko Ono, una metáfora de la opresión de la mujer.

Hacía 1971, presentan “Erection” (Erección), un corto de 19 minutos, filmado en time-lapse, dirigido por John Lennon, con música de Yoko Ono, muestra la construcción del London International Hotel, tomada en fotografías desde un punto fijo, durante 18 meses entre 1970 y 1971. Lennon se inspiró en los cambios que notaban durante las giras de Los Beatles, en donde encontraban nuevas edificaciones entre un viaje y el regreso.

Entre 1971 y 1972, Lennon financia y hace una breve aparición en el film “Dynamite Chicken”, una comedia critica de la modernidad, protagonizada por Richard Pryor, y dirigida por Ernest Pintoff, y escribe un sketch, para el guion de la comedia erótica “Oh, Calcuta”, de Kenneth Tynan.

Hacia fines de 1972, John y Yoko, junto a Steve Gebhardt, dirigen el documental “Imagine” que apoya a la promoción del álbum homónimo, está compuesto por vídeos musicales, de las canciones del álbum, con escenas de la vida cotidiana de Lennon y Ono, matizados por gags de confección, más bien improvisada. En uno de ellos, una sucesión de hombres, desde Lennon hasta el asistente de Yoko, y famosos como Fred Astaire, Jack Palance, Dick Cavett y George Harrison, escoltan a Yoko a través de una puerta; en otra escena, John y Yoko se buscan el uno al otro en el bosque de Tittenhurst, la casa de la pareja en Ascott, Inglaterra.

Después de esta etapa, la vida de Lennon dio un giro hacia el compromiso político, y su experiencia con el celuloide quedó relegada a películas caseras, “casi como escribiendo un diario de vida” diría el propio Lennon, que sirvieron, para muchos documentales biográficos sobre el emblemático músico y compositor, pero nada para presentar oficialmente.

Ringo: un actor despreocupado

Desde la época de la Beatlemania, cada vez que Los Beatles pasaron por la pantalla grande, quien recibió más elogios por sus actuaciones, fue siempre Ringo Starr. Los críticos llegaron a hablar de su actuación “chaplinesca” en Help!. Pero no fue hasta fines de 1968 que decidió aceptar su primera propuesta para incursionar en el cine.

Ringo aceptó participar en “Candy”, de Christian Marquand basado en la novela de 1958 de Terry Southern, una historia erótica de ciencia ficción, con actores de la talla de Marlon Brando, Richard Burton, , James Coburn , Walter Matthau , Ringo, John Huston, Charles Aznavour. Tuvo críticas muy tibias.

En 1969, actuó en “The Magic Christian” (El Cristiano Mágico), adaptación del libro homónimo de, nuevamente, Terry Southern, llevado al cine por Joseph McGrath, adaptado por entre otros, Peter Sellers, quien también es protagonista junto Ringo Starr, en una comedia ácida, sobre el capitalismo de fines de los 60’s, y las miserias humanas, con rutilantes apariciones como Raquel Welch, y Roman Polansky, entre otros. La crítica destruyó la película, por el excesivo uso del humor negro, y su despiadada homofobia.

Luego de la disolución de Los Beatles, el primer trabajo en cine de Starr, fue un western spaguetti, dirigido por Ferdinando Baldi, con aportes financieros realizados, en parte por Allen Klein, (responsable financiero de las cuentas Beatles luego de la disolución de la banda) llamado “Blindman”, que se estrenó en 1971 y que cuenta la historia de un pistolero ciego. También ese año, se estrenó 200 Motels, dirigida por Frank Zappa, y Tony Palmer, una surrealista sátira sobre la vida de los músicos de rock, en donde Ringo interpreta a un enano, la realización del film, estuvo llena de problemas de egos y tensiones entre los músicos de The Mother of the Inventions, la banda de Zappa, Ringo Starr,y Keith Moon, baterista de The Who.

Después Ringo produjo y dirigió el documental del grupo inglés T-Rex, Born to Boogie, para Apple Films, como lo haría en 1974 con “The son of Dracula”, un musical con Harry Nilsson, en donde aperecen John Bonham de Led Zeppelin, Keith Moon, Klaus Voorman, bajista de la banda de Lennon, y Peter Frampton.

Al año siguiente, llega “That’ll be the day” (Ese será el día), inspirado por el clásico de Buddy Holly. Dirigida por Claude Whatham, cuenta la historia de un marginado social que solo encuentra sosiego en el rock, a pesar de enderezar su vida gracias al amor de una jovencita que le dará un hijo, y a un amigo (tarr) quien lo acompañará.. Grandes figuras de principios de los 60, aparecen en el film, además de Ringo, están Billy Fury, Keith Moon, y una ficticia banda llamada “Stray Cats”, nombre que tomaría Brian Setzer para formar su banda en 1979.

En 1975, interpreta a un clérigo en la genial “Lisztomanía” de Ken Russell, quien juega con las historia de los músicos clásicos, Franz Liszt y Richard Wagner, en una irónica metáfora del bien y el mal. Actúan también Roger Daltrey, (The Who), Paul Nicholas, y Rick Wakeman, el virtuoso tecladista de Yes.

En 1978, personifica al ex marido de Mae West, en una comedia musical, llamada “Sextette”, de Ken Hughes, donde como siempre aparece algún amigote músico, en este caso Alice Cooper, y otra vez Keith Moon, junto a Timothy Dalton y Tony Curtis, entre otros.

Hacia 1981, llega, quizás su papel más recordado, en “Caveman”(Cavernícola), una parodia de la prehistoria, llena de gags típicos, pero efectivos, de las películas de clase B. Ringo Starr conoció a su actual esposa Barbara Bach, en esta filmación.

Ringo Starr aparecerá otra vez en la pantalla grande, haciendo de sí mismo, pero esta vez junto a su esposa Barbara Bach para el proyecto de Paul McCartney, “Give My Regards to Broad Street” (Dale Saludos a la Calle Broad) de 1984, que dirigió Peter Webb.

En 1985, aparece brevemente, en “Water”, de Dick Clement, junto a Keith Moon, Eric Clapton y George Harrison, quienes personifican a una banda convocada por la ONU para ayudar derrocar a una tiranía de un país centro americano, aquí la película se conoció como “Loca Juerga Tropical”.

Ese mismo año puso su voz a la Tortuga Artificial, para la versión para TV, de “Alice in Wonderland”, de Harry Harris.

Luego de esto, su receso con el cine se mantiene hasta hoy, aunque realiza aportes en documentales, y apariciones en infindad de recitales registrados en DVD, y en 2009, otra vez dobló a un personaje animado, llamado, en español, “El Grúfalo”, cuento infantil de 35 minutos.

Su aparición en Water de 1985:

La próxima compartiremos los vínculos con el cine que tuvieron Paul McCartney, y George Harrison, durante sus carreras.






Temas relacionados

John Lennon   /    The Beatles   /    Cine   /    Mendoza   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO