Política

ELECCIONES 2017

Lo que oculta la carta abierta de Cristina Kirchner: el peronismo ya es mayoría en el Congreso

Un debate sobre la carta publicada este lunes por la ex presidenta.

Martes 12 de septiembre | Edición del día

Este lunes la ex presidenta Cristina Kirchner publicó su “Carta abierta a todos los ciudadanos y las ciudadanas que votaron listas opositoras en la Provincia de Buenos Aires”, en la que convoca a todos aquellos que votaron listas opositoras en agosto a darle en octubre su voto a “Unidad Ciudadana”, según ella “el mejor instrumento`” para enfrentar al macrismo que “debe tener un límite, y solo lo tendrá si ganamos las elecciones de octubre”.

En uno de sus pasajes más explícitos, la ex presidenta afirma que cree “imprescindible que esa mayoría social que se manifestó contra el ajuste tenga una correlativa expresión electoral e institucional (...) solo la boleta de UC nos lo permite”.

Lo que oculta Cristina Kirchner salta a la vista. En primer lugar, que esta elección no es ejecutiva, sino que se eligen, principalmente, senadores y diputados nacionales, lo cual obligaría a una discusión sobre este tema que la ex mandataria prefiere eludir. Basta un breve repaso por lo que va del Gobierno de Macri para notar, por ejemplo, que el rol del PJ-Frente para la Victoria en el Senado, donde es mayoría, no ha sido precisamente el de expresar a “esa mayoría social que se manifestó contra el ajuste”.

Muy por el contrario: si Cambiemos, que es minoría en el Congreso Nacional, ha logrado aprobar leyes como la de entrega a los fondos buitre o el presupuesto de ajuste de 2017, entre muchas otras, es gracias al rol del PJ-Frente para la Victoria en el Senado, y de Massa-Stobizer, el Bloque Justicialista y otros en la Cámara de Diputados, que le votaron todas las leyes fundamentales para llevar adelante su plan económico, así como también (en el Senado) los pliegos de los jueces de la Corte Suprema que aprobaron el 2x1 para los genocidas. En la Cámara Alta (donde irá Cristina Kirchner al ser elegida), el bloque del PJ-Frente para la Victoria se mantiene unificado hasta el día de hoy, y seguirá siendo mayoritario y cumpliendo el mismo rol, ligado a los gobernadores peronistas que acuerdan con Macri.

Lo cierto es que los Pichetto, así como los Bossio, llegaron al Congreso gracias a listas de candidatos armadas por la propia Cristina Kirchner en el pasado. ¿Será distinto el rol en el Senado del compañero de fórmula de Cristina Kirchner, Jorge Taiana, que hasta ayer nomás era del Movimiento Evita? ¿Será distinto el rol en la Cámara de Diputados del ex menemista Daniel Scioli o de los barones del conurbano como Fernando Espinoza que también van en la lista de Unidad Ciudadana? Muy difícil creerlo. Como antecedente, cabe recordar que en la Ciudad de Buenos Aires desde hace una década que el PRO gobierna siendo minoría en la Legislatura, pero logra aprobar todas las leyes con apoyo del Frente para la Victoria.

Cristina Kirchner oculta también el rol de otras dos patas fundamentales que sostienen el ajuste a nivel nacional. En primer lugar, el de los gobernadores y gobernadoras de todo el arco político, como Alicia Kirchner, que al igual que Cambiemos en todo el país, aplica un ajuste brutal en su provincia, con represiones incluidas.

En segundo lugar, Cristina Kirchner denuncia que “para este GRAN ajuste después de las elecciones de octubre, el Gobierno quiere y sobre todo necesita una sociedad débil, organizaciones sociales divididas y una oposición fragmentada”. Sin embargo, al decir esto la ex presidenta “olvida” el rol de las cúpulas de los sindicatos, verdaderos cómplices del ajuste que se han encargado de contener todo este tiempo la bronca generada por los tarifazos, los despidos, la precarización, el deterioro del salario. Hoy muchos de estos dirigentes de la CGT apoyan su candidatura. Valga como ejemplo el apoyo de la conducción del SMATA de Ricardo Pignanelli, hombre que si por algo es conocido es por apoyar a los empresarios del sector y perseguir a los activistas que se organizan, como sucedió en Lear. Héctor Daer, el triunviro de la CGT, dejó correr en las últimas horas su apoyo a Cristina Kirchner. Por parte de la CTA, el también candidato de Unidad Ciudadana, Hugo Yasky, ha dejado abandonadas luchas como la de los docentes de Santa Cruz.

La única verdad es que en lo que va del Gobierno de Macri la única coalición que es coherente en el Congreso todos los días con lo que hace en las calles y en cada lucha, que no le votó a Cambiemos ni una sola ley de ajuste o entrega, es el Frente de Izquierda. Los referentes de este espacio son los únicos que están donde hay que estar, como lo hacen Nicolás del Caño, Myriam Bregman y otros compañeros y compañeras: defendiendo a los trabajadores, como en PepsiCo; denunciando a la Gendarmería en Esquel con los testimonios de los pueblos originarios; convocando a marchar este 18 de septiembre, a 11 años de la desaparición de Julio López, para pedir el fin de la impunidad en ese caso y la aparición con vida ya de Santiago Maldonado; así como en cada pelea de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Este 22 de octubre, el único voto útil es al Frente de Izquierda.






Temas relacionados

Frente de Izquierda   /    Mauricio Macri   /    Myriam Bregman   /    Nicolás del Caño   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO