Política Chile

ADOPCIÓN HOMOPARENTAL

Lo que esconde el discurso de "los niños primero"

El ministro Gonzalo Blumel anunció que enviará al Congreso la indicación sustitutiva al proyecto de ley que reforma el sistema de adopción en Chile en el transcurso de esta semana ¿Qué dice el feminismo socialista al respecto?

Martes 5 de junio | 10:51

Sin conceder como derecho de las parejas homosexuales a adoptar, el gobierno propone el derecho de niños y niñas a una familia, dejando abierta una ventana. Es que la derecha no puede mantener una agenda abiertamente conservadora y discriminatoria como quisieran los sectores más conservadores, por lo que dejará en las manos de los jueces de familia cada caso.

Pese a no haber comprometido la adopción homoparental, han asegurado que no habrá trato discriminatorio, en función del bien superior del niño o niña.

Pero… ¿qué es el bien superior del niño como plantea la derecha?

En el contexto de la crisis del Sename y el desolador panorama que pintó Piñera en la cuenta pública, de un país azotado por las reformas de la “retroexcavadora”, la misma derecha que empobrece y arroja a la miseria a madres, padres y abuelos de niños y niñas, hijos de la clase trabajadora, promete resolverlo con la indicación sustitutiva al proyecto de ley que reforma el sistema de adopción, fundada en el bien superior del niño a tener una familia.

Porque justamente la institución de la familia es donde se garantiza casi la totalidad del trabajo reproductivo y se hace de forma gratuita. Para el Estado y los empresarios es el modo más económico de educar a las nuevas generaciones de trabajadores.

Poniendo por delante un discurso de unidad nacional que lleva como bandera la infancia y la familia: la solución que proponen es la misma estructura social que encierra en las cárceles a los antes fueron niños que también pasaron por el Sename.

Para la derecha debe ser la familia y la mujer en su rol doméstico quienes se hagan cargo del cuidado de los niños a través del teletrabajo o la flexibilización laboral como también manifestó en la cuenta pública del 1 de junio.
Cabe destacar, que ninguna de las medidas que pueda prometer un gobierno empresarial podrá resolver de fondo el problema de la precarización de la infancia, porque sus intereses de lucro asfixian los derechos sociales básicos como a la educación gratuita de acceso universal, a la salud, a salas cunas, etc.

Una solución de la clase trabajadora: socialización del cuidado de niños y niñas

El cuidado socializado de los niños es una tarea que el movimiento de mujeres y de trabajadores debe tomar en sus manos. Los gobiernos empresariales de turno no pueden resolver de forma íntegra el cuidado de la infancia y el problema de la discriminación de género, porque sirven como argumento ideológico para reducir costos de producción y reproducción.

Hace 100 años, se creó el primer código de familia del Estado Obrero naciente en Rusia, donde las leyes apuntaban a la socialización del cuidado de niños y el trabajo doméstico, implementando comedores populares, habilitando los viejos palacios para huérfanos de la guerra y el hambre. Entre otras medidas que coinciden con las actuales demandas de la agenda de género, no se legalizó el matrimonio homosexual, pero existen registros de ellos.

Pese a que la adopción homoparental no es una solución de fondo, aun así la intransigencia de la derecha más conservadora se niega a abandonar su bandera pro familia, para mantener un sistema de explotación y opresión que genera suculentas riquezas para los Estados capitalistas. Un siglo después, la actualidad de la experiencia de la revolución rusa pone en evidencia que la crisis del Sename es el resultado de una sociedad profundamente desigual a la que la discriminación de género le es un mecanismo útil.






Temas relacionados

Sename   /   Infancia   /   Política Chile   /   Homosexualidad   /   Género

Comentarios

DEJAR COMENTARIO