Política Estado Español

CATALUNYA

¡Libertad inmediata y sin cargos a todos los detenidos y detenidas de los CDR! ¡Basta de criminalización!

La ofensiva españolista del Régimen del 78 para acabar con el conjunto del movimiento independentista se redirige ahora bajo la amenaza de la judicatura hacia la criminalización de los CDR y las detenciones de sus integrantes.

Martes 10 de abril | 18:24

Manifestación en Plaça Sant Jaume contra la represión a los CDR. Foto: ID

Durante las últimas semanas el golpe institucional contra Catalunya por parte del Régimen del 78 se ha profundizado de forma desmesurada. Tras la decisión de enviar a prisión preventiva a gran parte del Govern y la ex presidenta del Parlament, así como la detención y el intento de extradición de Carles Puigdemont desde Alemania, la ofensiva se redirige ahora contra la izquierda, y en especial hacia los Comités de Defensa de la República (CDR).

En este marco y a requerimiento de la Audiencia Nacional, la Guardia Civil ha iniciado este martes un operativo contra los CDR, deteniendo hasta el momento a una de sus integrantes. La operación, que aún sigue abierta, se propone efectuar más detenciones relacionadas con los cortes de carreteras y la apertura de los peajes durante las vacaciones de Semana Santa. El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido, ha declarado que los cargos que se les imputa son por delitos de "rebelión" y "terrorismo", algo que parece confirmarse en el caso de la primera detenida que ha sido trasladada a la Audiencia Nacional.

Al mismo tiempo, los Mossos d’Esquadra, detenían esta mañana a seis miembros de los CDR en las localidades de Arenys de Mar, Malgrat de Mar, Solsona y Òrrius. Estos jóvenes, ya liberados con cargos, estarían acusados de "desordenes" y "atentado contra la autoridad" durante el transcurso de la manifestación del pasado 30 de enero tras la suspensión del pleno de investidura de Carles Puigdemont.

Los CDR vienen demostrando una importante capacidad de autoorganización y movilización, en especial desde el ataque brutal hacia los consellers y su envío a prisión, convocando miles de personas en las calles, rodeando edificios institucionales al grito de “vaga general” y cortando carreteras. Dando inicio así a lo que se ha llamado la “Primavera Catalana” y tomando el testigo de la jornada histórica del 1-O, pero también de las huelgas del 3-O y el 8N.

Y ante la posibilidad de que se pueda abrir un mayor escenario de movilizaciones por parte de los CDR y la izquierda independentista, el Régimen del 78 no duda en desatar una verdadera campaña de criminalización para aniquilar de raíz las aspiraciones independentistas del pueblo catalán a cargo de jueces, fiscales y policía y bajo la amenaza de delito de “rebelión” a todo lo que sea expresión de la defensa al derecho a decidir y contra la represión.

Sin embargo, la campaña de criminalización hacia los CDR y la izquierda independentista catalana lleva semanas “cocinándose”. Al anuncio de la propia Fiscalía de la Audiencia Nacional de abrir acciones penales contra los Comités de Defensa de la República por “actos vandálicos que ponen en peligro la paz pública, el orden constitucional y la esencia del sistema democrático”, se le suman las alarmas de “batasunización” por parte de los medios de comunicación y las exigencias de “mano dura” al Gobierno de parte de los demás partidos del bloque españolista. Incluso miembros de En Comú Podem como Xavier Domenech o la alcaldesa del Barcelona, Ada Colau, se sumaron a esta campaña con declaraciones en contra de los CDR.

La Corona también ha querido dejar un mensaje de respaldo a las medidas represivas necesarias para frenar cualquier intento de que el pueblo catalán lleve a cabo el mandato surgido de las urnas el pasado 1 de octubre, tal y como se vio el pasado lunes. Tan solo 24 horas antes del inicio de los operativos policiales contra los miembros de los CDR, el rey Felipe VI visitaba Barcelona para hacer entrega de los despachos a las nuevas promociones de jueces, mientras los Mossos d’Esquadra reprimían e impedían la protesta de los CDR y los estudiantes cercanos al lugar del acto. Una visita, la del heredero del heredero de Franco que es vista como un gesto de apoyo total a la judicatura y su campaña criminalizadora contra el pueblo catalán.

Ante la actual cruzada represiva, desde la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) creemos que la única forma para acabar con la represión hacia el pueblo catalán y hacer efectivo el mandato popular del 1-O es potenciar la movilización independiente. Las direcciones de CCOO y UGT deben dejar de subirse al carro de las declaraciones que criminalizan la lucha del pueblo catalán y convocar urgentemente una huelga general en Catalunya por la libertad de los presos políticos y contra el 155.

En el mismo sentido, la izquierda independentista y la izquierda sindical deben ponerse al frente de imponerla a las direcciones de los sindicatos mayoritarios que están dando la espalda a las demandas democráticas de Catalunya, convocando asambleas, paros y actos en los centros de trabajo. Su inacción frente a semejante ataque contra los derechos democráticos más elementales es inadmisible y solo puede jugar en contra de los intereses de la clase trabajadora.

Este ataque brutal hacia el conjunto del movimiento independentista catalán indica el camino de una restauración reaccionaria del Régimen del 78, signada por más centralismo, más persecución a los derechos y libertades democráticas fundamentales en todo el Estado español. Y de este modo tener vía libre para hacer pasar la agenda de ajustes pendientes, basada en jueces, fiscales y policías.

Por ello, la “primavera catalana” debe confluir con el resto de luchas sociales y democráticas que se vienen movilizando en el resto del Estado desde principios de 2018 para golpear como un solo puño contra el gobierno y el régimen. Los sindicatos y organizaciones como Unidos Podemos del resto del Estado español deben convocar a grandes manifestaciones por la libertad de los presos y por el derecho a decidir sin no quieren ser cómplices de la campaña de represión y criminalización en curso.

Es imprescindible ampliar la base social del movimiento democrático catalán, ganando a los sectores de la clase obrera que lo ven como algo ajeno. Para ello hay que vincular esta batalla democrática con la lucha por un programa para resolver los grandes problemas sociales de paro, precariedad, pensiones y servicios públicos. Solamente así se podrá conquistar una república catalana, que no sea de los capitalistas sino de los trabajadores y socialista.

¡Libertad sin cargos a todos los detenidos y detenidas de los CDR!
¡Basta de represión y criminalización! ¡Libertad a todos los presos políticos!
¡Abajo el 155! ¡Por una huelga general en Catalunya!
¡Por un gran movimiento en todo el Estado contra el Régimen del 78 y por el derecho a decidir!
¡Por una república catalana obrera y socialista!






Comentarios

DEJAR COMENTARIO