Política

La impunidad de la Bonaerense

Liberan a Santiago Almirón, joven detenido por una causa armada por la bonaerense

Santiago estuvo detenido durante más de dos años pese a que no había ni una sola prueba en su contra. Se trata de una práctica permanente de la bonaerense: encarcelar "perejiles" para simular que combaten el delito. La pelea de familiares y organismos de DDHH logró la libertad.

José Muralla

@murayeando

Martes 16 de febrero | 21:38

Foto: Agencia para la libertad

El joven oriundo de Villa Tesei fue detenido en Agosto de 2018 y se lo tuvo en esa condición hasta que la semana pasada la fiscalía declaró no tener motivos para detenerlo. Las únicas "pruebas" que tenía la bonaerense para tenerlo preso fueron las supuestas declaraciones de un "testigo reservado" que nunca fue llamado a declarar.

Las cuatro ruedas de reconocimiento que se realizaron con los testigos presenciales del robo en un local de comidas y asesinato de uno de los clientes (de lo que se acusaba a Santiago) dieron negativas.

Te puede interesar: La Bonaerense mata, Berni hace campaña y el Gobierno de Kicillof los banca

De hecho los testigos describieron al asaltante como un hombre de unos 25/30 años, de 1,65 de estatura aproximadamente, con una barba tupida. Mientras que Santiago al momento de su detención tenía 22 años, mide 1,83 y no usaba barba.

Romina, la tía de Santiago, contó a la agencia Paco Urondo como fue que se armó la causa: "En una recorrida por el barrio, el jefe de calle lo ve a Santiago cortando el pasto para una cooperativa en la que trabajaba, le pide el DNI y le saca una foto.
Posteriormente, este policía se presenta a declarar en la comisaría de la zona exponiendo que un testigo de identidad reservada menciona que un chico, llamado Santiago Almirón, había cometido el hecho. Este testigo nunca fue citado a declarar. Del allanamiento a la casa de Santi se llevaron celulares con sus respectivos comprobantes de compra, ninguno perteneciente a la víctima. Estos teléfonos fueron peritados arrojando resultado negativo. Se produjeron varias falencias en la cadena de custodia, como ser la manipulación sin guantes durante los allanamientos."

Según relata la Agencia Para la Libertad el juicio fue llevado a cabo a puertas cerradas y se negaron todas las peticiones que realizó la familia y la defensa de Santiago: que ingresen veedores de DDHH, que el juicio sea público y que sea transmitido de manera remota. El único que estuvo de forma remota fue Santiago desde el lugar de detención, dificultando así el trato fluido con su abogado.

Te puede interesar: Caso Facundo Castro: el informe pericial de la querella que desarma el encubrimiento

Diversas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos se hicieron presentes durante los días en que se desarrolló el juicio. También familiares de otras víctimas de las causas armadas por la bonaerense como la de Ezequiel Bazán. Nuevamente fue la movilización popular lo que impidió un nuevo atropello de la policía bonaerense de Berni y Kicillof.

Por desgracia el caso de Santiago no es el único en su tipo. Es un modus operandi de la Bonaerense - una de las organizadoras del gran delito como el narcotráfico, desarmaderos, trata, entraderas, etc - encerrar "perejiles" para justificar su existencia. Mientras que cuando un integrante de la fuerza golpea o asesina a su pareja, lo dejan en libertad y lo cubren como se mostró en el femicidio de Ursula.

Esta actitud para colmo es premiada por el gobernador Kicillof con los aumentos salariales que les niega a docentes y trabajadores de la salud, nuevos patrulleros, armamento y aumentando la cantidad de efectivos. Y Berni sale a intentar despegar a la institución que él conduce del femicidio de Ursula, luego de que encubrieran a su asesino y reprimieran a su familia y amigas cuando exigían justicia.

En los últimos días vimos como cayó otra causa armada por la Bonaerense contra el militante del Polo Obrero Rafael Crispín, a quien la Bonaerense detuvo en un operativo ilegal y le inventó una causa por "intento de homicidio agravado", por filmar la brutalidad policial. También cayeron las causas truchas contra los manifestantes solidarios con los trabajadores de la autopartista Lear. Las causas se mantuvieron abiertas también de manera arbitraria durante 7 años, en un nuevo caso de connivencia entre las fuerzas represivas, la casta judicial y el gobierno kirchnerista.

Como sostienen las miles de mujeres que se manifiestan contra la Bonaerense por el femicidio de Ursula: "no es un policía, es toda la institución. El Estado es responsable". La única forma de terminar con los atropellos de la maldita bonaerense es organizados y en las calles.

Santiago volviendo a su casa con su familia desde el penal de Magdalena, donde la Bonaerense le robó más de 2 años de su vida. Foto: La Retaguardia






Temas relacionados

Abuso policial   /    Delincuencia policial   /    Maldita Policía   /    Policía Bonaerense   /    Morón   /    Policía   /    Sergio Berni   /    Bonaerense   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO