Mundo Obrero

REPRESIÓN POLICIAL E INSTITUCIONAL

Legislatura porteña: gran apoyo a trabajadores senegaleses víctimas de xenofobia y represión

Las comisiones contra la Violencia Institucional y de Derechos Humanos sesionaron este miércoles con la presencia de trabajadores senegaleses y decenas de organismos de derechos humanos y organizaciones solidarias.

Alejandrina Barry

@alebarryceprodh

Jueves 28 de junio | Edición del día

La Legislatura porteña recibió denuncias de trabajadores senegaleses - YouTube

Fotos Marcelo Scoppa/Enfoque Rojo

Este miércoles la Comisión Especial contra la Violencia Institucional de la Legislatura porteña, en conjunto con la Comisión de Derechos Humanos de ese cuerpo legislativo, sesionó con la presencia de decenas de inmigrantes senegaleses y a salón colmado.

Las comisiones presididas por Myriam Bregman y Victoria Montenegro, respectivamente, convocaron a dicha audiencia por las brutales políticas represivas y de hostigamiento que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está llevando contra los miembros de esa colectividad.

Victoria Montenegro, Myriam Bregman y Patricio del Corro

De la reunión participaron los legisladores porteños María Sol Méndez, Maximiliano Ferraro (Vamos Juntos), Patricio del Corro (PTS-FIT), Gabriel Solano (PO-FIT), Paula Penacca (FpV), Fernando Vilardo y Marta Martínez (AyL).

Estuvieron presentes también referentes de organismos de derechos humanos como Abuelas de Plaza de Mayo, CELS, APDH, CeProDH, Liberpueblo, Gabriela Liguori (Coordinadora General de la Comisión Argentina para Refugiados y Migrantes), Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, EATIP, ACVI (Asociación contra la Violencia Institucional), referentes de organizaciones políticas y sociales como Nicolás Caropresi de la CTEP, Mauro Fernández de Greenpeace y Pablo Ferreyra, exlegislador de la Ciudad, entre otros. Gabriel Fuks, Defensor del pueblo adjunto, también se hizo presente y enviaron sus saludos las exdiputadas nacionales Alcira Argumedo y Patricia Walsh, entre otras personalidades.

Nicolás Caropresi y un trabajador senegalés

Esta reunión fue convocada a pocas semanas de que la Policía de la Ciudad llevara adelante un operativo brutal en el barrio de Flores, donde hirieron gravemente a un vendedor ambulante senegalés. Las impactantes imágenes de un joven senegalés con el brazo abierto fueron reflejadas en distintos medios de comunicación.

El ensañamiento policial siguió al día siguiente, cuando esa fuerza entró a las casas de los senegaleses a las 5 de la mañana, rompiendo las puertas y amenazando con disparar las escopetas que portaban. Luego incluso algunos senegaleses que tenían locales y aportan como monotributistas fueron allanados y allí también llegaron los operativos para detener a los vendedores y sacarles todas sus pertenencias.

Uno de los senegaleses presentes en la reunión en la Legislatura relató que ahora tampoco están seguros en las casas que comparten. “Ahora la Policía también entra mientras dormimos para llevarnos detenidos y sacarnos lo poco que tenemos”, dijo. Es que en el último operativo que terminó con 23 detenciones la Policía no solo se llevó la mercadería si no también los celulares, la ropa y el dinero que tenían. A uno de ellos le robaron todo lo que tenía para mandarles a sus familiares que viven en Senegal y que dependían de esa plata para tener lo más elemental.

Los detienen solo por el hecho de ser negros. Incluso en Constitución, relataron, sin estar vendiendo ni nada se llevaron a un hombre haitiano por esta caminando por ahí.

Los relatos de los miembros de la comunidad senegalesa fueron desgarradores. Todos ellos emigraron de uno de los países más pobres del mundo en búsqueda de algún futuro que les permita no solo poder cubrir sus propias necesidades sino también poder ayudar a los miembros de sus familia que viven en el continente africano y que muchas veces dependen de esa ayuda para poder comer.

Relataron que para poder llegar a la Argentina todos ellos vendieron hasta la última de sus pertenencias para poder pagar el pasaje. Y que cuando llegan a nuestro país la única ayuda con la que cuentan es la que reciben de sus mismos compatriotas que destinan una parte de sus pocos ingresos diarios para colaborar con el recién llegado para que así pueda iniciar alguna de las actividades de subsistencia con las que consiguen mantenerse.

El “precio” que deben pagar los miembros de esta comunidad para estar en la Ciudad de Buenos Aires es altísimo. Los senegaleses presentes en la reunión explicaron que en los últimos años recrudeció una política represiva y discriminatoria en su contra. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, a través del Ministerio de Espacio Público y del Ministerio Público Fiscal principalmente a través de la fiscalía a cargo de Celsa Ramírez, promueve verdaderas razias.

Primero el Gobierno usó como excusa que la venta que desarrollaban era ilegal. Pero esto es falso ya que su medio de subsistencia es la venta ambulante. Sin embargo usaban el Artículo 83 del Código Contravencional para secuestrarles la mercadería. Al no ser esta una causal de detención el Gobierno ordenó a la Policía que denuncie a los senegaleses por cometer el delito de atentado y resistencia a la autoridad para así poder detenerlos.

Esto tiene otra consecuencia, aún más grave para muchos de ellos. Al ser acusados de un delito la nueva ley migratoria les impide acceder a la regularización de su situación migratoria. Por último relataron que ahora la política del Estado es la de sumarles el delito de violar la ley de marcas.

Los miembros de la comunidad relataron cómo es el modus operandi de estos operativos. Primero son abordados por personas de civil. Estos los increpan para que entreguen la mercadería de modo violento. Como esto es completamente irregular los vendedores senegaleses se niegan y es entonces que estas personas se identifican como inspectores del Ministerio de Espacio Público y convocan a la Policía para que los detengan por atentado y resistencia.

En todos los casos se produce el secuestro de la mercadería y solo después la inspeccionan para constatar si realmente existe alguna infracción que justifique el operativo. Pero ya es tarde. Primero se les incauta todo y se los detiene después se investiga.

Luego de escuchar los testimonios de los trabajadores senegaleses tomaron la palabra los distintos organismos y diputados que repudiaron el accionar de la policía y la discriminación.

Myriam Bregman declaró que se escucharon los testimonios de los trabajadores ambulantes de origen senegalés “que viven en una situación muy grave de represión cotidiana por parte de la Policía de la Ciudad por el solo hecho de trabajar. Estas situaciones son cotidianas y muestran el accionar xenófobo y racista de esta Policía que tiene como objetivo a los sectores más vulnerables”.

Por su parte Victoria Montenegro afirmó: “Nos comprometemos a seguir trabajando para que estas situaciones de xenofobia no vuelvan a ocurrir en nuestra ciudad”.

Esta reunión se planteó como un primer paso para llevar a delante una campaña hasta que ponerle un freno a esta intolerable política de represión y discriminación racial del gobierno de la ciudad.







Temas relacionados

Policía de la Ciudad   /    Senegal   /    Brutalidad policial   /    Migrantes   /    Violencia policial   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Xenofobia   /    Represión   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Parlamentaria   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO