Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Lavagna: el pacificador celeste del PJ

El peronismo prepara un plan que imponga las reformas exigidas por el FMI junto a la Iglesia e instituciones de distintas religiones y empresarios: Lavagna candidato del orden y ajuste.

Martes 2 de abril | 23:56

Roberto Lavagna cada día se ubica más como el candidato del PJ a las elecciones presidenciales. Los últimos días trascendió que su intención es incluir a la Iglesia católica e instituciones de distintos credos religiosos como actores en un acuerdo económico y social, siguiendo con su línea de “pacificación social”. Esta no es sólo una política del ex ministro, sino de los representantes del “peronismo federal” como Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, o Miguel Pichetto.

Te puede interesar: Duhalde y los impulsores del operativo Lavagna

Al dejar como ganador de las PASO en San Juan a Sergio Uñac le envió sus felicitaciones, continuando los gestos mutuos de apoyo. El “Frente Todos” incluyó a Unidad Ciudadana y agrupaciones kirchenristas en esta provincia, expresando al sector del PJ nacional que busca cerrar acuerdo con el espacio de la ex presidente Cristina Fernández. Uñac en sus declaraciones refuerza como posible candidato a Lavagna en una lista de unidad peronista a nivel nacional en las próximas elecciones.

El propio Lavagna dijo en redes sociales claramente cuál es su propósito:

La propuesta de un acuerdo con sectores empresariales, centrales sindicales y movimientos sociales y que ahora propone incorporar a la Iglesia es para elaborar un plan de contención que permita realizar las grandes reformas que exige el capital financiero, léase FMI, como parte del ajuste.

Desde ahora planean cómo las reformas laboral, previsional, tributarias y fiscales aseguren no sólo las condiciones de mayor saqueo nacional en los hombros de los trabajadores, sino que se impongan “pacíficamente”. Evitar escenarios como diciembre del 2017 cuando la movilización y rechazo masivo condicionaron al gobierno para continuar y profundizar este plan es una necesidad estratégica. Esta preparación deja a vista de todos que lo que se está sintiendo del ajuste económico son los primeros síntomas y el próximo gobierno deberá profundizarlo, a menos que rompa el acuerdo con el FMI y decida no pagar la deuda.

Te puede interesar: Cinco claves para entender quién es Lavagna y por qué impulsan su candidatura

Este plan no surge de la noche a la mañana, es una de las políticas que Lavagna pudo comprobar como Ministro de Economía bajo el gobierno de Duhalde (y otros antes). En el 2002 la Iglesia tuvo un lugar preponderante en el “Diálogo Argentino”, una mesa compuesta por diversas instituciones nacionales, el gobierno y auspiciada por las Naciones Unidas para el restablecimiento del orden institucional después de la crisis. Ahora dice sin tapujos querer recrear esta política, que en los hechos fue imponer una devaluación y represión brutales a los trabajadores y desocupados.

Es que la situación cada vez es más insoportable para las grandes masas de trabajadores y jóvenes del país, el ajuste que implican los tarifazos, la inflación y el rol traidor de la CGT empeoran las condiciones de vida de millones cada día, que impacto particularmente en las mujeres.

Este no es un dato menor teniendo en cuenta que de las personas con menores ingresos el 70% son mujeres, teniendo los empleos peores pagos y más precarizados. Son principalmente las que mueren por las consecuencias del aborto clandestino. Por estos motivos es que son las primeras en salir a las calles por sus derechos como mostró la marea verde en el 2018, y luchando contra los despidos en Coca-cola, Siam, o Pepsico. Pero la paz en las calles que deja gobernar al FMI a través de Cambiemos también la garantiza el Papa a través de sus representantes en las organizaciones sociales, especialmente en los sectores más empobrecidos.

Te puede interesar: El factor Lavagna y la unidad nacional

Bajar listas del kirchnerismo en provincias como Córdoba, Tucumán apoyando a Manzur, o la posible unidad con Lavagna, claro opositor al aborto legal, no es una contradicción. La necesidad de aliarse a la Iglesia también es lo que tienen en mente los sectores kirchneristas al pedir “unir pañuelos celestes y verdes” para evitar que el movimiento de mujeres continúe en las calles enfrentando a instituciones reaccionarias como la Iglesia o el Senado, un verdadero problema a la hora de gobernar en medio de crisis agudas.

Y esto es sólo el comienzo de una crisis profunda que no es sólo económica sino política, de cara a las elecciones presidenciales se abre una pregunta para la clase patronal y la casta política: ¿Las urnas podrán resolver un candidato que asegure los planes del FMI con eficacia?

Te puede interesar: ¿Adónde va el movimiento de mujeres?: polémica entre la izquierda y el kirchnerismo

A esto apunta en la carrera electoral Roberto Lavagna, para ser el embajador más confiable del FMI en Argentina ocupando el sillón de Rivadavia, y reafirmar el rol que tuvo en todos los gobiernos anteriores de los que fue parte: asegurar los planes del capital y los patrones garantizando el orden. Y para eso, que mejor contención social que la Iglesia Católica en Argentina.

Por eso desde el Frente de Izquierda levantamos en alto las demandas por aborto legal seguro y gratuito sin “fisuras”, por la separación de la Iglesia y el Estado, y del no pago a la deuda con el FMI, apostando a un movimiento de mujeres independiente de todos estos sectores, que apueste a construir una gran fuerza social junto a los trabajadores y oponer una salida a la crisis que no sea pagar con nuestras vidas.

Te puede interesar: Cómo derrotar a Macri, el FMI y los gobernadores







Temas relacionados

Pacto social    /    Roberto Lavagna   /    PJ   /    Iglesia Católica   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO