Política

MENDOZA

Lautaro Jiménez: "La única forma de que se exprese un desarrollo más orgánico de la izquierda como fenómeno político es la militancia"

El actual Diputado provincial del FIT, electo Senador en las últimas elecciones, dialogó con La Izquierda Diario sobre los resultados del pasado domingo y la perspectivas de la izquierda en la provincia

Domingo 29 de octubre | 17:46

LID:- Uno de los datos que más destacaron los grandes medios después de las elecciones fue la distancia que le sacó Cambia Mendoza al peronismo. ¿Vos que balance hacés de eso?

Hay muchas discusiones alrededor del balance que hizo Cornejo después de la elección y que expresan los resultados. Por un lado destacando el porcentaje alto que saco Cornejo, que en términos generales, es similar a lo que sacó en la elección de gobernador. Es una forma de ratificar lo que ya tenía.

Uno podría decir que después de los ataques y medidas que no tuvieron mucho consenso, es una buena elección, pero a su vez, si se mira desde cómo se mira Cornejo, como administrador, como uno de los mejores gobernadores de Macri, con proyección, no se vio lo que ellos querían, que era un crecimiento y cuorum propio en ambas cámaras para ir más allá con las transformaciones políticas y estructurales que quieren llevar adelante, como convocar a una reforma de la Constitución antes de que se venciera el plazo para que Cornejo pudiera tener una reelección, por ejemplo.

El gobierno hizo una buena elección, pero sin los resultados que le permitirían tener una hegemonía consolidada. Yo creo que eso lo vieron después de las PASO, ya que Najul sacó el 38%, entonces hicieron una campaña más dura desde el punto de vista macrista, consolidando esa base. A diferencia del 2015 donde intentaron mostrar que menos el FIT y el PJ, estaban todas las fuerzas políticas bajo la órbita de Cornejo, con una alianza que iba desde el PD hasta Libres del Sur, incluyendo al Frente Renovador. En estas elecciones no hubo una estrategia de “transversalidad” o hegemonía, sino que buscaron consolidar la base más dura y el apoyo a “la gestión”, y desde ahí pelearle al peronismo.

Podríamos decir que a falta de un pujante crecimiento de la economía que le ayude a conseguir esa "hegemonía" de la que tanto se habla, y que le fue privada al radicalismo incluso por sectores de la clase media identificados en los valores macristas de la meritocracia y el desarrollo individual que ahora votaron a un opositor como Ramón enojados por los maltratos del gobernador. Cornejo sí ha sabido cómo solidificar su gobierno con "supremacía", reavalorizando el importante volumen de su coalición, sobre la dispersión de una oposición que está altamente fragmentada.

El otro dato es que el peronismo, que si había hecho una buena elección para gobernador, quedando Bermejo a unos cinco puntos de Cornejo, ahora prácticamente se derrumbó.

LID:- ¿Cómo explicas el retroceso del peronismo?

El gobierno provincial ayudó a debilitar al peronismo, promoviendo una oposición “a medida” como puede ser el PI, más allá de los méritos propios del peronismo. Eso también fue una forma de ponerle un techo al crecimiento del PI sobre los votos del gobierno, ayudando a Ramón a tener una identidad más "opositora" que aquella más "ciudadana" con la que se había posicionado en las PASO. De todas maneras, si uno algunas zonas donde Ramon hizo sus mejores elecciones, como Godoy Cruz, es evidente que también creció sobre el espacio del gobierno provincial. Tadeo Garcia Zalazar ganó la Intendencia de Godoy Cruz con el 72% de los votos y ahora quedó en el umbral del 50% perdiendo casi todos esos puntos en manos de la lista del PI.

Con respecto al peronismo, está el dato que cuando pierden la provincia en 2015, los intendentes de los departamentos habían quedado como quienes resistían ante la derrota y en estas elecciones, en los departamentos más importantes perdieron, sobre todo en San Martín, San Rafael y Maipú. Los viejos caciques del Gran Mendoza han colapsado literalmente, la elección de Alejandro Abraham en Guaymallén, quedando tercero es una demostración de que el PJ tiene una crisis de conjunto, no sólo los conservadores como Félix, sino también los que buscan una identidad renovadora desde el kirchnerismo han quedado sin una base desde la cual liderar el peronismo.

Ahí da para ver los límites que tienen esos perfiles de “gestión”, donde los intendentes tienen para sacar chapa y movilizar sus aparatos, lo que se vio es que la “caja” nacional y provincial es determinante. Si Noelia Barbeito había dicho en un debate que el gobierno estaba haciendo una campaña “de cemento”, también podríamos decir que fue una campaña de “fierros”, con un discurso de mano dura importante, con lo que Cornejo captó votos peronistas con el discurso de la seguridad, usando tantas veces antes por el peronismo, en los departamentos donde los caciques del PJ quedaron dibujados como gestores de unión vecinal, peleándose con Cornejo por quién inaugura un barrio.

LID:- Es decir que fue un triunfo resaltado por el derrumbe del peronismo, pero con límites para Cornejo…

El gobierno aprovechó una campaña muy ofensiva desde el macrismo, incluso llevando a Najul a decir que pondría las manos en el fuego por Macri en los casos de corrupción y, por el otro lado, con el tema de la gestión, incursionar en el terreno de la base peronista en los departamentos.

Eso en cuanto a lo bien que le fue, y los límites que tiene lo bien que le fue. Porque si uno mira, en esta campaña el gobernador hizo a un lado a sus aliados, que también sacaban votos como el Frente Renovador y el PD cuando iban por fuera, y sin embargo ahora no le sumaron mucho.O sí, pero perdieron votos radicales. Los limites no son pocos y por eso el gobierno está preocupado por cómo quedan los quórums en las cámaras de la Legislatura.

Cornejo no había renunciado a la recurrente ilusión de la "transversalidad" con la que armó Cambia Mendoza y luego su gabinete. Insistió de alguna manera con ese perfil hasta las PASO, a donde cayó a un preocupante 38%. Pero supo girar a tiempo en buscar "otra forma" de ganar e imponer una supremacía, endureciendo el valor del oficialismo, "bancar el proyecto" nacional y provincial para frenar la fuga de los "catch all" y revolver la herida de "la insoportable levedad del ser opositor" en el peronismo.

Cornejo supo combinar un discurso de gestión en el territorio, con fortalecer la identidad macrista en el discurso, para evitar que se sus votos se vayan a otros espacios. Por eso no hay que impresionarse con los resultados e imaginar que hay un 46% de macristas convencidos, entre los votantes de cambiemos hay de todo, y el núcleo duro macrista es sólo una fracción radicalizada de ese volumen. Y en cuanto al peronismo, si bien uno puede suponer que un sector que votó a Felix en las Paso luego votó a Ramon, lo más concreto es que fue un gran volumen de los votos de Juani Jofre los que migraron al PI. Y si bien es cierto que Cornejo ayudó a presentar a Ramon como un opositor más duro que Felix, que tomaba causas sociales como el aumento de las tarifas, Ramón hizo una campaña bastante gorila y crítica de Cristina y el kirchnerismo, lo que hace pensar que el “fenómeno” de Juani en las PASO fue bastante primaveral, y se mostró como una identidad política bastante débil y volátil, no hay una kirchnerización del PJ mendocino como tampoco parece haberla tanto entre sus votantes. Entre la derrota de Cristina en Buenos Aires y del peronismo a nivel nacional, deja al peronismo en una situación política complicada.

LID:- Para muchos, Jose Luis Ramón fue la “revelación” de las elecciones. ¿Vos que análisis haces?

Lo del PI es novedoso en cuanto a quién es el candidato, pero en Mendoza siempre hubo fenómenos así. Mendoza nunca fue una provincia bipartidista, siempre hubo terceras y cuartas fuerzas, sobre todo en elecciones legislativas. Así como estuvo Protectora, en el 2001 estuvo el fenómeno de Fiscal, la Coalición Cívica. No es novedoso en términos de fenómenos políticos como se lo quiere presentar, pero sí por la emergencia de un candidato muy carismático, con un discurso ecléctico en consignas que combina desde aspectos progresistas como la "defensa del consumidor" hasta razgos profundamentes derechistas y ultraconservadores como su abierto llamado a criminalizar de las mujeres que interrumpen sus embarazos y sus ataques a la izquierda. Fue un discurso híbrido, muy efectivo para incrementar la apuesta por algo "nuevo", pero que a su vez se convierte en un gran interrogante en qué tipo de identidad política se podría cristalizar. En otras provincias, fenómenos como el de Luis Juez lograron llegar incluso más lejos, pero frente a un régimen de partidos mucho más disperso que el de Mendoza. Si la UCR se desgasta y el peronismo se estanca en su dispersión, seguirán teniendo espacio, sino, puede ocurrirles lo mismo que a FISCAL o el ARI-CC.

LID:- ¿Vos crees que el crecimiento de Protectora fue en detrimento del FIT como se dijo desde algunos medios?

Apenas aparece el fenómeno de Protectora, y esta idea de que Protectora pasaría a ser la tercera fuerza, se hace una lectura como que en realidad Protectora estaría reemplazando al FIT.

De repente, algunos dicen “¿qué pasó?”. Protectora creció exponencialmente, pero el FIT hizo al mismo tiempo una muy buena elección creciendo tres puntos con respecto a las PASO y superando el volumen de votos que había tenido en el 2015. Y qué pasa…bueno, se puede decir que el FIT tiene un camino paralelo. Más que paralelo, contrario esa corriente, y que ha sabido capear ese vendaval entre las formaciones tradicionales y el marketing político, que antes nos adjudicaban a nosotros.

Cuando irrumpe Nicolas del Caño y la elección del 14 %, todos los análisis que se hacían era que era un fenómeno anti política, voto bronca, efecto espuma, etc. Usaron 10mil categorías de análisis para negar la posibilidad de que surgiera una identidad política de izquierda. Yo no creo que tuvieran razón, en el sentido de que fue Del Caño el que surgió y no otro, porque listas anti política siempre hubo, porque en el 2013 habían también, y había centro izquierda también como Montbrum, que le había ido bien en elecciones anteriores. ¿Por qué en ese momento no fue Montbrum, o no fue un PD recauchutado, como quisieron hacer con Rosales, que era un candidato nuevo del PD, que venía del periodismo, y fue del Caño el que creció? Porque si bien podía ser una identidad más "débil" en términos de la identidad que podían tener con las ideas de la izquierda, ya había una empatía que se expresaba en sectores sociales con una afinidad en términos de clase, de identificación con sus trabajadores, con las mujeres, que ya era embrionariamente una identidad de izquierda y que se venía expresando en luchas como contra la megaminería, la docencia, los ajeros, el movimiento de mujeres, antes y después. No surgió de la nada. No puede decir que el fenómeno del FIT cayó del cielo en Mendoza, y ese sustrato social es el que aún permite que el FIT siga sacando porcentajes altísimos.

Aparte son 4 años en los que pasaron muchas cosas: gobernó el kirchnerismo, gobernó el macrismo, gobernó el PJ, gobernaron los radicales, hubo elecciones ejecutivas, hubo elecciones municipales, hubo elecciones legislativas, hubo elecciones sin spot de televisión, hubo elecciones donde el primer candidato era conocido como Nicolás del Caño y hubo elecciones con figuras desconocidas, como la primera elección de Noelia o la elección de Macarena. Hubo elecciones donde hubo otras fuerzas que nos ganaban incluso, como el PRO en la ciudad, que iba por fuera en ese momento de Cambia Mendoza, o en el mismo 2015 como el Frente Renovador. Entonces no se puede no ponderar esa persistencia, ni dejar de ver que esa persistencia no es que sea la misma gente la que te vota. Ha habido un recambio y así como hay votantes que migran eventualmente hacia otros candidatos, hay muchos que se vuelcan hacia el FIT, especialmente entre los jóvenes. Esto también se expresa en la distribución geográfica, tanto entre zonas y departamentos, o entre el gran Mendoza y el interior, como también en los barrios, donde vas creciendo y vas decreciendo. Pero lo que si no hay, y creo que en esta elección menos que menos, una suerte de voto al FIT como fenómeno voto bronca. Es apoyo a una lista de Izquierda.

Esto no podría explicarse tampoco sin dimensionar a una candidata como Noelia, que es realmente impresionante. La Noe en tan sólo dos años paso de 69mil votos, como candidata a Gobernadora en las PASO del 2015 a 125mil votos en las elecciones del domingo pasado. Ah tenido un crecimiento impresionante basado en la enorme identificación y empatía que logra en la gente más humilde, la juventud y las mujeres. Sólo candidatos como Del Caño o Vilca logran fenómenos así. Y no hay aún otras figuras en la izquierda que se le aproximen, lo que es a su vez un desafío para nosotros, que desde Mendoza hemos impulsado ya dos grandes figuras de la izquierda como son el Nico y la Noe. Sin ese enorme carisma, acrecentado por su rol como senadora, valiente y fuerte al frente de las luchas y las denuncias contra la casta del Senado y los principales políticos provinciales como Cornejo y Bermejo, su gran oratoria, sería imposible pensar que el FIT hubiera podido mantener esos porcentajes en un escenario electoral tan complejo como el que atravezamos, sin radicalización política.

LID:- ¿Cómo queda el FIT después de estas elecciones y cuáles son sus principales perspectivas de ahora en mas?

Hay una identidad política más de izquierda, que se puede decir que ha pasado la prueba. En lo que todavía está en discusión si pasamos la prueba o no es en superar el peligro de una interpretación más socialdemócrata, por decirlo de alguna forma. Tener una visión de que cómo nos mantenemos, como vamos sacando más votos, esa identidad se consolida, y pensar que hemos logrado recrear el voto de los viejos socialistas. Tener una falsa ilusión de que esta persistencia del voto de izquierda podría ser una recreación de esas viejas identidades políticas. Caer en la ilusión de que superamos la identidad débil del FIT anti casta política del 2013 por una identidad más de izquierda y consolidada. Hay algo de eso, pero también es cierto que, como lo demostraron los fenómenos políticos de los últimos años, las propias identidades políticas en si, por más simpatizantes que sean de la izquierda y demás, no son orgánicas. No hay un 12% de gente convencida profundamente de nuestras ideas. Y entonces, ¿cómo se expresaría?. La única forma de que se exprese un desarrollo más orgánico de la izquierda como fenómeno político es la militancia y las ideas más consientes.

Se puede dejar claro que como identidad general con nuestras ideas, está más consolidado el espacio del FIT. Pero no hay que caer en la idea errónea de que eso es un espacio orgánico, porque lo único que te hace orgánico es tener gente plenamente consiente en términos políticos, de tu programa, de tu estrategia, en lugares orgánicos donde puedan interactuar e influenciar a otros sectores, me refieron a las fábricas, empresas, supermercados, facultades, galpones y viñas, escuelas y reparticiones públicas. Porque las elecciones son el reino del marketing, no por una interpretación de ahora que está de moda Durán Barba. El marketing en sí no es solamente por problemas de la coyuntura o de las modas, tiene que ver con lo que son las elecciones y el sufragio universal en sí. En las elecciones, las masas trabajadoras, la juventud precarizada, las mujeres trabajadoras, las jóvenes oprimidas y demás, no existen como tal. O sea no intervienen como masas, como coletictivo, se disgregan y como decía Lenin, son "polvo social", aparecen como individuos sin identidad bajo la forma de votos.

Entonces, de entrada partís de una supuesta igualdad donde tu voto vale el mismo que el de un empresario, porque el sufragio es universal. Esto hace que lo electoral genere identidades débiles, más allá de que se puedan fortalecer, como decíamos antes. Pero tiene un límite. Una identidad fuerte se puede hacer, por ejemplo en las fábricas donde se discutía ahí, en el mismo lugar de trabajo, entre peronistas que decían “frente al ajuste y todo lo demás lo que necesitas es gente que le pueda hacer daño al gobierno y la izquierda es testimonial”, tenías a los de izquierda que les decían “no, mirá vos lo que estás haciendo es votando a un menemista como Felix”. Pero esa discusión en sí vale mil veces más que el marketing electoral, porque hay una identidad dentro de los lugares de trabajo que se puede replicar, y que te obliga a pensar argumentos, a acompañar una experiencia, no hay anonimato ni polvo social, hay compañerismo y pelea honesta por las ideas. Porque vos no adherís a tal por tal cosa, sino porque vos discutís con tus compañeros y te haces de izquierda porque tenés que discutir con un peronista, explicarle y convencerlo. Y necesitas argumentos de por qué sos de izquierda. Eso forma una identidad más fuerte, la discusión en los lugares de trabajo, lo mismo en los lugares de estudio, donde hay corrientes. No sos polvo social. Estás discutiendo desde un lugar.

Yo creo que eso es lo que viene como desafío para la izquierda para ver si puede crecer en ese sentido. Desde ya creció la izquierda en los lugares de trabajo, en los centros de estudiantes, en comparación con el 2013, crecimos mucho. Pero en comparación a los 125mil votos, no. No hay punto de comparación, es mucho menor. No tenes 2000 o 3000 de esos 125 mil organizados en clubes, en agrupaciones, en locales, en corrientes sindicales y políticas, eso no está. Entonces para lo que se viene de cómo enfrentar el ajuste del gobierno con organizaciones de masas como sindicatos y centros de estudiantes, hasta para terminar de darle forma a esto de que es la identidad política de izquierda, a este 12% que vota al FIT. Esos votos, como los de Jujuy o Neuquen, nadie puede decir que son marginales.

El tema es si deja de ser marginal la militancia de izquierda, no las votaciones de la izquierda en sí.








Temas relacionados

#FrenteDeIzquierda2017   /    Elecciones 2017   /    Noelia Barbeito   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO