Política Chile

PRIMARIAS PS

Las tres cartas presidenciales dentro del Partido Socialista

La carrera de velocidades dentro del Partido Socialista ha comenzado, arrojando tres cartas que se barajan ante un eventual proceso de primarias, aunque aún sin definirse. Fernando Atria, Ricardo Lagos y José Miguel Insulza, aparecen como los precandidatos por la colectividad.

Edson Elgueta

Valparaíso, Chile

Viernes 25 de noviembre de 2016 | Edición del día

FOTO: Biobio

La cancha comienza a rayarse, siendo hasta el momento tres las principales cartas que se barajan como precandidaturas dentro del Partido Socialista (PS).

Fernando Atria, Ricardo Lagos y el hasta hace poco proclamado José Miguel Insulza, entrarán en la competencia interna dentro del partido, aunque aún sin saberse si se mantendrá la posibilidad de un proceso de primarias, o se buscará llevar un candidato único.

Hasta hace unas semanas, la declinación de la presidenta de la colectividad Isabel Allende, como petición del expresidente Ricardo Lagos, hacía presagiar que las fichas ya estaban echadas, sin embargo la baja aprobación de este, en la última encuesta adimark correspondiente al 5%, cambio el orden del tablero, apareciendo nuevas posturas y rostros.

Ricardo Lagos el candidato del orden y la gobernabilidad

Hace bastantes meses comenzó a visualizarse a Ricardo Lagos como un posible candidato a la presidencia, luego de que saliera a la luz la crisis que afecto a la totalidad de los partidos del régimen, producto de los casos de corrupción y financiamiento ilícito de campañas relacionadas a las empresas Penta y Soquimich.

A esto se sumó las tensas relaciones que comenzaron a vivirse dentro de la Nueva Mayoría donde una Democracia Cristiana (DC) envalentonada se decidió a golpear la mesa del gobierno, buscando acorralar al Partido Comunista (PC) que si bien permanentemente se ha venido cuadrando con una serie de políticas antiobreras y antipopulares por parte del gobierno, fue utilizado de chivo expiatorio como el responsable del rechazo al reajuste del sector público.

Dichos elementos hicieron aparecer criterios como el orden y la gobernabilidad, como una impronta que debía tener el posible candidato, donde claramente la DC se cuadraba a Lagos, mientras que el PC intentaba desmarcarse, aunque paulatinamente abriéndose la posibilidad de apoyar a este, si es que se proclamaba como candidato, posición muy distinta hace años atrás.

Sin embargo lo que no tomó en cuenta el exmandatario, es que una importante parte de la población se cansó de la antigua política concertacisonista conservadora, tomando conciencia de las antiguas cúpulas dirigentes que por más de 25 años, han desarrollado políticas neoliberales en contra de la clase obrera, y distintos sectores que han venido cuestionando profundamente al gobierno. De aquí la tan poca aprobación en las encuestas, que lo ha llevado a tener que reinventarse discursivamente apoyando la política de aborto y en contra del sistema de las AFP.

Esta imagen es la que ha llevado a su otrora precandidato de coalición por el Partido por la Democracia (PPD) Alejandro Guillier a ser una carta confiable, atrayendo las miradas de sectores más “progresistas” dentro de la Nueva Mayoría.

Sin duda la imagen que exprese Ricardo Lagos a un contexto político tan demacrado donde tanto la legitimación de la Nueva Mayoría como de la Derecha se encuentra por el suelo, será un punto central que el expresidente tendrá que saber sortear y resolver, si es que no quiere quedar atrás en la carrera de velocidades hacia las presidenciales.

Fernando Atria la voz del sector disidente dentro del Partido Socialista

Por otra parte, un rostro que se ha levantado –aunque quizás con menos fuerza- es el del abogado constitucionalista Fernando Atria, académico reconocido nacionalmente, y a quien hace unas semanas veíamos como el diputado del Movimiento Autonomista (MA) por Magallanes Gabriel Boric, hacía guiños, mostrando su interés como futura carta presidencial.

Atria perteneciente a un sector del PS, conocido como Izquierda Socialista (IS), se ha mostrado como un claro opositor a la línea de Lagos señalando que “personifica la restauración conservadora” y planteando la necesidad de traer a la luz la tradición de antiguos referentes del socialismo como Salvador Allende, Carlos Lorca o Julieta Kirkwood.

Sin embargo más allá de la posición crítica de Fernando Atria al gobierno de Ricardo Lagos o de Michel Bachelet –de quien valora ciertos elementos de su gestión- no consigue deslindarse y subordinarse a un partido que históricamente ha servido a los empresarios, por tanto sin una salida de independencia política. Termina siendo una reoxigenación de las herramientas que entrega la democracia burguesa, en la búsqueda de los derechos de la ciudadanía.

Sin duda es una mirada mucho más renovada que sus competidores, donde también ha tratado de emular el fenómeno de Bernie Sanders en EE.UU, sin embargo es difícil que se presente como una alternativa fuerte, en un nicho de antiguos referentes de la concertación.

La oportunidad de Insulza ante la crisis de la Nueva Mayoría

El último nombre a sumarse en la lista de precandidatos por el PS, es el de José Miguel Insulza, quien el día martes anunció su renuncia como agente ante la Corte Interamericana de la Haya, planteando su intención de convertirse en una alternativa presidencial.

Insulza, quien muchas veces intentó ser una carta real como presidente dentro de la antigua Concertación, hoy ve una oportunidad ante la profunda crisis que invade a la Nueva Mayoría, aunque sin tener una fuerte base social dentro del partido que lo respalde.

El Panzer –como también se le conoce- se refirió a su precandidatura como un “liderazgo seguro”, declarando “Yo le ofrezco a Chile una conducción segura, que dialoga, que genera confianza, y que le permite mirar hacia el futuro, bien asentado sobre consensos y acuerdos importantes”.

Así también, el ex ministro apunto sus dardos hacia el expresidente Lagos, señalándolo a este como responsable del fracaso del Transantiago y del CAE, dos temas que hasta el día de hoy le cobra la población. Ante el Transantiago, Lagos responsabilizó a Michel Bachelet de su fracaso, señalando que el gran error estuvo en la implementación.

Tres precandidaturas, ninguna alternativa socialista y revolucionaria

La batalla ha comenzado dentro del Partido Socialista, y comienzan las discusiones por ver quién será el mejor candidato. La antigua posibilidad de que Ricardo Lagos avanzara como única alternativa dentro de la Nueva Mayoría, parece ser cada vez más lejana, luego de que Alejandro Guillier (IND PRSD) subiera en las encuetas, y ante la baja aprobación del ex mandatario. Los distintos perfiles comienzan a esclarecerse y se hace más evidente, lo opuesto que es aquella política de la denominada “transición” a las importantes luchas que han venido dando estudiantes, trabajadores y distintos sectores oprimidos.

La necesidad de levantar una alternativa socialista, anticapitalista y revolucionaria, se vuelve aún más urgente, pero sólo podrá construirse con independencia política de los partidos del régimen tanto de la Derecha como de la Nueva Mayoría. Una alternativa de los trabajadores, las mujeres y la juventud, que es muy distinta de los Frentes Amplios y variantes reformistas que intentan reoxigenar la ilusión democrática de la burguesía.




Temas relacionados

Política Chile   /    Nueva Mayoría   /    Elecciones   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO