ROSARIO

Las mujeres y el narcotráfico

Norma Pared es madre y abuela de 2 de los 3 jóvenes asesinados por una banda narco en el barrio Santa Lucía el pasado sábado. En el enfrentamiento recibió un balazo que casi le costó la vida. Norma Bustos era la madre de Lucas Espina, brutalmente acribillado por narcos en la madrugada del 27 de enero de 2013. Luego de múltiples denuncias, Norma Bustos fue asesinada por un sicario en noviembre. Las valientes mujeres que, a pesar de las consecuencias, se animaron a denunciar a los narcotraficantes asesinos de sus hijos.

Úrsula Vivas

@ursulavivas

Miércoles 14 de enero de 2015 | Edición del día

En la madrugada del sábado, Norma Pared se despertó en su casa del barrio Santa Lucía con el sonido de las balas. Al salir de su domicilio, junto a sus hijos Brian y Luciana, vio a uno de sus nietos desangrándose en el suelo. Mario Brest, de 15 años, había sido brutalmente asesinado en la puerta de su casa de la zona oeste de Rosario por una banda narco. En el instante en que comienzan a insultar a los agresores que se estaban retirando del lugar, Brian, su hijo de de 20 años, recibe un balazo y al domingo siguiente, luego de algunas horas internado, falleció. Ella misma resultó herida con un proyectil que le rozó la cabeza, a punto de costarle la vida. Esta situación parece una figurita repetida, otro hijo de Norma Pared fue asesinado en las mismas calles en el año 2010.

“ Cuando algún pibe les da la espalda, aparecen las balas"

Norma dijo al diario Clarín que los responsables del hecho integran una banda narco con "cuatro cabecillas adultos" y más de "40 soldaditos". En sus declaraciones asegura que arremetieron contra su familia “por negarse a participar de sus negocios", y agrega que tanto Brian como Mario ya habían recibido amenazas. “ Cuando algún pibe les da la espalda, aparecen las balas", declaró. Además, dijo haber efectuado más de 50 denuncias contra los atacantes, que más tarde le costarían la vida de dos miembros de su familia.

El caso de Norma Pared no es el único. En el vértice opuesto de la ciudad de Rosario, en barrio La Tablada, Norma Bustos de 53 años es asesinada en la mañana del 21 de noviembre de 2014 en su kiosco ubicado en Pavón al 4600. Norma Bustos, quiso luchar contra las bandas narco de la zona sur de Rosario que se llevaron la vida de su hijo Lucas Espina, y recibió lo mismo que él: balas.

Valientes mujeres

La historia de vida de estas aguerridas mujeres contrasta en una provincia donde los femicidios y otro tipo de vejaciones contra las mujeres son moneda corriente. Son ellas, “hijas” de un sistema profundamente patriarcal y machista, las que arremeten con bronca y elevan sus voces para luchar y denunciar a los responsables de asesinar a sus hijos y familiares.

En la Santa Fe donde narcos y policías parecen una unidad inteligible, resuenan los relatos de mujeres como Elsa Godoy, madre de Franco Casco, el joven de Florencio Varela asesinado en manos de la policía de la comisaría séptima. O como el de María Helena, madre de Jonatan Herrera, recientemente abatido por 4 efectivos de la nueva y flamante Policía de Acción Táctica. La “Norma” en Rosario, son las valerosas mujeres que se despojan de todos los prejuicios de género que las rodean sutil o cabalmente, para ponerle el pecho a las balas (ahora más que nunca) y luchar contra la impunidad que destila el régimen narcopolicial en la provincia de Santa Fe.







Temas relacionados

Jonatán Herrera    /    Narcotráfico Rosario   /    Franco Casco   /    Narcotráfico   /    Gatillo fácil   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO