Cultura

ANIVERSARIO

Las movilizaciones en el periódico Germinal de La Pampa por Sacco y Vanzetti

En La Izquierda Diario compartimos dos notas que resumen la jornada de lucha en la La Pampa con motivo de los asesinatos de Sacco y Vanzzeti. Publicados en el periódico Germinal del año 1927.

Martes 23 de agosto de 2016 | 17:37

El periódico Germinal salió a la calle por primera vez el 9 de septiembre de 1914 bajo la dirección del abogado y dramaturgo Pedro E. Pico como órgano de difusión del Centro Socialista de Santa Rosa, fundado el año anterior. La publicación tuvo en un primer momento una tirada quincenal, para volverse semanario en 1919 y comenzar a tener aparición diaria desde 1927. En 1925 paso de ser el periódico del Centro Socialista de Santa Rosa a convertirse en el órgano de difusión de la recién creada Federación Socialista Pampeana.

En 1927, con motivo de las movilizaciones que se llevaron a cabo en todo el mundo en contra de la ejecución de los anarquistas Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti en los Estados Unidos, Germinal destinó dos números especiales para cubrir las medidas de fuerza en el Territorio Nacional de La Pampa.
A continuación se incluyen dos notas que resumen la jornada de lucha.

La jornada reivindicatoria de ayer.

El clamor popular detuvo las manos de los verdugos de Sacco y Vanzetti

Germinal, Santa Rosa, Boletín Especial del 11 de agosto de 1927.

Nunca la Capital de La Pampa ha presenciado una agitación tan grande y tan magnífica, como la que realizara la clase trabajadora en el día de ayer, de solidaridad con la justicia y la humanidad simbolizada en los Mártires de Boston, los camaradas Sacco y Vanzetti.

No podía realizarse este crimen; la justicia y el capitalismo yanki por ensoberbecidas que se hayan sentido y fuertes, han debido ver ahora, que hay algo mucho más formidable que las bayonetas, cañones y oro en que se asienta su absoluto poder: El clamor obrero internacional, ató las manos al verdugo de Boston. Ayer a las 23:30 horas, recibimos de nuestro corresponsal telegráfico, la noticia de la postergación de la ejecución de Sacco y Vanzetti, postergación que ha de terminar con la libertad de dichos compañeros.

Ahora volviendo a los actos de ayer, debemos solamente manifestar que el proletariado de Santa Rosa ha respondido como un solo hombre a la cruzada reivindicadora, acudiendo a los actos convocados por la Federación Socialista Pampeana, los cuales superaron los actos mas optimistas de todos los hombres libres.

Por la mañana fueron suspendidas todas las actividades, formándose una manifestación compacta de mas de una cuadra, de obreros que invitaban al cierre de los comercios y talleres, lográndose para las I0 un paro obsoluto (sic), con excepción del servicio de luz eléctrica y de las oficinas públicas.

Obtenida la paralización del trabajo, la masa trabajadora que por momentos iba haciéndose más compacta, concurrió a la Casa del Pueblo en manifestación y de allí hasta la Plaza Mitre, en donde siendo como las 11 horas, se improvisó una conferencia en la que tuvo que dirigir la palabra al pueblo, el compañero Lordi y el intendente municipal ciudadano Domingo Gentile los cuales tuvieron palabras de protesta por la acción del capitalismo e invitaron a los trabajadores al mitin que se realizaría en el mismo lugar a las 18 horas.

De ahí las condiciones designadas para mantener el paro siguieron desarrollando su actividad ejemplar, llegándose a las 17:40 horas, en que en la Plaza Mitre se había congregado una multitud de ciudadanos y trabajadores, esperando la palabra obrera y proletaria.

Inaugura el ciudadano Hugo L. Nale, en nombre de la Federación Socialista Pampeana, quién expone el objeto de este acto de protexta (sic), cediendo la palabra a la compañera María Trener, quién se asocia al acto en nombre de las mujeres proletarias de esta ciudad, teniendo la palabra de condenación para los verdugos del proletariado.

Hace uso de la palabra el ciudadano Ferrari Zamudio, maestro de la vecina localidad de Toay, quién en una brillante improvisación se adhirió a la protesta internacional contra el crimen que se quiere cometer contra dos inocentes trabajadores, por el delito de pensar y de querer una humanidad de mas justicia y mas libertad. En un vibrante párrafo manifestó que él como argentino y como educador, presentaba en este acto las flores rojas de su dolor, terminando condenando la acción de la plutocracia norteamericana haciendo voto por la salvación de los Mártires.

Seguidamente hizo uso de la palabra, el compañero Antonio Buira, quién hace el proceso de esta sociedad capitalista, para relacionarla con la infamia cometida por la justicia de clase de los Estados Unidos en la persona de los camaradas Sacco y Vanzetti. Tuvo palabras de condenación para la Aristocracia del Dólar, la cuál podrá asesinar a esos compañeros, pero no podrá detener a la clase proletaria en su trayectoria por la formación de una humanidad de Justicia y Libertad.

Se refirió al movimiento emancipador realizado en oportunidad de la huelga agraria, en el cual se fraguaron sumarios contra los militantes más activos, cometiéndose con ellos una serie de atropellos que culminaran con la prisión de varios de estos. Se refirió a la Rusia obrera, la que en su acción emancipadora, realizando la más grande revolución que registra la historia, en cuyas jornadas se ha visto permanentemente detenida por la reacción internacional.

Termina la exposición invitando al proletariado a materializar este acto de protesta, organizándose en sindicatos para la defensa de sus intereses, y de las ideas emancipadoras por las cuales. Ahora sufren el martirio Sacco y Vanzetti. Termina invitando a los concurrentes a desfilar en manifestación por las principales calles de la ciudad, la cual se realizó de inmediato en forma impotente recorriéndose las calles Gil, Sarmiento y Pellegrini hasta la Casa del Pueblo, en donde la multitud pidió el uso de la palabra a varios compañeros, organizándose otra conferencia tomando la tribuna, es decir, subiéndose en la ventana varios compañeros, quienes exhortaron nuevamente a los trabajadores a mantener la protesta, la cual debe continuarse hasta el día siguiente a las 12 horas, resolviéndose así y retirándose poco a poco a sus hogares los trabajadores que con tanto interés y entusiasmo replegaron al movimiento, siendo el único comentario la sangre generosa y proletaria que estaba por verterse, rendida a una sociedad capitalista de crímenes e injusticias.

Ahora trabajadores, la «justicia» de Norte América ha resuelto postergar la ejecución de Sacco y Vanzetti hasta el 22 del corriente, por cuyo motivo es necesario hoy más que nunca, mantener los postulados de solidaridad humana que ayer ha dado prueba el pueblo de Santa Rosa. Todos los trabajadores deben estar alertas para realizar una nueva agitación, en el caso que para el día indicado se haga necesario atar nuevamente la mano del verdugo.

¡Que la conciencia de clase os ilumine a los trabajadores!
¡Que el sentimiento de humildad y de justicia os inspire!
¡Viva el socialismo y la solidaridad de la clase trabajadora!
¡Viva la solidaridad de Sacco y Vanzetti!


Otras jornadas reivindicatorias de justicia

Meeting Pro Sacco- Vanzetti del sábado. Constitución del Sindicato de Oficios Varios. Huelga de protesta de ayer

Germinal, Santa Rosa, Año XII, Nº 665, 23 de agosto de 1927, p. 1.

La agitación universal promovida para aclamar justicia en favor de los trabajadores Sacco y Vanzetti, sometidos a un martirio por el solo delito de haber querido una humanidad mas justa, tuvo como cabía de esperar, también gran repercusión entre las masas trabajadoras de este territorio, los cuales movidos por el sentimiento que en ellas ha producido la injusticia de la clase capitalista yanki, han realizado hasta el último rincón del suelo pampeano, actos de protestas traducidos en manifestaciones, mítines, creación de sindicatos obreros y huelgas generales.

En esta capital un núcleo de trabajadores constituidos en una Comisión Provisoria para organizar un Sindicato de Oficios Varios, organizó el sábado a día 20 a las 18 horas, en la Plaza Mitre un meeting de protesta contra la justicia de clase de Norteamérica, al cual concurrió una muchedumbre de ciudadanos y trabajadores, que al concurrir al acto anhelaban a la vez que escuchar la palabra obrera, exponer la protesta y el repudio contra la infamia del capitalismo ensoberbecido de los Estados Unidos.

Meeting del sábado en la Plaza Mitre

A la hora indicada un compañero de la Comisión Organizadora del acto, lo declaró abierto, cediendo la tribuna al ciudadano Salomón Wapnir, de Ingeniero Luiggi, quién había sido especialmente invitado al acto y el cual desde tan apartado lugar concurrió para aportar su concurso y su verba cálida e inteligente al acto de protesta del proletariado local.

Wapnir, al iniciar su discurso manifestó en un brillante exordio, su satisfacción por encontrarse en la tribuna pública y rodeado de la masa trabajadora de esta capital, la cual se había congregado en la plaza pública más que para escuchar frases galanas y oratoria refinada, establecer su protesta por el crimen que la plutocracia norteamericana cometía en la persona de dos compañeros, evidenciando a la vez como la clase trabajadora, la cual siente en mayor grado el alto concepto moral, que se denomina también sentimiento humano, es decir, de solidaridad con otros hombres sujetos infamemente a un martirio.

En otros párrafos brillantísimos que serían imposibles traducir al cronista, historió – haciéndole una crítica incisiva- el desarrollo del capitalismo y de las instituciones que sostienen a la plutocracia yanki, a cuya tierra acuden trabajadores de todo el mundo para rendirle sus energías, creyendo encontrar en ellas mayor libertad para desenvolver sus actividades, tal fue el caso de Sacco y Vanzetti, que como otros tantos millones de proletarios fueron lanzados a las tierras de Washington desde las bodegas de los grandes transatlánticos, creyendo encontrar detrás de esa estatua a la libertad, que como una avanzada en el mar, en la entrada del puerto de Nueva York, quisiera radicar con su luz en lo mas alto de la mano, al mundo entero que detrás de ella está el paraíso o la tierra de la libertad.

Pero trabajadores, continuó el compañero Wapnir, detrás de esta personificación representada en la mole de esa estatua llamada de la libertad, enclavada allí para cruel ironía que alcanza a toda género humano, está un pueblo de esclavos, vale decir, al lado de los mas grandes e irritantes privilegios, está la clase trabajadora representada por decenas de millones de hombres, huérfanos de los elementales derechos de libertad y de justicia. Detrás de la pretendida estatua de la libertad se ubica el presidio al que se lleva a los hombres que anhelaban mayor felicidad, por los llamados delitos sociales y políticos. He aquí la mejor demostración de esta farándula sangrienta, con que obsequian al mando, el precipitado capitalismo de la gran unión.

Detrás de esta mistificación, está todo el proletariado acorralado, puesto en Norteamérica el simple hecho de que un trabajador sea melitante (sic) a un sindicato, trae aparejada la comisión de un delito que la justicia al servicio del imperialismo yanki, puede castigar hasta con 21 años de presidio.

Pasa a establecer el hondo significado del proceso instaurado a Sacco y Vanzetti, afirmando con ello se ha de abrir una brecha a esta monstruosa bastilla que integran el capitalismo y sus resortes; de hoy en adelante, a partir de ese movimiento de solidaridad y de justicia, no será posible para las masas explotadas de la tierra, ningún retroceso, de aquí desde esta agitación que marcará época en los anales de la vida de la humanidad, los trabajadores han de continuar su trayectoria de siglos, por la conquista definitiva de una sociedad mejor, libre de la explotación y del privilegio.

Tuvo conceptos sobre la violencia, en la forma como la aprecian los melitantes (sic) socialistas, los cuales no ponen en la explotación de un hombre o de seis, las esperanzas de que con ellas puedan remediarse estos crímenes del capitalismo, el tiene demasiados e incontables resortes para poder reemplazarlos cuando sean despedazados por esta clase de hechos; la verdadera clase ha de transformar e impedir los desmanes de la plutocracia y el capitalismo internacional, está en la acción sonora y firme de la clase trabajadora en sus medios específicos de lucha, en el sindicato obrero, en donde el trabajador aprende a valorizar su esfuerzo que pasa con la solidaridad con el resto de sus compañeros, trae la superación de la clase proletaria.

Termina el camarada Wapnir, insistiendo pues, para que los asalariados pasen a integrar o a constituir sus sindicatos de oficios, desde los cuales tanta obra les toca realizar para llevar a una feliz realidad la conquista de la humanidad de más justicia y más libertad que todos aspiramos. A las ovaciones continuas con que fue premiada la exposición del compañero Wapnir, estalla una nueva más entusiasta, al dejar la tribuna que pasa a ocupar el ciudadano Antonio Buira, quién como viejo luchador del proletariado pampeano fuera invitado a este meeting y al que concurrió con el entusiasmo característico en el, al que no avalan ni los largos años de lucha ni las comodidades que puede significar para un hombre que lleva un cuarto de siglo de lucha, la existencia de un hogar proletario y la compañía de los suyos.

El compañero Antonio Buira, empieza refiriéndose a la disertación del ciudadano Wapnir, que ha hecho con su exposición, un estudio exhausto y cáustico, que la acción de dominio que realiza la clase capitalista internacional, ahora extremada por la prepotente plutocracia yanki. Pasa a relatar casos múltiples de injusticias que ha realizado y lleva a cabo la burguesía de todos los países, citando el concreto de aquí cuando los colonos que han querido una mayor consideración de los latifundistas, los cuales en su voracidad de dominio ahogan la expansión del pueblo de la República, que en vez de tener menos de 10 millones si no existieran esos pulpos podría alcanzar fácilmente a 40 o 50 millones de habitantes. Aquí tuvo frases incisivas para los titulados nacionalistas, los que en vez de ser serviles del latifundio y de la explotación, si fueran reales y honestos sus propósitos, pasarían a defender a la clase trabajadora del campo, que es la única en verdad nacionalista, cuando quiera una mayor producción, al prodigar sus energías a la madre tierra.

Continúa Buira en brillantes párrafos, haciendo hincapié para que los trabajadores materializaran los sentimientos de protesta porque ahora se sienten conmovidos por el infame y criminal atentado que se quiere hacer con la electrocución de Sacco y Vanzetti en Boston, manifestando que la mejor forma de concretar y hacer fecunda esta protesta, es la preocupación de la clase trabajadora por unirse y fundirse en los sindicatos obreros, en los cuales ha de encontrar el proletariado las armas para afianzarse en sus libertades y en cuya lucha han de inspirarse las futuras por la emancipación del trabajo, con el derrumbe de esta sociedad de casta en la de los productores libres del por venir.

Termina, en medio de grandes aplausos, invitando en nombre de la comisión organizadora del acto, al concurrir a las 9 de la noche al local de la Casa del Pueblo, en donde se ha de constituir un sindicato de oficios varios.

La enorme concurrencia de ciudadanos se dispersa haciendo comentarios al importante contenido de este meeting, que abarcó profundos conceptos de moral humana, que informan los sentimientos de justicia y solidaridad en el hombre, sentimientos que la clase dominante quisiera desterrar para mejor realizar sus negros designios de esclavitud y de miseria en inmensa mayoría del género humano, para que así pudiera resultar un dominio mas fácil y una sumisión absoluta a la casta de traficantes que ella integra.

Constitución del Sindicato de Oficios Varios

Desde la terminación del acto realizado en la plaza, ya fueron muchos los trabajadores que empezaron a dirigirse a la Casa del Pueblo y cuando eran las 9 de la noche, en el amplio salón se encontraba una aparentada masa de proletarios que esperaban que la comisión provisorio terminara la preparación de la asamblea, lo cual se hizo cuando eran las 9:30, solicitando el ciudadano Estival, se abriera de inmediato un registro de trabajadores que quisiera pasar a integrarse en las filas de la organización que se quería constituir en esta asamblea. Así se hace de inmediato, inscribiéndose ciento treinta y cuatro trabajadores como afiliados a el. Hecho esto y aprobados por la asamblea, se pasa a constituir la mesa, designándose para presidirla al obrero José Puig y para secretario al joven Ferrando.

Constituida ya la asamblea, se resuelve por aclamación dejar constituido el Sindicato de Oficios Varios de esta capital, cuyos estatutos serán motivos de discusión en una próxima asamblea, y de los que se encarga a la comisión que se designará en la misma asamblea.

Se vota por aclamación los nombres de siete trabajadores los que han de integrar la comisión administrativa del sindicato de cuyos nombres y oficios daremos cuenta en otro lugar. Se designan dos revisores de cuentas. Por aclamación, también, la asamblea vota su solidaridad con la protesta internacional por la condena de Sacco y Vanzetti, resolviéndose por unanimidad, declarar un paro de 24 horas para hacerse efectivo el día lunes 22. Para mejor realización de esta protesta y para encauzar el movimiento en forma orgánica y firme, la asamblea convoca a otra asamblea para el próximo día domingo.

La asamblea resuelve realizar una suscripción voluntaria entre los asistentes, destinando el 50% de la misma para ayudar a los presos por cuestiones sociales y el resto para fondo del sindicato. En medio del mayor entusiasmo se hace la colecta la cual da la suma de 73 pesos. En medio del mayor orden y entusiasmo termina esta asamblea a la cual contribuyeron con su palabra cálida distintos trabajadores, los cuales siendo cerca de las 24 horas, antes de retirarse a sus hogares, acotan la necesidad de oír la palabra de varios ciudadanos que sin intervenir en las deliberaciones de la asamblea obrera, asistían al acto con profunda simpatía y admiración, estos entre otros eran, el compañero Wapnir, Doctor Corona Martínez y Buira, a los cuales insistamente (sic) pidieron, haciéndolo en primer lugar Wapnir, para manifestar la profunda alegría que lo embargaba al presenciar actos como el que había dado lugar a la creación del Sindicato de Oficios Varios de Santa Rosa, que comprueban la grandiosa capacidad de la clase trabajadora, augurando días de mayor felicidad y justicia para todos los productores en general y en particular para los componentes del nuevo baluarte proletario. El ciudadano Corona Martínez, subido en un banco, desde el cual improvisa tribuna, expone la ultima complacencia con que visto la realización de tan magna asamblea manifestando que al fin con el aporte de la clase trabajadora a la creación de esta organización gremial, la obra socialista se complementaba en esta capital del territorio. Que al fin, llegada la hora de la acción uniforme del partido en su faz política, gremial y cultural, en que se expandirían los ideales de solidaridad que informan la ixistencia (sic) del socialismo. Dijo que ahora se había creado en esta ciudad algo así como espina dorsal del movimiento emancipador que inspira la acción del partido socialista, pasando a referirse al caso de Sacco y Vanzetti, sometidos a un mal proceso por la justicia de Norteamérica, a cuya nación pasa a referirse de un modo brillante: trae al recuerdo de todos las palabras del maestro Rodó, cuya crítica de la sociedad capitalista yanki y de sus resortes de oro, han pasado a dar la razón hechos posteriores de la misma, que constituyen un baldón para la gran nación de maravillas técnicas pero de fallas morales, muy grandes; que ahora tienen su más alta significación en el proceso y martirio instaurado a dos inocentes trabajadores. Dijo que la Boston baluarte de la libertad norteamericana era la que ahora, en pleno proceso material y en plena exaltación capitalista, se había convertido en la ciudad de la injusticia y de la quiebre de las libertades.

Antonio Buira, subido en una silla, tiene otro párrafo vibrante para los trabajadores allí asistentes, a los cuales invita a perseverar en la obra iniciada con tanto entusiasmo. En el Sindicato – dice – donde la clase trabajadora tiene su laboratorio que ha de hacer fecunda su acción hasta la obtención de un régimen de más humanidad y de más justicia para todos los productores.

Fuente:
Valencia, Luciano Andrés; (2013) Páginas Socialistas. El periodico Germinal (Territorio Nacional de La Pampa, 1914- 1929), Cipolletti, Planeta Color.






Temas relacionados

Sacco y Vanzetti   /    Prensa   /    La Pampa   /    Neuquén   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO