Política Estado Español

MONARQUÍA

Las irregularidades en las ventas de armas del Estado español y el silencio sobre el rol de la monarquía

Se investiga por parte de la Audiencia Nacional nada menos que 23 años de ventas de armas a Arabia Saudi por parte del Estado español a través de una serie de empresas y sociedades instrumentales que presuntamente realizaban sobornos millonarios para conseguir contratos milmillonarios.

Federico Grom

Barcelona

Miércoles 24 de octubre | 18:40

La empresa pública de armamento Defex, de la cual la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) controla el 51%, está en el centro de la investigación. El otro 49% está controlado por el sector privado dedicado a la venta de armas.

Esta empresa cerraba contratos con sobrecostes millonarios con el país árabe, que luego se repartían a través de una compleja red de sociedades como comisiones ilegales entre los directivos de Defex y los facilitadores de los negocios Saudíes ligada a las autoridades del país árabe. Son 11 los contratos de venta de armas o material policial y de defensa que esta empresa realizó entre 2005 y 2014, fecha donde el escándalo saltó y desde que la empresa es investigada. Defex, a pesar de estar disuelta desde 2017, continúo funcionando y facturando por sus contratos pendientes.

Sin embargo, la investigación nada dice de los responsables políticos. Mucho menos del rol de la monarquía española en estos negocios. Menos aún dicen sobre esta institución los grandes medios de comunicación que mantienen un silencio cómplice.
No será la justicia española, que ya demostró su flexibilidad para contentar a los ricos y poderosos quien ponga fin a esta mafia organizada desde el Estado.

Incluso cuando se conoce públicamente las relaciones del rey con la monarquía Saudí, y sus múltiples viajes a Riad acompañado de lo más selecto del IBEX35 para cerrar suculentos negocios como la polémica venta de las 400 bombas de precisión que el Estado español autorizó vender a los saudíes en 2015 o de las 5 corbetas del astillero de Navantia.

El PSOE junto al PP, han rechazado este martes suspender la venta de armas a Arabia Saudí y mantienen los envíos y contratos, bajo el argumento de defender los intereses de España y su industria. "Tenemos que velar por la seguridad jurídica de los compromisos de España" justificaba Sánchez en el pleno de este miércoles pasado en el Congreso.

Hacen pasar los intereses de un puñado de industriales mercaderes de la muerte, y sus respectivas monarquías como los intereses de las mayorías sociales.

Unidos Podemos, PDeCAT, ERC y Compromís proponían paralizar las relaciones comerciales en materia de armamento con Arabia Saudí por su implicación en la guerra de Yemen y tras la dudosa muerte del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Estambul. Sin embargo el PSOE, “el socio progresista” de Podemos, tiene más claro que Pablo Iglesias que su lugar está al lado de la corona y el régimen del 78.

Esta venta no sólo es ilegal dentro de la legislación española, que contempla que las autorizaciones de exportaciones de armas “serán denegadas cuando existan indicios racionales que puedan ser usadas(….)en situaciones de violación de derechos humanos”, sino que, además, representa una "complicidad en la comisión de crímenes de derecho internacional al Yemen", tal como sostienen numerosas ONG`s.

Arabia Saudí, un régimen dictatorial que viola sistemáticamente los derechos humanos, es el quinto mayor comprador de armas del Estado español. Sólo desde 2015 a esta parte se vendieron armas por un valor de 728,5 millones de euros, entre las que se encuentran las 400 bombas, por valor de 9,2 millones de euros.

En el periodo de 2013 a 2016 el volumen de facturación por ventas de armas a este régimen reaccionario se ha multiplicado por 30 con respecto al periodo de 2009 a 2012 y la guerra de Yemen es uno de los disparadores de este aumento.

Te puede interesar: Entre las bombas y los puestos de trabajo: “un pueblo que oprime a otro pueblo no puede ser libre”

Desde hace tres años en Yemen se está perpetrando una masacre por parte de la coalición militar que lidera Arabia Saudí, en la que entre otros paises participan los Emiratos Árabes, Kuwait, Egipto y Bahréin, con el bombardeo sistemático de la población civil e instalaciones como hospitales y escuelas.

Hasta los Estados Unidos, Francia y Reino Unido, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que han apoyado la coalición liderada por los saudís en sus ataques a Yemen, han mostrado preocupación por el elevado número de bajas civiles. Desde el inicio de las hostilidades se calculan en más de 15.000 las víctimas civiles. De los cuales más de 2.400 son niños, mientras que otros 3.600 aproximadamente han resultado heridos.

Estas hostilidades, junto al bloqueo comercial que lidera Arabia Saudí, es el causante de que 20 millones de personas en Yemen tengan serias dificultades para acceder a elementos de primera necesidad como alimentos y agua.

Los negocios de algunas pocas empresas y el propio Estado español y su jefatura de Estado con sus corbetas y sus bombas “de precisión”, están manchados de sangre y son cómplices de una monarquía de las más reaccionarias, financiadora del terrorismo yihadista y garante de los intereses imperialistas europeo y norteamericano en la región.

Rudolf Elmer, el banquero suizo “arrepentido”, quien saldrá en un documental de la televisión vasca este domingo próximo titulado “La monarquía: un negocio rentable” desvela que estas “son de los mejores clientes de la banca suiza. Pensar que Felipe VI no ha seguido el camino de su padre es creer que es la excepción”, y sentencia que “es imposible que el gobierno investigue en Suiza porque el sistema está pensado para que no se pueda hacer”. La opacidad de los negocios y la fortuna de la casa Real, así como donde radica ésta, está garantizada por el propio régimen.

Te puede interesar: De Vallecas a Vicálvaro y la UAM, se extienden las consultas sobre la monarquía

Una institución medieval, que tuvo continuidad por la gracia de Franco y la transición, que niega el derecho democrático de autodeterminación a las naciones oprimidas y representa un lastre para todos los pueblos del Estado español. Una Institución que parasita el Estado y hace dinero negro con el negocio de las armas, entre otros, al frente del mismo.

Una institución sobre la que deberíamos poder decidir, si la sostenemos o no, con nuestro trabajo y sudor o la mandamos a la papelera de la historia.






Temas relacionados

Arabia Saudí   /   Política Estado Español   /   Arabia Saudita   /   Rey Felipe VI   /   Monarquía   /    Régimen del ‘78

Comentarios

DEJAR COMENTARIO