Política Venezuela

ARTICULACIÓN DE LA IZQUIERDA

Las discusiones sobre cómo confluir en una política desde la perspectiva de los trabajadores y el pueblo pobre

Urge la irrupción de una referencia política por izquierda, que exprese los intereses del movimiento obrero y popular. Varias iniciativas hay en curso. ¿Alrededor de qué podemos forjar la unidad de acción?

Jueves 1ro de junio | 11:42

El martes 23/05 estuvo convocado un piquete-rueda de prensa contra la represión, frente a la Fiscalía General, en nombre de la “Plataforma del pueblo en lucha y el chavismo crítico”, al cual adherimos y asistimos los compañeros de la LTS, aún sin ser parte de este espacio. El jueves 25/05 se dio en AIPO la tercera reunión de la planteadas para discutir “las estrategias ante el llamado a la constituyente desde los movimientos sociales”, en el que venimos confluyendo varias corrientes y militantes de la izquierda que se opone al gobierno y a la MUD. En el ámbito de la juventud estudiantil algunas instancias también se vienen impulsando en ese sentido.

Recorre estos espacios la necesidad de confluir en alguna perspectiva común las diversas organizaciones, militantes e iniciativas, así como la discusión sobre las posibilidades de la misma, alrededor de cuáles ejes y posiciones.

Como lo planteamos en la pasada reunión en AIPO, para nosotros la clave pasa por plantear una perspectiva y política que permita emerger la voz propia de los trabajadores y los sectores populares

Como lo planteamos en la pasada reunión en AIPO, para nosotros la clave pasa por plantear una perspectiva y una política que permita emerger la voz propia de los trabajadores y los sectores populares. Desde nuestro punto de vista, eso debiera partir de rechazar la farsa de “Constituyente” impulsada por el gobierno, con una orientación que articule la lucha por un programa obrero y popular de emergencia económica, y una verdadera Asamblea Constituyente Libre y Soberana (ACLyS), como demandas y vías para que se expresen los intereses obreros y populares con personalidad política propia, para impulsar la aparición con fuerza en la escena nacional las demandas, banderas y métodos de los trabajadores, contra las maniobras tanto del gobierno como de la derecha.

Como hemos planteado en polémicas recientes: “La lucha por un programa obrero de emergencia está orientada a que las necesidades más urgentes del pueblo sean cubiertas sobre la base de medidas contra los intereses capitalistas y de la burocracia corrupta, impuestas por la movilización y métodos de los trabajadores. La exigencia de una verdadera Constituyente Libre y Soberana apunta a poner en discusión todo el orden social existente, desde las relaciones de propiedad hasta las formas de gobierno, a poner en debate las medidas para la resolución de los problemas estructurales del país, de los trabajadores y el pueblo pobre, al calor de la movilización para hacer valer sus demandas y exigencias. La articulación de la lucha por este programa de emergencia y la demanda de una ACLyS, puede ser la vía alrededor de las cuales expresarse esa voz propia”.

Hay diferentes políticas en la izquierda. Los compañeros de Marea Socialista que, si bien rechazan la maniobra “Constituyente” del gobierno, hacen eje en “volver al hilo constitucional” –permitiendo el referéndum y las elecciones pendientes¬– o en que “se le consulte al pueblo” si quiere la Constituyente de Maduro, lo que nos parece que hace ambigua la oposición al fraude “Constituyente” y se limita a una exigencia democrática sin tener orientación alguna hacia el desarrollo de la lucha de clases de los trabajadores y el pueblo pobre. El PSL, por su lado, también se opone a la “Constituyente” llamada por el gobierno, pero plantea que las marchas de la derecha serían parte de una “rebelión popular democrática” (junto a los saqueos, las acciones de protesta que se han dado en sectores populares y las luchas de trabajadores por salarios y contratos colectivos), por lo que llama a sumarse indistintamente a cualquier acción, incluyendo las marchas convocadas por la MUD, lo que llevaría a ser furgones de cola de la derecha. Otros compañeros sostienen una posición ambigua sobre si rechazar claramente o no esta política del gobierno, postulando sino sería posible “aprovechar la convocatoria al poder constituyente” para contraponer a lo del gobierno un “verdadero poder constituyente originario desde abajo”.

Unidad de acción alrededor de demandas y exigencias concretas

Es evidente que estas diferencias no son menores, y dificultan la confluencia en un frente único que pueda constituir un polo de referencia, así sea pequeño, ante la polarización reaccionaria actual. Sin embargo, como hemos venido escribiendo y lo reiteramos en la reunión, estas diferencias no debieran ser obstáculo para continuar explorando las vías y posibilidades de lograr algunos niveles de intervención conjunta en la situación, y pensamos que en estos momentos podemos concretar acciones en frente único alrededor de las demandas en las que hay acuerdo, demandas que apuntan a mostrar que las calamidades que padece el pueblo trabajador tienen una posibilidad de resolverse si se atacan los intereses de las clases dominantes y la casta corrupta que nos gobierna: por ejemplo, contra el pago de la deuda externa y la colosal fuga de capitales, teniendo como episodio más reciente la vergonzosa venta de bonos al Goldman Sachs 70% por debajo de su valor, el avance en mayores niveles de entrega de los recursos naturales a las transnacionales, como en el Arco Minero. Así mismo hay acuerdos claros alrededor del repudio a la represión estatal, la imposición de un Estado de excepción permanente y las variadas restricciones antidemocráticas a las movilizaciones y luchas.

…demandas que apuntan a mostrar que las calamidades que padece el pueblo trabajador tienen una posibilidad de resolverse si se atacan los intereses de las clases dominantes y la casta corrupta que nos gobierna

Habiendo acuerdo en la necesidad de mostrar una alternativa política por izquierda, independiente del gobierno y la derecha, que exprese los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre, podemos concretar unidad de acción (campañas, concentraciones de calle, comunicados y volanteadas, foros públicos, solidaridad activa con luchas obreras en curso, etc.) alrededor de los puntos de acuerdo, manteniendo los canales abiertos de discusión sobre qué política puede ser la más acertada para impulsar la movilización de los trabajadores y sectores populares con sus propias demandas y métodos de lucha, para irrumpir con fuerza en la escena nacional.

Es necesario que desde este espacio de AIPO –y los otros que se vienen generando– confluyamos con las luchas de trabajadores en curso –como la de los trabajadores universitarios, por ejemplo–, que vayamos al encuentro de los chamos en los barrios que padecen la violencia policial y los asesinos operativos de las OLP’s, de los estudiantes de los liceos que han salido recientemente a manifestar su descontento con la situación, disputarle la juventud descontenta a la derecha, que la usa como carne de cañón para sus propios objetivos reaccionarios.

Una política de independencia de clase

Desde la LTS planteamos que una política de independencia de clase, desde los trabajadores, en la perspectiva de una alianza obrera y popular, está a la orden del día, levantar una perspectiva anticapitalista y antiimperialista, para desarrollar la movilización independiente de los explotados y sectores oprimidos. Esa es la gran ausencia en toda esta situación y es lo que urge superar.

En ese camino es clave impulsar la autoorganización y los mecanismos de democracia directa. Sería importante, por ejemplo, impulsar la constitución de espacios y organismos que agrupen al conjunto de los trabajadores en cada lugar de trabajo o empresa, asambleas, comités de lucha, impulsando la lucha por un plan de emergencia obrero y popular. Luchar por la independencia de los sindicatos del Estado, del partido de gobierno y de la oposición, así como la mayor democracia obrera en sus filas, y sacarnos de encima a las burocracias sindicales. Son cuestiones necesarias para que la clase obrera entre en la escena política nacional como una fuerza independiente.

Por un Encuentro de Caracas

Nos corresponde buscar las vías por las cuales puede ponerse en pie una perspectiva como esta, cómo ente el movimiento obrero y popular se abre espacio una perspectiva de independencia política, así como pelear porque fracciones de la juventud inconforme con el actual estado de cosas y con las injusticias de esta sociedad, asume una perspectiva de izquierda revolucionaria, sin quedar presa de la demagogia “democrática” de la derecha ante el desastre actual del chavismo en el gobierno.

Un primer paso para esto podría ser organizar lo más pronto posible un Encuentro de trabajadores en lucha, sectores populares, jóvenes independientes del gobierno y la MUD, las agrupaciones de mujeres que se oponen por izquierda al gobierno, y las corrientes políticas que luchamos por una alternativa revolucionaria. Un espacio del que pudieran participar organizaciones sindicales en lucha como por ejemplo el sindicato de los trabajadores de la Universidad Central (el Sinatra-UCV), el Sirtrasalud – Distrito Capital, así como otras corrientes y trabajadores que son activistas y son parte de procesos de organización y luchas aquí en la capital.

Una instancia para el intercambio y la unidad de acción entre sectores del movimiento obrero, de la juventud que busca una expresión por izquierda y de lucha –como los que se nuclean en la Asamblea de UNEARTES–, de las mujeres que luchan por sus derechos con independencia del gobierno y la derecha, de quienes confluimos en este espacio de AIPO y en general de la militancia de las corrientes políticas que hacemos oposición por izquierda al gobierno.






Temas relacionados

Crisis Venezuela   /   Derecha Venezuela   /   Política Venezuela   /   Partido Socialismo y Libertad (PSL)   /   Universidad Central de Venezuela (UCV)   /   Venezuela   /   Marea Socialista   /   Represión en Venezuela   /   PSUV   /   Nicolás Maduro

Comentarios

DEJAR COMENTARIO