Política Uruguay

EDUCACIÓN

Las carencias en educación no se solucionan “encerrando gurises”

Este nuevo año lectivo trajo algunas novedades en el sistema educativo. Entre ellas la normativa que obliga a los centros educativos a retener a los estudiantes durante todo el horario.

Sábado 19 de marzo | Edición del día

Este nuevo año lectivo trajo algunas novedades en el sistema educativo. Algunos de ellos consecuencia de recortes presupuestales que el gobierno intenta pasar disimuladamente, como la reducción de horas de apoyo en distintas áreas (entre ellas las Tutorías) u otras como el nuevo sistema de control de asistencia de manera digital a través de tablets que se intenta implementar.

Sin embargo la medida que está generando más polémicas es la que obliga a los centros educativos a retener a los estudiantes durante todo el horario, más allá de que tengan o no clase.

La circular 1/2016

A principios de este año el Consejo Directivo Central de la ANEP publica la Circular 1/2016, donde se plantea la obligatoriedad de los estudiantes de ciclo básico a permanecer desde el inicio del turno hasta la finalización del mismo. Esto significa que si un estudiante no tiene docente de una materia, sea que esté en reunión en otro liceo público o que está de licencia médica, por decir algunos ejemplos, el estudiante deberá permanecer de todas maneras dentro de la institución.

Por los propios hechos se hizo insostenible esta circular en prácticamente todos los liceos donde se debería implementar, porque falta personal y condiciones mínimas para atender a estudiantes que no tienen docente. Imaginemos un trabajador con 60 o más estudiantes sin clase, o sin un adulto directamente, lo que no es garantía ni de estudio ni de seguridad ante cualquier problema, donde un alumno se sienta mal puede suceder que no tenga a ninguno de los adultos que se deberían encargar de llamar al médico o padres.

Los docentes sindicalizados vienen expresando el desacuerdo y la desidia de las autoridades, que desconocen la situación real de los liceos e intentan solucionar los problemas de fondo con parches insostenibles, como ya pasó con los núcleos sindicales de los liceos 8, 19, 21, 31, 41, 53, 57, 64, 70, y con los días sigue sumándose otros. Esto también fue expresado por la filial de Montevideo y el sindicato nacional, ADES Montevideo y FENAPES respectivamente, pero las autoridades mantienen aún la circular “de encierro” aunque recientemente hayan expresado mediante un comunicado que la circular se debía aplicar “en la medida de lo posible”. ¿En qué medida una normativa del consejo de educación se exige que se cumpla como se pueda? Está claro que las autoridades reconocen que es insostenible esta situación pero en vez de aceptarlo presionan y exhortan al “compromiso docente”, como si ya no existiera.

La demagogia de las autoridades

Cuando esto fue anunciado por la Ministra de Educación junto a otras autoridades educativas se planteó que esta medida era una “garantía” para las familias, ya que en los hogares se podían quedar tranquilos que el niño o joven está en el local educativo y no en la calle.

Se trata de una medida facilista que intentando dar tranquilidad a los padres esconde la responsabilidad del Ministerio y del propio gobierno en esta situación y a su vez plantea una solución equivocada.

Detrás de esta circular parece existir una concepción de la educación que equipara aprender con “permanecer todo el horario” en el centro educativo. No se trata de que el liceo funcione como un “aguantadero” de adolescentes, sino de brindar las condiciones mínimas necesarias para que el proceso educativo pueda desarrollarse en condiciones que habiliten el aprendizaje.

Seguramente siempre existirán situaciones puntuales en que falte un docente por lo cual todo el sistema educativo debe tener prevista esta situación y pensar cómo se soluciona. Cuando los estudiantes no tienen actividades en su horario revelan la falta de recursos humanos y materiales que impiden ofrecer actividades atractivas y formativas para los adolescentes. Escasez de docentes por los bajos salarios, liceos en malas condiciones, burocracia administrativa que no permite rápidamente nombrar suplentes, son solo algunas de los problemas que derivan de la falta de un presupuesto digno para la educación.

Las situaciones de violencia dentro de las escuelas y liceos son cada vez más recurrentes, y pese a los factores de fondo socio-económicas y culturales, declarar la obligatoriedad de estudiantes a permanecer en el centro educativo y no brindar los recursos económicos y humanos necesarios para abordar las situaciones complejas, que son cada vez más, generará cada vez más situaciones de violencia.

Toda esta situación no hace más que darle la razón a los docentes en sus luchas por más presupuesto para la educación, frente a la cual el gobierno ha respondido con la esencialidad, la estigmatización del sector y la represión.

Está previsto un paro de 24hs y asamblea el 29 de este mes de docentes sindicalizados, donde se evaluaría nuevas medidas a tomar al respecto. Todo parece indicar que dependerá de las medidas de lucha de los trabajadores, que sería potenciado si se logra una alianza con padres y estudiantes, para tirar abajo una circular que solo tensiona más la situación en cada centro educativo en vez de solucionar los problemas de fondo.




Temas relacionados

Política Uruguay   /    Uruguay   /    Docentes uruguayos   /    Educación pública en Uruguay   /    Frente Amplio   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO