Internacional

PAÍS VASCO

Las calles de Bilbao se desbordan contra la dispersión de los presos políticos vascos

Miles de personas, como ya es tradicional cada año, han llenado este sábado 10 de enero por la tarde las calles del centro de Bilbao (País Vasco) para exigir un cambio en la política penitenciaria y el final de la dispersión de los presos políticos vascos.

Martes 13 de enero de 2015 | Edición del día

Fotografía: Telecinco.es

La convocatoria en favor de los derechos de los presos, que ha tenido un respaldo multitudinario, fue impulsada por la plataforma ciudadana Sare (Red), que lucha por los derechos de los presos políticos, eligiendo como lema: "Euskal presoak Euskal Herrira ahora, now, maintenant, orain!" (Presos vascos al País Vasco, ahora, ahora, ahora, ¡ahora!).
En esta ocasión, más que una típica manifestación con una salida y un final, los organizadores han optado por formar dos columnas que comenzaban en el pabellón de La Casilla, punto emblemático en estas manifestaciones, y en el Ayuntamiento de Bilbao para confluir en la plaza Zabalburu.

Familiares de presos y la furgonetas Mirentxin, que cada fin de semana llevan a numerosos allegados y familiares hasta las cárceles más alejadas del País Vasco, han sido quienes han abierto la manifestación en la que, a pesar de pretender ser sin pancartas y silenciosa, numerosos carteles y gritos de “Amnistía” y “presoak etxera” (presos a casa) han acompañado su recorrido.

El acto final, ha comenzado con la intervención de distintas celebridades vascas, primero los bertsolaris (recitadores de versos) Maialen Lujanbio, Igor Elortza y Amets Arzallus, después los cantautores Rafa Rueda y Agus Barandiaran han interpretado la canción “Zenbat” (Cuanto). La bertsolari, Saroi Jauregi y Fermín Muguruza han sido los encargados de leer el manifiesto que llamaba a construir una red ciudadana que exija a los gobiernos español y francés a respetar los derechos humanos de los presos.

Diferentes intervenciones en francés, castellano y euskera, han sido acogidas por las miles de personas que han encendido señales luminosas, construyendo con las luces de los móviles las palabras NOW y EUSKAL HERRIRA (Ahora y al País Vasco). Y tras entonar el "Hator hator etxera" (villancico tradicional que pide la vuelta a casa de un chico, para que pueda celebrar la nochebuena con la familia); se dio fin a la movilización que rompió con el tradicional formato de manifestación de años anteriores.

El PNV se descuelga de la convocatoria y la izquierda abertzale abandera la lucha contra la dispersión en solitario.

El PNV (Partido Nacionalista Vasco) rehusó enviar una delegación, tal y como hizo el pasado año como respuesta a la prohibición de realizar la manifestación dictada por la Audiencia Nacional, pero dio opción a sus militantes para acudir o no. Una prohibición, que este año, por el contrario, no se ha repetido pese a la peticiones de la AVT (Asociación Víctimas del Terrorismo), Dignidad y Justicia, y la APAVT (Asociación-Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.

Pero no sólo el PNV. El resto del arco político vasco se descolgó también de la convocatoria. Sí que participaron una amplia representación de la izquierda abertzale encabezada por Asier Arraiz, el presidente de SORTU (crear), Oskar Matute de EH Bildu, y Rebeka Ubera de ARALAR. También estuvieron presentes en el acto, que contó con la adhesión de un centenar de representantes de diferentes ámbitos culturales, sociales y deportivos, los secretarios generales de ELA, Adolfo Muñoz, y LAB, Ainhoa Etxaide, el miembro de la ejecutiva de CCOO de Euskadi, Rafael Ríos, o el exconsejero Javier Madrazo.

El diputado de ERC (Izquierda Republicana de Cataluña), Joan Tardà, que participó de la manifestación, aseguró que "es indignante que el Gobierno español mantenga una política penitenciaria basada en la venganza. Queremos, exigimos, que se cumpla la ley y no exista esta política penitenciaria de excepción".
Por su parte, el portavoz de Sare, Joseba Azkarraga, insistió igualmente en su esperanza de que "sea la última movilización que se hace en contra de la dispersión"; valoró el último comunicado del EPPK (Colectivo de presas y presos políticos vascos), señalando que "es una demostración más de que los presos quieren seguir dando pasos" y Sare, en esta línea, intentará "engrasar ese movimiento para que cuanto antes se llegue aun solución satisfactoria".







Temas relacionados

España   /    País Vasco   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO