Cultura

ESTADOS UNIDOS

Las Cafeteras: el retorno de la cuestión chicana en el gobierno de Trump

Las Cafeteras es un grupo de música chicana con mensajes de solidaridad, unión y fraternidad.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Miércoles 9 de agosto | 15:44

Un grupo de músicos de Los Ángeles se reunieron en el Eastside Cafe, un espacio de encuentro, para tocar ... son jarocho. En Veracruz el son es una música que mezcla baile con poesía. Las jaranas llegaron a California.

El grupo está compuesto por Annette Torres, Daniel French, David Flores, José Cano, Héctor Flores, Leah Gallego y Denise Carlos: cajón, jaranas, armónica. Su mensaje es anti racista, combativo, de izquierda. Algunas de sus grabaciones cuestionan la ley migratoria, defienden los derechos de los trabajadores.

El grupo declaró “En el pasado, ’Chicano’ se había vuelto un término derogatorio. Ser chicano era no ser lo suficientemente mexicano ni tampoco estadounidense, ni de aquí ni de allá. Esta generación está retomando esa palabra para decir que nos enorgullecemos de ser lo que somos”. Ellos se autodefinen: somos chicanos.

En medio de los estudiantes de 1968 en México y las Panteras Negras en Estados Unidos irrumpía un movimiento en los estados de Texas, California, Nuevo México, Arizona. Eran los chicanos. Una minoría racial de explotados, marginados, obreros agrícolas, estudiantes que aunque había nacido en Estados Unidos, luego de la rapiña colonial del Tratado Guadalupe Hidalgo en el que México pierde una gran parte de su territorio del norte, era fuertemente discriminada por su color de piel, por sus tradiciones mexicanas, por su idioma y aspecto.

Te puede interesar: Cucarachas llenas de rabia y enojo, "setentistas" chicanos

Yo no creo en fronteras, yo cruzaré

La canción que les generó una enorme simpatía fue adaptación de La Bamba de Richie Valens. La Bamba Rebelde: “Es La Bamba Rebelde, es la bamba rebelde que cantaré porque somos chicanos, porque somos chicanos de East L.A. Ay, arriba y arriba ay arriba y arriba y arriba iré. Yo no creo en fronteras, yo no creo en fronteras, yo cruzaré, yo cruzaré, yo cruzaré. Heeeeey aay lerolai lerolai”

Dice también “Ea no llores llorona, ya no llores llorona mi gente lucha contra leyes racistas, contra leyes racistas en Arizona. Ay, arriba y arriba, ay arriba y arriba y arriba iré. Yo no soy de la migra, yo no soy de la migra, ni lo seré, ni lo seré, ni lo seré. Yo sí vengo del valle, yo si vengo del valle de San Gabriel porque allí nos creamos, porque allí nos creamos, nuestra familia. Ay, arriba y arriba ay arriba y arriba y arriba iré. Yo no soy marinero, yo no soy marinero, soy chicano, soy chicano, soy chicano”.

La última aportación de este grupo es Señor presidente: “Señor Presidente le vengo avisar, no tengo papeles para trabajar, Señor Presidente le pido porque, matan al moreno con piel de café. Si fuera presidente, honestamente, si fuera Presidente, para mi gente”.

También su música reivindica a la clase trabajadora. Trabajador, trabajadora. La música de Las Cafeteras es una provocación al gobierno de Donald Trump: una música por los trabajadores, contra las fronteras, contra el racismo por una sociedad liberada y con justicia social.






Temas relacionados

#FueraTrump   /    Donald Trump   /    Migrantes   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO