Juventud

Precarización y Coronavirus

"Larreta, no vamos a ser tus policías" reclaman agentes de prevención en la pandemia

Más que seguro, alguna vez habrás visto a un pibx de chomba y mangas negras como uniforme. ¿Nos confundiste con trabajadores de tránsito y nos preguntaste por una calle? Quizá simplemente no sabes para qué estamos y mucho menos que nos mandan a hacer en la cuarentena. Hay un sentido común que se intenta instalar siempre: “el trabajador estatal cobra mucho y no hace nada”, pero eso solo aplica a los cargos jerárquicos que son unos pocos, la mayoría la vivimos como te voy a contar abajo.

Lunes 30 de marzo | 15:34

Soy trabajador de prevención para el Gobierno de la Ciudad de Horacio Rodriguez Larreta y Diego Santilli (Ministro de Seguridad y Justicia), de esxs pibes y pibas que nos ves en la calle con chombas celestes y pantalón negro. Hace dos años que empecé a trabajar acá y nuestra tarea principal es estar atentxs a la entrada y salida de lxs chicxs en sus escuelas, cuidarlxs cuando cruzan la calle, ver que no se retiren con ningún adulto que no conozcan.

Somos casi 900 trabajadorxs en toda la ciudad. 

Al comienzo de esta pandemia, una vez decretada la cuarentena obligatoria, las escuelas que cubrimos durante la semana suspendieron sus clases y nosotrxs fuimos enviados a controlar que no salgan turistas de los hoteles porque podrían estar contagiados de Covid-19. Claramente se nos vinieron a la cabeza dos cosas: “loco, nos están re exponiendo al pedo” y “nosotrxs no vamos a ser vigilantes de nadie”. Días después nos llega al grupo de trabajo un videito de Diego Santilli felicitándonos por nuestro “rol fundamental” y un audio David Kukawka (Director General de Prevención) en el que también nos agradecía por la labor y como buenos macristas usaban palabras vacías como: “no aflojen”, “juntos podemos” y cosas de ese estilo. Lo que más bronca dio entre los grupos de WhatsApp de laburantes es que el gerente grababa este audio desde la comodidad de su casa, perfectamente higienizada y protegida, subiendo fotos de su perro en el sillón a las redes, poniendo: #YoMeQuedoEnCasa y cobrando altísimos sueldos como se sabe (más de $100.00) mientras nosotrxs estábamos paradxs, laburando en la calle, expuestos al virus, cobrando una miseria. Son tan ratas que ni guantes nos dan.

Si tan esenciales somos... ¿Por qué nos precarizan la vida? Es una burla hacia nosotros porque el alquiler, la comida, el transporte, los servicios, el monotributo, las útiles de los chicos, no se pagan con agradecimientos. Mucho menos mandándonos “a la guerra contra el enemigo invisible” sin armas: más que nunca, frente a una pandemia, es necesario que lxs trabajadorxs contemos con los materiales de seguridad necesarios para evitar el contagio. Necesitamos barbijos, guantes y alcohol en gel. En este momento cualquier agente podría estar contagiado del virus, y como fue demostrado científicamente, podríamos ser asintomáticos, es decir, no presentar síntomas y seguir expandiéndolo ya sea camino al trabajo o durante el mismo (porque estamos en contacto directo con ciudadanxs). Por eso, es importante exigirle al gobierno de Larreta y Alberto Fernandez la implementación urgente de #TestsMasivosYa para nosotrxs pero también para todxs lxs trabajadorxs que están en constante contacto con otras personas (como por ejemplo aeroportuarixs o playerxs de estaciones de servicio). ¿Y por qué no? Para el resto de la población como hicieron otros países, que al encontrar el foco de contagio (es decir, por donde se estaba moviendo el virus) rápidamente pudieron redirigir hacia ahí sus recursos y evitar una situación como la de Italia.

Acá nos encontramos en cuarentena obligatoria, con más detenidos por la policía, que tests realizados. Claramente parece que la inversión en salud no es la prioridad. A ellxs no les interesan nuestras vidas, entonces, nuestra seguridad e higiene no puede quedar en sus manos. Lxs que seguimos laburando durante la cuarentena, tenemos que tener comisiones de trabajadorxs para discutir y decidir nosotrxs de qué forma vamos a trabajar y de qué forma no pensamos hacerlo.

Otra de las discusiones que se daban en los grupos es qué rol deberíamos cumplir nosotrxs ya que ahora nos están mandando a cubrir puntos como las bocas de subte, hoteles, puentes de conexión con PBA y grandes avenidas… Incluso, nos quieren obligar a trabajar en operativos junto a la policía: la misma que se encarga de reprimir a los trabajadores cuando reclaman lo que les corresponde (como los docentes o médicos); la que hace días paró un grupo de hombres y los hacía bailar, cantar y otras humillaciones; la que se mete en los barrios más pobres y para por portación de rostro y te detiene si no le gustó cómo le contestaste; la que
sabe dónde están las redes de trata pero siempre siguen funcionando porque tranzan con los proxenetas.

Nos hacen controlar que las personas tengan el permiso de circulación por la cuarentena obligatoria cuando es sabido que miles de trabajadores viven al día y/o de changas por ende no cuentan con permisos firmados por una empresa. Ni hablar de lxs que están siendo despedidxs. Quieren que vigilantiemos a lxs miles que en la Ciudad viven en la calle o completamente hacinados, a las mujeres y niñas que no tienen otra salida que "cuarentenar" con violentos, mientras tenemos 340.000 viviendas que no se están usando más que para la especulación inmobiliaria. Quieren que persigamos a lxs laburantxs que la están sufriendo. La militarización es la respuesta que encuentran el gobierno de la Ciudad y el de la Nación porque no quieren dar respuestas a la altura del hambre que se está pasando. No proponen ley contra los despidos, ofrecen un bono de 10.000 pesos para lxs que no van a cobrar un sueldo, cuando mis compañeras que son madres saben mejor que nadie que con esa plata no se cubre nada. 

Siendo las escuelas, el principal objetivo a cubrir que teníamos nosotrxs antes de la pandemia, cuidando que los chicos entren y salgan de los establecimientos. ¿Por qué no pensamos desde ahí el rol a tener en medio de la cuarentena? Circulan en Internet fotos de las largas filas que realizan en las puertas de las instituciones educativas cientos de familias para retirar una vianda y comer en medio de la crisis económica y sanitaria que vivimos. Muchas de estas familias tienen que salir a buscar la comida. Para ellxs no existe el “yo me quedo en casa”, como lo es para los famosos, los ricos, los políticos que tienen pileta, gimnasio, varios baños y la heladera llena. ¿Por qué no estamos colaborando como trabajadores de prevención en las escuelas con todas esas familias? Uniéndonos a la comunidad educativa, ayudando a repartir alimentos y viandas, cocinándolas, envolviéndolas, chequeando que sean de calidad, nutritivas, terminando de una vez por todas con el sanguchito vencido que cree Larreta que nos merecemos comer lxs laburantes. ¿Le daría eso de almuerzo a sus hijxs?

Te puede interesar: Conseguimos la canasta alimentaria en CABA: ahora vamos por comida de calidad

Como en otras ramas laborales, nuestros sindicatos UPCN, ATE y SUTECBA siguen en la reposera. Mientras tanto nosotrxs nos la arreglamos para vivir con $26.000 y laburar en condiciones precarias, siendo una rama compuesta en gran parte por mujeres con hijxs, pibxs que viven en provincia y tienen hasta 2hs de viaje de ida al trabajo y el 90% somos monotributistas. La salida no va a venir ni de los políticos de siempre, ni los sindicalistas que traicionan. Mucho menos de los empresarios que gobierno tras gobierno la levantan en pala. Hoy más que nunca, tenemos que ser lxs jovenxs, las mujeres y lxs trabajadorxs lxs que nos propongamos cambiar
esta realidad, para no pagar con nuestras vidas esta crisis.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Juventud    /    Precarización laboral   /    Buenos Aires   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO