Medios de comunicación

OPINIÓN

Lanata, el antisemitismo y la hipocresía

Ayer en su programa radial, el conductor de PPT pidió enfervorizado el despido de Úrsula Vargues. Pocas horas después Canal 13 rescindió el contrato a la periodista.

Eduardo Castilla

@castillaeduardo

Martes 14 de noviembre | Edición del día

Un video del canal América -que se conoció ayer- mostró los insultos a Alfredo Leuco del sábado pasado. La palabra “forro” se escucha con claridad. La palabra “judío”, que Diego Leuco dijo haber escuchado para justificarse, no. Las imágenes no permiten concluir que se haya pronunciando un agravio antisemita.

Es imposible justificar un insulto antisemita. Lo es por razones históricas y políticas. El aniquilamiento de millones de judíos por el régimen nazi en Alemania, hace ya varias décadas, es el marco en el que se inscribe esa limitación.

Ayer Úrsula Vargues fue despedida de Canal 13. El motivo fueron los tuits contra “los judíos que gobiernan el mundo de las comunicaciones”. Se trató, hay que suponer, de un intento de defender a quienes insultaron a Alfredo Leuco.

Te puede interesar: Lo que molestó a los Leuco: el reclamo contra despidos se escuchó en los Martín Fierro

El insulto a Leuco, así como los tuits de Vargues, dispararon una catarata de críticas de quienes están dispuestos a ejercer una suerte de inquisición moderna a costa de silenciar sus propias prácticas discriminatorias.

Jorge Lanata fue uno de los más alto gritó. No podía ser de otra manera. Pero la discriminación, para el conductor, debe ser discriminada. Se trata del mismo operador periodístico que mostró un profundo desprecio por los pueblos originarios. “Yo los llamé indios toda la vida. El indio es indio, así como el negro es negro”, le lanzó a Facundo Jones Huala en una entrevista reciente. Más atrás en el tiempo, es posible encontrar su brutal ataque a la modelo Florencia de la V, a quien le dijo “sos un trava con documento de mina”.

Recordemos que los pueblos originarios fueron víctimas de varios genocidios. Entre ellos aquel que fue bautizado como “Conquista del desierto”. Añadamos que la realidad cotidiana de la inmensa mayoría de las travestis es de una brutal opresión, persecución y maltrato social e institucional. La “corrección política” de Lanata se salta estas cuestiones.

Hace pocos meses, Lanata utilizó la acusación del antisemitismo. Fue cuando Benjamín Netanyahu visitó el país. La "campaña antisemita” que denunció el conductor de PPT eran las protestas que suscitaba la presencia del líder del Estado genocida de Israel. Un Estado creado artificialmente hace décadas, en función de los intereses imperialistas.

Consignemos que el discurso de Lanata sirve, a la vez, para justificar los despidos en los medios. La (falsa) acusación iguala trabajadores a empresarios vaciadores.

Inquisidores de este tipo no resisten pasar por su propio tamiz. Ni siquiera una vez.








Temas relacionados

Alfredo Leuco    /    Antisemitismo   /    Jorge Lanata   /    Medios de comunicación   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO